Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

El papel del veterinario

10/11/2017José Javier Yabar Jimeno

El día 11 de noviembre es San Martín, otrora sinónimo de “matanza”. En nuestro conjunto de territorios históricos, o en proceso de serlo, existe un innegable nexo gastronómico y cultural alrededor del “cerdo”. Soy nieto de mondonguera, profesión extinta, que ha parido a toda la industria cárnica derivada de este animal del que, como es de sobra sabido, “se aprovecha todo”. Sé que alguno no cata pernil porque sus creencias alimentarias le encaminan por otros derroteros. Mi más absoluto respeto hacia ellos, pero hay que admitir que la mayoría nos deleitamos a base de longaniza, txistorra, relleno, espetec, fuet, chorizo, morcilla, lomo, magro, higadico, morricos, manitas, callos y todo un rosario de variantes, cuyo culmen sin duda es su producto estrella, el jamón.

Menos variada, pero asaz diversa, es la cantidad de denominaciones que tiene el animal y que, a las que ya he mencionado, les caben otras como “cuto”(esta es de mi pueblo), “puerco”, marrano”, “cochino”, “cocho”, etc, que en ningún caso hacen mención al generoso aporte nutricional que nos presta. Nos gusta y con todos los miles de matices locales que lo enriquecen de manera brillante, forma parte indudable de la tan loada dieta mediterránea. En la tarea de hacernos llegar todas las variantes del “suido” a nuestros hogares, se ganan la vida muchas personas, las que se encargan de la cría, las que elaboran las diferentes presentaciones, las que las distribuyen o las que las ponen a la venta.

No obstante, que nadie olvide que desde tiempos de las mondongueras hay un profesional sanitario que hace que ese sinfín de productos llegue de manera correcta y saludable a sus hogares. Es el veterinario quien supervisa el proceso desde la génesis del lechón hasta que el producto final llega a nuestras casas.

 

José Javier Yabar Jimeno, vocal de la Junta del colegio Oficial de Veterinarios de Navarra.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual