Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Aires bohemios

TRIBUNA CULTURAL El autor critica la situación del Conservatorio Superior de Música.

Actualizada Domingo, 9 de marzo de 2008 - 04:00 h.
  • ÍÑIGO OSÉS MAESTRO

E L pasado domingo día 2, alumnos del Conservatorio Superior de Música de Navarra participaban en el Palacio Esukalduna en la 7ª edición del Musika/Música, y el Auditorio de Zaragoza acogía al Orquesta Sinfónica Pablo Sarasate del Conservatorio. Sin embargo algo no cuadraba. Los representantes del Conservatorio, con su directora Carmen Arbizu a la cabeza, no estaban solos en Zaragoza, como es costumbre.

El consejero de Educación del Gobierno de Navarra, Carlos Pérez Nievas seguía atento las evoluciones de los jóvenes músicos. Esto es algo digno de agradecer. Aprovechando su asistencia le desgranaré el significado de lo que usted pudo contemplar: lo que vio fue la intención de todo un Centro dependiente del Departamento que usted rige, de mostrar al exterior, a pesar de las adversidades que lleva padeciendo desde hace décadas, lo que no le reconocen en su casa, Navarra.

Para nada pretendo culparle de que el Conservatorio continúe sin cumplir la Ley en lo que a las dotaciones mínimas de infraestructura se refiere. Es decir, que no dispongamos de una Biblioteca (con bibliotecario), aulas de estudio, salas de ensayo para orquestas o las videoteca, fonoteca y demás dotaciones contempladas en la Ley. Ni siquiera me referiré al irrisorio presupuesto con el que cuenta el centro. Ni profundizaré como en otras ocasiones en la Ley Foral 7/2002, que el Ejecutivo Foral no sólo se salta su Primera Disposición Transitoria ("El Gobierno de Navarra iniciará los trámites para acometer las obras [...] del Conservatorio Superior de Música de Navarra Pablo Sarasate en el año 2002"), sino que tampoco aplica la tercera disposición adicional: "El Gobierno de Navarra [...] desarrollará el correspondiente Reglamento Orgánico con el objeto de dotar al Conservatorio [...] de un marco organizativo adecuado a su carácter de enseñanza superior[...]".

La orquesta que escuchó usted el domingo está formada íntegramente por alumnos del Conservatorio, alumnos que ante todo, como sus profesores, son personas. ¿Tiene usted idea de lo que se sufre al ver año tras año que el proyecto de los nuevos centros cae en el olvido? ¿Ssabe lo que es ser estudiante de música en Navarra y no poder disfrutar de las oportunidades que los jóvenes de otras comunidades gozan? Lo digo porque nuestro Conservatorio es uno de los pocos centros estatales que no cuenta con el programa de becas Erasmus, o porque sus alumnos no pueden acreditarse como estudiantes universitarios allá donde van, puesto que a la entidad a la que pagan (a tanto el crédito, como en la UPNA) no le da la gana de tramitar el carné universitario.

Tampoco ayuda que Navarra sea la única Comunidad que no tiene joven orquesta (gracias señor Corpas), más aún cuando contamos con una Orquesta Profesional (la más antigua del país) que vive su época de esplendor ajena a las penurias del buque insignia de la educación musical Navarra. ¿No es ilógico? ¿No ven que es empezar la casa por el tejado? Señor Pérez-Nievas, cuando quiera concierte una cita con su homólogo de Cultura y pregúntele qué tipo de ventajas tiene un joven para acceder a eventos culturales en Navarra, o directamente en Baluarte, ese territorio vedado para todo artista navarro.

A la sociedad en general, se le podrá engañar con la frialdad de los números pero a un conocedor del turismo cultural, ese que ahora tanto desean promover en Navarra, no. En las regiones donde se palpa ese turismo cultural, uno se topa con una sociedad bien articulada en lo que a las instituciones culturales se refiere. Pero. Navarra is different. Bo hay más que echar un vistazo a la composición del nuevo Consejo Navarro de Cultura, donde se acaba de prescindir de la figura del director del Conservatorio Superior, dejando a la música huérfana de representación, con la única presencia de la Orquesta Sinfónica de Navarra: sencillamente vergonzoso.

Simplemente señor Pérez-Nievas, desde estos apuntes, quería agradecerle su presencia de nuevo y a su vez, mostrarle parte del sentir que me produjo escuchar una vez más en el exilio a la Orquesta del Conservatorio Superior de Música de Navarra, cuya capital, Pamplona, aspira en el año 2016 a ser Ciudad Europea de la Cultura. Como podrán deducir, nos queda mucho por demostrar para tal fin. Mientras tanto me pregunto: ¿a cuánto va a ascender el presupuesto de los fastos del Año Sarasate? La verdad, prefiero no saberlo porque. mejor forma de rendir homenaje a don Pablo que zanjar la deuda que Navarra tiene con el que otrora fuera uno de los Conservatorios más prestigiosos de Europa no se me ocurre. Mientras tanto, escucharemos los Aires Bohemios* que interpretan in tempo nuestros mandatarios. (*Se dice de la vida que se aparta de las normas y convenciones sociales, principalmente la atribuida a los artistas. RAE).

ÍÑIGO OSÉS MAESTRO ES PORTAVOZ DE LA ASOCIACIÓN DE ALUMNOS DEL CONSERVATORIO SUPERIOR DE MÚSICA DE NAVARRA.09/03/2008


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra