Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TRIBUNALES

Exhumaciones en San Cristóbal

El auto del juez autoriza a que se continúe con las exhumaciones en el cementerio de las botellas, situado en una ladera del monte navarro, y donde fueron enterrados los 131 reclusos que murieron entre 1942 y 1945.

Actualizada Viernes, 17 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • G.G.O. . PAMPLONA

EL auto de ayer del juez Garzón autoriza a que se continúe con las exhumaciones de cadáveres iniciada el año pasado en el cementerio del fuerte de San Cristóbal, en el que se enterraron 131 personas entre 1942 (cuando fue construido el camposanto) y 1945, (año en el que el fuerte abandonó su carácter penitenciario y el Ejército volvió a hacerse cargo de él).

Durante estos tres años, los reclusos que fallecían en la prisión eran inhumados en este sencillo cementerio habilitado en la ladera norte, a unos 500 metros del recinto fortificado.

Las personas enterradas en este cementerio nada tienen que ver con las que murieron en la multitudinaria evasión de presos de San Cristóbal en 1938. El cementerio fue construido cuatro años después, en la primavera de 1942, en una ladera que entonces ofrecía un aspecto despejado y que actualmente está cubierto por una tupida vegetación. No hay cruces ni lápidas en su interior, pero se conserva un plano donde figuran, numeradas, todas las tumbas, y otra donde se detalla en qué fila y en qué fosa fue enterrada cada persona.

Todos los hombres que fueron enterrados ahí fueron registrados en un libro por el capellán del fuerte entre 1938 y 1945, José Manuel Pascual Etayo. Sólo en algunos casos aparece detallada la causa de la muerte, casi siempre la misma: "Colapso cardiaco por tuberculosis pulmonar". De los 131 fallecidos, sólo uno era navarro, de Etxarri Aranatz. El resto, de diferentes procedencias de España. En diversos reportajes publicados por el historiador José María Jimeno Jurío aparece el nombre popular que se le dio al camposanto: el cementerio de las botellas. La denominación tuvo su origen en la costumbre de enterrar junto a los cadáveres una botella de cristal que contenía un papel con la identidad y otros datos personales de los finados. El historiador apunta en sus textos que las "muertes por enfermedad" están registradas "objetivamente", a diferencia de algunas ejecuciones que se perpetraron en secreto. Jimeno Jurío añade que entre mayo de 1937 y julio de 1945 murieron en el fuerte 307 persones. "Teniendo en cuenta que durante mucho tiempo fue San Cristóbal sanatorio para prisioneros enfermos de pulmón procedentes de otras cárceles del Estado español, no extrañará que un porcentaje elevadísimo de muertes sean debidas a tuberculosis", escribe el historiador.

Desde que la Asociación de Familiares de Fusilados y Desaparecidos de Navarra y la Asociación Cultural Txinparta de Ansoáin impulsaran las exhumaciones de restos humanos en San Cristóbal, entre otros lugares, ya se han exhumado y entregado a sus familias los restos de siete personas que habían sido enterradas en el cementerio de San Cristóbal. Actualmente se trabaja con otros 26 nombres a petición de las familias. La diferente procedencia de los fallecidos ha complicado sobremanera la búsqueda de sus familiares.

Para Ioseba Eceolaza, miembro de la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra, el auto de Garzón tiene dos puntos importantes. Por un lado, "eleva a lo público algo que antes tenía carácter privado", porque en su auto el juez exhorta a los juzgados territoriales y policía a participar en las exhumaciones. En segundo lugar, añade Eceolaza, el magistrado abre la posibilidad "de condenar al conjunto del régimen franquismo por crímenes de lesa humanidad".

Relación de enterrados en el cementerio de San Cristóbal en http://www.diariodenavarra.es/documentos/sancristobal


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra