Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Si quieres participar en los espacios para el lector de Diario de Navarra, envíanos tus cartas o fotos

Normas de participación Envía tu carta

Barkos y el declive de Navarra

20/03/2017Manuel Sarobe Oyarzun

Uxue Barkos está sentando las bases para el declive económico y político de Navarra. Cuenta para ello con dos grandes valedores, Bildu y Podemos. Los primeros, que provienen de las cavernas más que de las tabernas, históricamente opuestos a todo progreso. Una carretera, un pantano, un tren... Da igual.

Los segundos, liderados por personajes de tercera división, encarnan una ultraizquierda que jamás ha procurado bienestar. Su país de referencia, Venezuela es, antes al contrario, una fábrica de pobres. También en derechos y libertades.


La nacionalista ha apostado por una sociedad más subsidiada que emprendedora. Además del fraude -véase lo sucedido en Euskadi con la RGI- o del efecto llamada que toda ayuda generosa provoca, ello requiere ingentes recursos, inalcanzables con una fiscalidad que invita a la fuga a las empresas que crean el empleo y la riqueza con los que se financia el gasto público. Hay 9.000 contribuyentes a los que sólo Navarra castiga en el impuesto sobre el Patrimonio gravando sus activos empresariales haciendo cuentas para ver si toman las de Villadiego. Parece mentira que Aranburu, a quien le han salido los dientes en Hacienda, no sea consciente de lo equivocado de la medida. Sus compañeros de gobierno no están más acertados. Domínguez, mejor médico que gestor, no ha conseguido revertir los problemas crónicos de nuestra sanidad, a pesar de que ya no le quedan cabezas por cortar en su departamento. A Beaumont le crecen los enanos. De ahí quizás su semblante siempre agrio. Qué decir de Mendoza, sin duda el peor consejero de Navarra desde 1979. O de Ayerdi, a quien alguien debería recordarle que en la Comunidad Foral hay 38.000 empresas más además de la atípica Davalor. Todo rezuma sectarismo. Odian a la Universidad de Navarra, que algo bueno habrá hecho por esta tierra, digo yo. Formar a medio gobierno, por ejemplo. Para atacarla no vacilan en tomar como rehenes a empleados, enfermos o estudiantes. Luego están los nietos obstinados en revivir una Guerra Civil que sus padres y abuelos ya superaron. Las víctimas del terrorismo se rebelan a su vez contra el relato que sobre los años de plomo pretende vendernos el gobierno foral, que jamás resultará creíble en este tema mientras dependa de Bildu.


Desde su creación allá por el siglo IX nuestro Reyno ha librado mil batallas en defensa de su soberanía. Somos un pueblo orgulloso de su pasado y celoso de su autogobierno. Para que ahora venga Uxue Barkos y caiga rendida ante las ensoñaciones de un vizcaíno xenófobo que imaginó una Navarra sometida a Euskadi. Porque eso y no otra cosa es lo que simboliza la ikurriña que nuestra presidenta -muy dada a tirar la piedra y esconder la mano en este como en tantos otros asuntos- se empeña en izar. Con la ayuda, eso sí, de una izquierda entregada ya sin disimulo a la causa nacionalista. Intuyo que Barkos evita sentarse bajo el tapiz de su despacho que recrea a Sancho el Fuerte blandiendo las mazas contra los almohades. No sea que el monarca cobre vida y descargue su ira contra quien se postra ante aquellos territorios que a él únicamente consiguieron arrebatarle los castellanos por la fuerza. Y es que hay quien nace para ser libre y quien lo hace para ser vasallo. (...)
No soy contrario al cambio, si es a mejor. Siempre que traiga progreso, gestione eficazmente y preserve nuestra identidad milenaria. O sea, todo lo contrario a lo que está haciendo Uxue Barkos Berruezo, protagonista de un cambio que Navarra pagará caro.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
Buscar otras cartas


Lo más...
osasuna Twitter

Opiniones sobre #osasuna

Envía tu mensaje
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual