Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CRISIS EN ROHM AND HAAS TUDELA > JULIO LIZAR MARTÍNEZ EMPLEADO EN SALA DE SERVICIOS Y DEPURADORA

"Para la compañía sólo somos números"

Actualizada Miércoles, 15 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • D.C. . TUDELA

Julio Lizar Martínez lleva 19 de sus 39 años en Rohm and Haas. Nacido en Tenerife, Lizar vive en Tudela desde los 14 años. Antes de ingresar en la planta química de la capital ribera, había estado un año como administrativo en una empresa de finanzas y también trabajó como repartidor de guías telefónicas. Pese a estos empleos, Lizar califica el de Rohm and Haas como su "primer trabajo".

Su caso es especialmente grave, ya que su mujer también trabaja en la empresa, en la sección de almacén, con 11 años de antigüedad. El matrimonio tiene un hijo de 2 años y tres meses de edad, "y toda una hipoteca por pagar".

Lizar ha sido jefe de bomberos de la planta y delegado de prevención de riesgos laborales. Ahora ocupa un puesto en la sala de servicios y depuradora, supervisando el tratamiento del agua que se vierte al río Ebro. "Por mi cargo, veía que la compañía estaba invirtiendo importantes cantidades de dinero en la planta. De hecho, ahora se estaba reformando la depuradora para adaptarla a los requisitos del Gobierno de Navarra. Parecía que esto tenía futuro, por eso no me entra en la cabeza que ahora se nos diga que el cierre es inminente", señala Lizar.

"Dolido" con la empresa

El empleado se muestra muy dolido con la actitud de la dirección de la planta y de la compañía en general. "Lo que sabe malo es que aquí nos hemos dejado nuestra juventud; hemos dado todo de nuestra parte para conseguir que Rohm and Haas tuviera futuro en Tudela; y ahora nos despide de este modo. Ahora te das cuenta de que, para la compañía, sólo somos números en un papel", explica.

Lizar reconoce que el "proyecto de vida" que había dibujado con su mujer estaba basado en el trabajo de ambos en Rohm and Haas. "Ahora tenemos la necesidad de cambiarlo y de buscarnos la vida", afirma Lizar, a la vez que prefiere ser optimista de cara al futuro. "En situaciones de este tipo puedes hundirte y tardar más en salir del agujero, o plantear esta situación como una oportunidad para alcanzar algo mejor. Es verdad que ahora se ve todo muy negro, pero hay que remontar el vuelo", señala el tudelano.

De todos modos, Lizar reconoce que la situación actual de la industria en Tudela no es la mejor para empezar a planificar el futuro. "Yo tengo terminado COU y algunos cursos de especialización. Por ahora, no sé por dónde tirar para buscar otro empleo. El tema de la industria en Tudela es penoso, con lo que el panorama no es nada prometedor", señala.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra