Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Las actuaciones del concejal Cuenca sobre Pío XII

10/11/2017Ángel M.ª Remacha Indurain

Etiquetas

El pasado sábado me dieron a leer un artículo firmado por Armando Cuenca Pina, concejal del Ayuntamiento Pamplona. En él se expresaban una serie de opiniones que se prestan a una contestación por mi parte. No conocía al concejal Cuenca. La única vez que lo había visto iba disfrazado de “monigote de cómic”, y lo hacía riéndose de todo Pamplona al desfilar en Corporación, sin respetar los protocolos que exigían el cargo. ¡Buen principio! Después, he sabido de él por diferentes noticias publicadas en prensa sobre sus actuaciones municipales, casi siempre polémicas y reflejando un aire de prepotencia en sus opiniones, llegando a insultar a los ciudadanos de Pamplona. Nos ha llegado a provocar, a comerciantes y vecinos de Pío XII, a que salgamos a la calle y armemos “una muy gorda”. Nos ha dicho que no somos objetivos porque paseamos por Pío XII en nuestros RollsRoyce. Nos desprecia al no dialogar con nosotros. En el artículo nos tacha de nostálgicos de la época de los privilegios motorizados. Que tenemos prebendas. En fin, se dirige a nosotros con una serie de tonterías insultantes que demuestran lo poco que conoce la Pamplona actual y a sus ciudadanos y lo mal informado, o sectariamente mal informado, que está de la Pamplona anterior, que él no conoce porque lleva en ella muy poco tiempo. Da la sensación de que el concejal Cuenca está lleno de prejuicios que no le dejan actuar con coherencia, dignidad e igualdad. Habla de “muñidores” cuando él es el mayor intrigante de la situación. No tiene desperdicio y demuestra la catadura del personaje, el último párrafo del artículo, que lo relato tal cual: “Algunos no soportan lo que la intervención del Ayuntamiento proclama alto y claro: señores muñidores de la trama urbana de la ciudad, estimada casta inmobiliaria que ha crecido a la sombra del poder... háganse a un lado, que ustedes ya no van a diseñar nuestras calles, nuestras plazas y nuestros comunes urbanos”.
Este párrafo, en mi opinión, es digno de cualquier reyezuelo de república bananera que se dirige a masas incultas necesitadas de arengas de ese tipo para satisfacer sus carencias, y luego actuar como él quiera. Pamplona no es así. Pamplona es una ciudad culta, educada, pacífica. Que no insulta, ni escupe a sus regidores -salvo en tristes ocasiones que no se deben repetir-. Sabe dónde va, cómo quiere ir. No nos hace falta ningún iluminado que venga a dirigirnos de forma dictatorial. Los ciudadanos a los que Cuenca desprecia e insulta son los que le pagan su sueldo. Sueldo, por cierto, muy goloso que no se merece por su comportamiento continuamente ofensivo e irrespetuoso, y por su cuestionada competencia.

Por todo ello pido al alcalde de Pamplona que actúe contra su comportamiento de forma inmediata. En caso contrario, será él mismo cómplice de todas las felonías que el concejal Cuenca está cometiendo contra la ciudadanía de Pamplona. Y, entonces, ¿qué?

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual