Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CRÓNICAS DE ASFALTO | FRANCISCO JAVIER ZUDAIRE

Franco, lo tuyo es el banquillo

Mucho revolver puede ser el auto del juez sobre la Guerra Civil. La familia de García Lorca muestra su negativa a que se abra la supuesta fosa del poeta. Puede que el derecho de los muertos a la paz también exista.

Actualizada Domingo, 26 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • OPINION@DIARIODENAVARRA.ES

HOLA, Paco, ¿qué hay?, y perdona el tuteo, pero a estas alturas... ¿conoces a un tal Garzón, juez por más señas? A mí no me preguntes, yo sólo de oídas y leídas, y de que os tiene paquete a los dictadores -un poco tardío, la verdad-, si tenemos en cuenta que ya intentó emplumar al Gobierno chino y a tu colega Pinochet, aunque la Pérfida Albión sigue poniendo una vela a Dios y otra a su establishment, y dejó libre al sátrapa chileno.

Lo facturaron a Santiago en una silla de ruedas con menos recorrido que un neumático bridgestoneen las ruedas de Hamilton: apenas llegó a su país como mandrágora mustia, le huyeron los males, y no veas qué forma de ponerse erecto..., ni con chupitos de Nitrato de Chile. Poco le duró, cierto. Supongo que él te habrá contado esos pormenores y otros pormayores, porque, sin duda, os veréis a menudo en el desfile de la derrota, o como se diga ahí estar kaput. Dura eternidad para unos dictadores condenados al ostracismo, sin pelotones de fusilamiento ni picanas que echarse sobre la conciencia...

Pues ahora resulta que este adalid mediático de la justicia, como te decía, se ha fijado en ti, bueno, en tu rastro, que al parecer no es moco de pavo ni baba de caracol. Te carga el muerto -mejor sería en plural- de haber hecho desaparecer a 114.266 personas entre 1936 y 1952, y ya sabes tú de sobra qué puede significar eso de hacer desaparecer. O alguna idea tendrás, pensamos aquí no exentos de criterio. En serio, más vale que tú mismo eres un muerto porque, si no, se te cae el pelo. Así, mira, con decir que estás difunto, yo creo que no te va a pasar nada. Ni a ti ni a otros 33 jefes militares encausados en un proceso contra el franquismo (franquismo, ¿lo pillas?), un invento en tu honor, un ismo que arrancó al irse a tomar por el saco la República, la misma que te encumbró como el general más joven de Europa. Récord sobre récord, eso fue después de ser el comandante más joven del ejército, cuando andabas pelando moros en África, o sea, los moros que no estaban de tu parte. Los moros malos, para entendernos. Perdona, a veces me enrollo, porque ¿qué te voy a contar yo a ti? No sé si por ahí os llegan los diarios ni si tenéis parabólica -por cierto, el Madrid ya no gana tan fácil en Europa, y no te lo cuento por joder, que también- pero ha dicho Garzón que el Estado no puede borrar sus propios crímenes, fíjate tú qué frase, y cuán pocos osaron usarla cuando campabas a tus anchas, eras el novio en la boda, el niño en el bautizo y no te hacía sombra ni el mismísimo sol. El asunto éste, en todo caso, ha levantado aquí a las seculares Españas del pro y la contra, según el color de los muertos, como siempre, unos pensando en que tarde es Pedro para cabrero, y los otros pidiendo justicia en un proceso penal huérfano de responsables físicos, ya me dirás tú. Un barullo increíble y mediático que también exigiría preguntar a todos estos abanderados dónde estuvieron metidos hasta ahora, si es que no se han dado cuenta de cuánto ha llovido y de que el silencio, si es infame, alcanza a los dos bandos. A mí mismo, aunque yo no sea bando. Lo grave es que en este país tenemos muertos para todos y, como el objetivo sea pasar factura, nos van a dar las uvas, unos dignificando cadáveres por lo civil y otros santificándolos por lo eclesiástico, de manera que, Paco, no es nada que estés finado, ni que hayan transcurrido 33 añazos desde que te alicataron en el Valle de los Caídos, sigues aquí en la cresta de la ola o, por ser menos frívolos, en el ojo del huracán. Vamos, que la liaste parda. No sabemos ahora, porque creímos que la transición era amnistía y cuenta nueva, cuánto tiempo debe correr para que un país olvide los agravios de sangre y deje de darse de hostias, bien con la hoz, bien con el hisopo. Veremos en qué para el embrollo jurídico-político-social, porque el juez ha empezado por declararse competente, aunque eso no te impresionará, también tú te sobraste al poner en las monedas que eras caudillo por la gracia de Dios. Y para gracia, la tuya. Y en cuanto a ser competente, anda que no eras tú competente ni nada..., como para llevarte la contraria. Otra cosa es ahora que, como estás muerto -oye, si te cita Garzón, tú ni caso, no te dé por volver ¿eh?- nos calcemos las botas de ponerte a parir. Item más, y no te me rayes, los estudiantes son generaciones que ni han oído hablar de ti. Tanto autoeditarte en los libros de texto para nada. Cuando el juez habló de encausarte, los alumnos de la ESO te confundieron con el abuelo del espetec y el salchichón, ése del anuncio de Casa Tarradellas. Y hubo unos encuestados a los que Franco les sonaba a delantero del Villarreal o portero del Atlético. Resulta curioso, después de todo, que, sin ser futbolista, acabes en el banquillo. Quizá te lo has buscado tú solo, Paco..., como no parabas de llenarte la boca diciendo que eras reserva... (espiritual).


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Manteniendo el difícil equilibrio del artículo, lo que está pasando me recuerda aquel refrán que decía: "A moro muerto, gran lanzada"Refranero

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra