Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TIERRAESTELLA

La comunidad de Sierra de Aralar pide vigilancia frente al botellón

Creen que la medida no frenará las reuniones de jóvenes y solicitan más presencia de la policía

Actualizada Jueves, 23 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • M.P.A.. ESTELLA

La comunidad de vecinos de la plaza Sierra de Aralar, constituida por 88 propietarios, se ha dirigido por escrito al Ayuntamiento de Estella para hacer constar a través del registro municipal su disconformidad con la tala de siete ciruelos japoneses (Prunas salicina lindl) que tuvo lugar a principios de este mes.

Los residentes en la zona creen que la medida de reformar este espacio no va a acabar con el botellón del fin de semana, uno de los argumentos esgrimidos en su día para explicar esta medida, y piden mayor presencia de la Policía Municipal para evitar que se siga produciendo.

En su opinión, las reuniones nocturnas de jóvenes van a continuar porque tanto el foso en la zona de la desaparecida pérgola de madera como los soportales son lugares que se prestan para ello."Sería oportuno que la Policía Municipal pasara por el lugar de vez en cuando para evitar la práctica descontrolada del botellón", subrayan en un escrito presentado anteayer en el Ayuntamiento.

Un lugar limpio y seguro

Los vecinos de este conjunto de bloques edificados en 1980 quieren que el Ayuntamiento tenga en cuenta sus puntos de vista para hacer del espacio un "lugar con óptimas condiciones de limpieza y seguridad". Su escrito llama la atención del Ayuntamiento sobre el sumidero dentro del foso donde se concentra el agua cuando llueve e insta a preocuparse por el estado de la plaza a todas las épocas del año.

La comunidad sale ahora al paso de una actuación que el área municipal de Servicios emprendió a principios de octubre, cuando se taló un arbolado que se consideró había crecido de forma descontrolada, creaba una "boca del lobo" en esta céntrica plaza y favorecía el botellón a su amparo. Con la tala se comenzó una reforma de la plaza seguida por la retirada de la pérgola de madera. Los residentes, a través del órgano que les agrupa, reiteran que nadie del Ayuntamiento se puso en contacto con ellos para conocer su opinión sobre este proyecto y recuerdan que existen solicitudes, la última del 2002, realizadas ante el consistorio para pedir la poda, nunca la tala, de los ciruelos japoneses.

Lamentan igualmente en su escrito que esta actuación haya coincidido con la apertura de un local comercial y haya dado lugar a suposiciones que creen, sin embargo, infundadas aunque tildan también de casualidad lo ocurrido. "Bienvenido sea todo lo que se haga para mejorar la imagen de la plaza, pero tiempo había existido para haberlo hecho antes", se indica.

En las semanas transcurridas desde la tala de los ciruelos esta céntrica plaza muestra ya el resultado de la reforma. Una nueva plantación decora ya la isleta en la que, desde el inicio de los ochenta, habían crecido los ciruelos cuya tala fue, como se informó en su día, respaldada por unos vecinos y criticada por otros.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra