Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

Farolas de Pamplona para Perú

El misionero azagrés Antonio Garciandía Gorriti va a construir una escuela de oficios en los suburbios de Lima, en Perú, con diverso material reciclable que le ha donado el Ayuntamiento de Pamplona.

Actualizada Miércoles, 15 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • SHEYLA MUÑOZ . PAMPLONA

EL reciclaje está de moda. Y el misionero azagrés Antonio Garciandía Gorriti, de 76 años de edad, sigue empeñado en demostrar que los materiales reciclables sirven, como poco, para cambiar la realidad de un país, en este caso Perú, lugar en el que trabaja desde hace más de treinta años. Cualquier elemento desechable que cae en manos de este sacerdote tiene utilidad.

Después de haber levantado siete templos con sus correspondientes centros sociales y seis capillas utilizando materiales de desecho como vallas publicitarias, vidrio reutilizado o tuberías, ahora va a utilizar más material reciclable para construir una escuela de aprendizaje de oficios en los suburbios de Lima.

Para este último proyecto, el misionero azagrés ha contado con la ayuda del Ayuntamiento de Pamplona, que le ha proporcionado diverso material para hacer realidad la escuela. "En los tiempos que corren, el reciclaje es algo muy de moda y yo también lo utilizo pero en vez de desecharlo, creo cosas con él. Mi primera labor es reciclar a las personas, enseñarles que pueden buscar un camino mejor. Después, juntos, comenzamos a trabajar levantando los edificios", explicó Garciandía.

Los primeros contactos entre el misionero y el consistorio pamplonés se remontan al pasado 26 de febrero, cuando Garciandía presentó una instancia en el Registro del Ayuntamiento de Pamplona solicitando el material reciclable de los excedentes de los almacenes municipales. El pasado 4 de agosto, una resolución de alcaldía acordó acceder a su petición y ayer se empezó a cargar el material en los dos contenedores que lo trasladarán hasta Perú.

Farolas, bobinas de conductor de cobre, proyectores y otros materiales de alumbrado público; diversas máquinas de los antiguos talleres de forja, fontanería, carpintería y otros correspondientes al antiguo Servicio de Obras como hormigoneras, compresores, taladros de grandes dimensiones, así como materiales metálicos y de madera, entre otras cosas, nutren la lista de elementos que el sacerdote se llevará a Perú.

Óscar Esquíroz, director del área de Conservación Urbana del consistorio pamplonés, señaló que ya no se podía dar uso a todos los materiales que se han donado. "Aquí no se iban a utilizar y, en Perú, después de que hayan pasado por las manos de Antonio, van a poder ayudar a mucha gente", dijo.

Aprender un oficio

El objetivo de la escuela de pymes es que los jóvenes peruanos residentes en los suburbios tengan la oportunidad de aprender un oficio. "La mayor parte de la estructura del edificio está ya construida gracias a unas vigas metálicas que conseguí de un puerto. Ahora, cuando lleguemos con los materiales intentaremos completar la escuela lo antes posible. Allí, hay gente que vale mucho, pero faltan medios", señaló el misionero.

Garciandía cuenta los días que le faltan por volver a su Perú "del alma" y reencontrarse con sus jóvenes. Son más de 300.000 las personas que residen en los suburbios donde el misionero realiza su labor, una zona conocida como "pueblo joven". A pesar de su edad, confiesa que trabaja diariamente para seguir levantando edificios y asegura que le queda cuerda para rato. "Tengo 76 años, pero en mi cabeza sólo hay 25", bromea. Hasta ahora, lo único que ha conseguido apartarle un tiempo de su labor fue un linfoma, del que hace seis meses le trataron en el Hospital de Navarra. "Fueron unos ángeles, me dejaron como nuevo", cuenta.

Hoy se cargará el segundo contenedor y tal vez mañana se llene un tercero. Además, el Ayuntamiento le ha ofrecido llevarse el resto del material guardado en el almacén municipal. "En unos día parto hacia Perú, pero volveré para recoger el resto de elementos que me han ofrecido", asegura el misionero.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra