Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
EMPRESAS AGROALIMENTARIAS DE LA MERINDAD

De Abárzuza viene el huevo

Treinta años después de que cuatro socios de la misma familia fundaran una empresa dedicada en su origen a la recría de pollitas, Avícola Navarra produce hoy 420.000 huevos diarios en un momento en alza para su derivado, el ovoproducto

Actualizada Miércoles, 29 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • M.P.A. . ABÁRZUZA

EL año que toca a su fin es para Avícola Navarra el de su treinta aniversario. Han pasado tres décadas desde que, en 1978, cuatro socios de una misma familia fundaran en Abárzuza la SAT 582 Morrás Aguinaga, una empresa dedicada entonces a la recría de pollitas para puesta que dio pasados unos años un giro en su actividad para centrarse en la producción y comercialización tanto del huevo como de su derivado en alza, el ovoproducto.

En esta empresa de 40 trabajadores situada en una pequeña localidad que ronda los 600 habitantes, se producen 420.000 unidades diarias para un mercado que tradicionalmente ha colocado al huevo entre sus compras de primera necesidad. También aquí cambia el hábito del consumidor y -señalan desde Avícola Navarra- se abre paso con más fuerza el ovoproducto, materia prima procesada para precocinados, tortillas y otras opciones en boga. Arturo San Martín Morrás, su director gerente, ve un futuro con el fresco a la baja pero siempre con su cuota de mercado. "Cada vez hay más gente que pasa sin comer huevo y se está consumiendo más el procesado", dice.

La segunda generación

Con estos retos a la vista, la segunda generación tiene hoy el mando en Avícola Navarra. Junto a Arturo San Martín, integran el equipo directivo José Ignacio Morrás San Martín, director comercial, y Jesús Morrás Ros, responsable de producción. La empresa ha integrado también entre sus cabezas visibles a personas de fuera de la familia como una forma de estar al día en un mercado cada vez más competitivo al que aportan ahora el recién adquirido IFS (International Food Standard), un certificado de calidad que, además de abrir la puerta a cualquier cadena de alimentación, supone -añade el gerente- un cambio de cultura de trabajo.

Dos fechas merecen mención especial en los tres años de historia del proyecto familiar. La primera, 1983, cuando se inicia en la avicultura de puesta. Comienza a funcionar entonces como dos empresas con una única sociedad, la SAT -dueña de toda la producción- y la comercializadora Avícola Navarra. La década siguiente trajo para el negocio otro cambio, el de la integración en 1997 en Matines, una empresa comercializadora de huevos con implantación nacional que facilite uno de los grandes retos del momento, el de colocar la producción en las grandes superficies.

La firma de Abárzuza introducirá así este año en el mercado 11 millones de docenas que saldrán, principalmente, a toda la franja norte, desde el País Vasco hasta La Rioja, provincias de Castilla-León o Aragón. La red de distribución, que incluye la realizada con sus propias furgonetas de reparto, alcanza también el reparto a otros países, en concreto el sur de Francia, Alemania e Italia. "En menos de 24 horas el pedido está en el punto solicitado. A las ocho de la mañana comprobamos quien ha solicitado durante la noche y poco después se recogen los huevos recién puestos. Tras clasificarlos y continuar con el proceso, los camiones se cargan durante la tarde y reparten a lo largo de la madrugada", destaca Arturo San Martín.

Cada eslabón de la cadena sigue aquí al detalle unos plazos que comienzan con el nacimiento de las pollitas, las futuras gallinas ponedoras. Tendrán que pasar cuatro meses para que se trasladen a las naves de puesta. Allí comienza para ellas un periodo productivo que se traduce en un huevo cada 25 horas y termina a los trece meses, cuando su tiempo en Avícola Navarra acaba y van al matadero para comenzar otra línea con derivados de su carne, desde salchichas de pollo hasta mortadela.

El director gerente de una empresa situada en la carretera de Zábal habla de la modernización progresiva traducida en estos años en todos los ámbitos del proceso, desde la alimentación de las ponedoras hasta su seguridad sanitaria, las condiciones de las naves donde viven y la mecanización del centro de clasificación, donde se elimina el huevo que no reúne las exigencias requeridas. "Se ha hecho un esfuerzo muy grande en este sentido, con maquinaria de última generación y la posibilidad de seguir la trazabilidad del producto", subraya el gerente de Avícola, también alcalde de su localidad desde hace dos legislaturas.

El paso del tiempo y las nuevas tendencias de consumo han abierto también el abanico de huevos con el sello de Abárzuza. A los más clásicos se han sumado los omega 3, buenos para el control del colesterol, los camperos, los de codorniz, el cocido pelado o el huevo líquido.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • será por huevos! no dudo que habeis puesto un par de ellos para conseguir tan buen producto y progresión en vuestra empresa, enhorabuena y a seguir creciendo. Rosa I. una consumidora Rosa I.
  • Manda huevos! Felicidades por el 30º aniversario!Wevina

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra