Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ANÁLISIS JOSÉ MURO DE ISCAR

LA REINA DE PILAR URBANO

Actualizada Viernes, 31 de octubre de 2008 - 03:59 h.
  • COLPISA/ EUROPA PRESS. MADRID

P ilar Urbano es una periodista de raza, que dejó la información diaria para centrarse en algunos excelentes y siempre polémicos libros. Es una periodista de raza, con olfato, con estilo propio y acceso a las mejores fuentes. Su biografía actualizada de la Reina de España ha levantado polémica no por lo que dice ella, sino por lo que afirma Doña Sofía. La Reina está en un momento "dulce".

Ha pasado muchos momentos difíciles, en lo personal y en lo institucional, pero hoy es reconocida y querida por la inmensa mayoría de los españoles como lo que es: una gran Reina, una Señora con mayúsculas, una mujer cercana al pueblo, especialmente cuando sufre, que ha sabido siempre ocupar el lugar que le corresponde.

Había guardado sus opiniones desde una exquisita, aunque tal vez excesiva prudencia, y ahora, cuando se pronuncia sobre algunos temas candentes con sinceridad, despierta las iras de algunos colectivos, entre ellos los homosexuales. Doña Sofía no ha dicho nada de lo que deba arrepentirse. Simplemente ha manifestado que es justo reconocer todos los derechos a este colectivo, pero que, desde su punto de vista, las uniones homosexuales nunca se deberían haber llamado matrimonio.

Eso lo pensamos muchos más, que no somos homófobos, que respetamos a quienes tienen distintas tendencias sexuales, pero que consideramos que se ha pervertido -no sólo aquí- el lenguaje para cambiar cosas que, esencialmente, son diferentes.

El presidente Zapatero y muchos de los que le siguen saben bien que la perversión del lenguaje no es inocente y produce alteraciones sociales irreversibles. Tampoco el Partido Popular puede levantar la voz: pudo haber puesto en marcha, durante sus gobiernos, una ley de uniones de hecho con todos los derechos, y, seguramente, habría evitado el problema. Pero no lo hizo. También pudo acometer una reforma educativa -indispensable- en su primera legislatura, que habría sido aprobada y aplicada sin problemas, pero esperó hasta el último año de mandato. La derecha siempre tiene miedo escénico, mientras que alguna izquierda está siempre en el escenario. La política es, muchas veces, puro teatro.

Pero el libro de Urbano, y la Reina sobre todo, son otra cosa. Doña Sofía es una mujer inteligente, íntegra, cercana al pueblo, libre, con criterio, que valora la inteligencia al margen de los colores políticos, feminista sin complejos ni histerias, sensata y, sobre todo, tiene derecho a sus ideas, aunque la Monarquía que representa deba aceptar la voluntad mayoritaria de los representantes del pueblo. Nunca se ha manifestado en otro sentido.

Algunos aguantan mal la Monarquía y querrían que los Reyes no tuvieran ni siquiera opinión sobre asuntos políticos o sociales, incluida la homosexualidad o la enseñanza de la religión.

A mí me encanta que la Reina diga lo que piensa con atrevimiento y me gustaría que los que reclaman tolerancia para todos, también la practicaran. Esta Reina española que nos encontramos hace más de tres décadas, ha sido un regalo para este país. Aunque a Llamazares -eso sí que me preocupa-, incluso ahora que está de salida, le moleste. Eso me tiene preocupado.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra