Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Lloro por mi tierra catalana

09/11/2017Josefa Perpiñá Fabá

Cuando vine a este mundo me encontré una humilde y maravillosa familia, en un lugar próspero y pacífico. De mis padres aprendí el valor de la honestidad, sensatez, sinceridad, esfuerzo, humildad y generosidad. Así es como recuerdo a mis padres: siempre sencillos, nunca altivos; siempre generosos: en menos de 5 años nacimos cuatro hermanas. No nos dieron jamás lujos. Éramos pobres, pero nos hicieron muy felices sin cosas materiales. Nuestro idioma materno fue el catalán. Tuvimos la ocasión de acoger en nuestra casa algunas familias emigrantes de Extremadura mucho más pobres que nosotros.

Estos últimos años hemos mejorado mucho económicamente. Sin embargo, a mi familia residente en Catalunya ha llegado algo que les impide ser felices. Algunos de ellos han sido absorbidos por el ideal independentista. No es mi caso. No entiendo, ¿para qué la independencia? No lo sé. Lo que sí sé es que las fronteras están para separar a las personas. ¿O es que alguien conoce fronteras para unir? Yo no quiero ser extranjera cuando vaya a Tarragona. No quiero que mis hermanos sean extranjeros cuando vengan a mi casa. Cuánto me ha dolido escuchar “España nos roba”. Yo tengo en mi DNI española. ¿Acaso yo les he quitado algo? Que conste que el amor que nos transmitieron nuestros padres no se ha apagado: nos queremos muy por encima de las ideas. Estos días he visto en los políticos catalanes unos aires de superioridad que me avergüenza. Una altivez que nunca vi en mi casa. Se han negado a acatar las leyes una y otra vez. ¿Con qué derecho van a pedir luego a “su república” que acaten “sus” leyes? No van a tener ninguna credibilidad. No son legales, que no esperen que los súbditos lo sean. No.

En Navarra, en la que vivo desde hace 33 años, hemos padecido el azote de ETA mucho tiempo. El daño que ha causado esta organización no se acaba. Es algo aún reciente y tardará mucho en cicatrizar. Las familias han sido divididas por el nacionalismo radical. No quiero esta fractura social para nadie más en el mundo.

Quiero que las nuevas generaciones nazcan en familias humildes y maravillosas como la mía, en un lugar próspero y pacífico. Que los políticos sean honrados, sensatos, sinceros y generosos. Lloro por mi tierra catalana.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual