Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
POLITICA

La cubierta de la iglesia de Cáseda se reforma gracias a una aportación de la familia Recari

Los trabajos acabarán el mes que viene, y se centran en renovar la techumbre de la parte delantera del templo

Actualizada Martes, 28 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • ASER VIDONDO . CÁSEDA .

Cáseda "necesitaba" reformar la cubierta de la iglesia, "algo que sobre todo se vio tras una fuerte tormenta acaecida hace ahora un año y que dejó el templo lleno de agua". Así lo asegura el párroco, Joaquín Martinena Lorente, que tilda de "toda una suerte" la ayuda económica para ejecutar las obras encontrada en dos casedanas, las hermanas Lydia y Javiera Recari.

"Han sido unas benefactoras importantes del pueblo a través de una fundación que gestionaban con su hermano Tomás, y antes de morir en mayo de 2007 comprometieron 120.000 euros para arreglar la techumbre del templo", recuerda.

Las obras en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (siglo XVI) dieron comienzo a finales de septiembre, y está previsto que concluyan en noviembre. Las ejecuta Construcciones Aranguren de Sangüesa. La actuación se centra en la parte delantera de la cubierta, sobre el ábside, y consiste en renovación de vigas y elementos de madera, y sustitución de tejas.

Ya hace unos 20 años fue reformada la parte trasera. Asimismo, el ayuntamiento ha realizado limpiezas puntuales del tejado por la suciedad provocada por las palomas.

La familia Recari, oriunda de Cáseda, y a través de la "Fundación Tomás, Lydia y Javiera Recari", ha sufragado en el pueblo "diferentes actuaciones de cariz social", según explicó Martinena. Entre ellas, el pago del 50% del coste de la construcción de la residencia (que lleva su nombre), el arreglo del suelo y órgano de la iglesia, compra de bancos...

"La fundación trabaja con fondos que la familia fue reuniendo en su emigración a Sudamérica en la primera mitad del siglo XX, principalmente de Tomás. Eran 5 hermanos, y tres volvieron a España y acabaron viviendo en Pamplona: Tomás y Javiera, que se casaron pero no tuvieron hijos, y Lydia, que estaba soltera. Tomás falleció en 1994, y las otras dos hermanas, en mayo de 2007, una pocos días después de la otra", relató el sacerdote.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra