Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CON NOMBRE PROPIO JAVIER FELONES

Los primeros puntos tras 810 minutos

El Idoya logró el sábado ante el Lagunak de Barañáin los primeros puntos de la temporada tras protagonizar un arranque en el que cosechó 8 derrotas consecutivas

Actualizada Martes, 21 de octubre de 2008 - 04:00 h.

P OR FIN. El Idoya ha puntuado. Tras un inicio de campeonato verdaderamente lamentable que le llevó a perder los ocho primeros partidos de la competición, los rojillos de Oteiza están de enhorabuena. El sábado consiguieron los primeros tres puntos de la temporada al vencer en Barañáin al Lagunak, rival directo en la lucha por eludir el descenso. Además, la victoria vino acompañada por buen juego, goles y bonitos gestos.

Buen juego el desplegado por los hombres de Álvaro Meoki, que encandiló a los numerosos aficionados que se desplazaron a ver a su equipo hasta Pamplona y les hizo regresar a Oteiza esperanzados. Goles los marcados por Urra y Bardají por partida doble, que supusieron una victoria contundente que ha de servir de punto de inflexión en la trayectoria del Idoya esta temporada. Y bonitos gestos los que tuvieron los integrantes de la plantilla con un compañero, Iván Garín, que está pasando por malos momentos y al que quisieron dedicar los goles y la victoria. Sólo cabe que este resultado no sea un espejismo y verdaderamente suponga un antes y un después en la temporada del club.

Las cosas no acababan de salir hasta ahora pero parece que la conjura llevada a cabo entre semana en los vestuarios de Iturtxipia dio su fruto y el Idoya que se vio en Barañáin no tuvo nada que ver con el que se pudo observar en otros encuentros. Los de Oteiza fueron un bloque engrasado y bien conjuntado, comprometido con la delicada situación clasificatoria y que jugó de manera brillante. Parece que ya por fin las nuevas mimbres comienzan a dar sus frutos y la plantilla, a priori sustancialmente mejor hombre por hombre que la del año pasado, comienza a funcionar como un grupo unido que sabe a qué juega.

Mención especial para Urra, que partido a partido y año a año, demuestra ser, por muchas más cosas que las que hace en el campo, un valor fundamental de este equipo. También Israel y Bardají. Llegados del Izarra, no acababan de dar todo lo que de ellos se espera y reclama, y en Barañáin por fin explotaron. El fino extremo fue un puñal por la banda y el potente delantero, además de pelear y bregar como acostumbra, marcó dos goles que llevaron al Idoya a la victoria. Ya está, se ha ganado y la ansiedad es historia. De aquí en adelante sólo queda crecer.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra