Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
PELOTA

El retorno de Abel

"Tengo muchas ganas de txapela porque veo que los años y los campeonatos van pasando"

Actualizada Viernes, 31 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • L.GUINEA . PAMPLONA

El brazo, recuperado. Después de sanmateos, a los cinco días, Abel Barriola tuvo un mal golpe en el brazo derecho cuando entrenaba con la goxua. Eso le provocó un esguince leve en el codo derecho que ha condicionado en parte su puesta a punto.

"No he tenido dudas, pero sí que me ha costado recuperar. Pero llevo dos semanas entrenando con normalidad. Gane o pierda contra Retegui, el brazo no va a ser un justificante", explica Barriola. "Ha sido un contratiempo, que no te gusta pero no me puedo quejar. Este deporte no para en todo el año, y no es extraño tener alguna lesión".

Los trenes que pasan. Abel Barriola afrontará el domingo su décima participación en el Cuatro y Medio, donde cuenta con una txapela y tres subcampeonatos."Yo tengo unas ganas terribles de ganar una txapela porque veo que las oportunidades y los años van pasando. No es que me sienta mayor, ni viejo, pero las oportunidades son cada vez menores. Yo estoy centrado y trabajando para ser cada año mejor pelotari. Si lo consigo eso me doy por satisfecho porque sé que algún día va a llegar el premio en forma de txapela", explica Barriola.

El momento dulce. El Cuatro y Medio le llega a Barriola en un magnífico momento de juego y tras un verano completo. Abel afronta su decimotercera campaña como profesional. "Los tradicionalistas de la pelota suelen decir que la madurez del pelotari es de los 28 a los 32 años. Yo tengo 30, y estoy en esa madurez. Tengo los altibajos normales de cualquier deportista, pero sé que siempre soy competitivo y mantengo una buena regularidad", apunta el leitzarra. "Yo estoy contento con mi trayectoria".

Las manos, perfectas. Si Barriola se ha convertido en el pelotari con mejores guarismos en los dos últimos años es porque las manos, su punto débil en sus primeras campañas como profesional, están en perfecto estado. "Desde que me operaron las cosas me han ido muy bien, y las manos me están respondiendo perfectamente", dice el zaguero de Leitza.

Aquella tarde del 15-j. La vida deportiva de Abel Barriola tiene un antes y un después del 15 de junio de 2008, cuando perdió la final del Manomanista con Oinatz Bengoetxea en el Atano III. Las casi dos horas que pasó en el vestuario fueron tristemente inolvidables. "Si yo no hablé el día de la final no fue por faltar al respeto a los periodistas y a los aficionados, es que simplemente no podía. Estaba absolutamente hundido, roto. Y no porque me esperara ganar, sino porque llevaba muchas finales detrás, mucho trabajo y sacrificio detrás y vi que el premio a todo aquello no llegaba. Me quedé hundido, esa final era la cuarta individual que jugaba y no ganaba. Toqué fondo, estaba hundido, me rompí psicológicamente por todo un poco. Por la rabia, porque me entraron dudas del trabajo que estaba haciendo...se me juntó todo", dice.

¿Qué pasa en las finales? Abel Barriola ha disputado nueve finales de primera categoría, de las que ha ganado dos."Todavía no sé el motivo, pero en las últimas finales no he conseguido jugar ni rendir a mi nivel. Siempre me he considerado un pelotari competitivo que en los grande retos he intentado dar siempre lo mejor y siempre lo había conseguido", explica Barriola. "Ha habido finales en las que parecía que físicamente no podía y que psicológicamente me mostraba débil también a pesar de haber hecho todo bien".

Salir del agujero. El verano le ha limpiado la cabeza a Barriola. Afronta el Cuatro y Medio con el mismo entorno de siempre. Goxon Olaetxea como botillero, Josu Irigoyen como preparador, y el trabajo por bandera."El pelotari puede salir de ahí cumpliendo con el hábito que tiene el pelotari que es jugar a pelota y seguir trabajando con la idea de romper todo lo anterior y buscar nuevas metas", dice. "Yo he sacado la cabeza haciendo un parón, decir hasta aquí y replantearte nuevos objetivos. El deporte te da unas lecciones de humildad terribles. Un día estás en lo más alto y un mes después hundido. La pelota y perder finales te enseña muchas cosas. Sé que con el trabajo bien hecho las cosas salen".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra