Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
RUTAS POR NAVARRA

Ruta por la ermita de San Román y la nevera de Aoiz

Una excursión indicada para un público familiar, por su sencillez y carga histórica

Una excursión indicada para un público familiar, por su sencillez y carga histórica.

Ermita de San Román y la nevera de Aoiz

Ermita de San  Román y la nevera de Aoiz 7 Fotos

Ermita de San Román y la nevera de Aoiz

Una excursión indicada para un público familiar, por su sencillez y carga histórica.

Actualizada 28/07/2017 a las 11:37
  • Javier Aquerreta

Este pequeño recorrido, uno de los senderos señalizados en Aoiz por Angiluerreka (senderos señalizados pero no homologados), es ideal para ir con los más pequeños: corto pero cargado de historia. Como todas estas propuestas de excursión, tiene su comienzo en la parte trasera de la iglesia, donde un amplio panel nos da una perspectiva del terreno que tenemos para disfrutar. El paso del puente de Auzola o Bidelepu (uno de los mejores puentes medievales de Navarra), la visita a la nevera y el reencuentro con nuestra historia en la Ermita de San Román hacen que este recorrido merezca, sin duda, la pena. Para aquellos que quieran alargar el paseo, siempre queda la opción de hacer la ascensión a la cercana cima de Axarimendia (722 m) o Cañonera.

EL RECORRIDO

Km 0 – Aoiz (Altitud 509 m). Comenzamos la ruta en el aparcamiento situado detrás de la Iglesia San Miguel, junto al Palacio de Argamasilla, y bajamos hacia el río Irati. Cruzamos por el Puente de Auzola o Bidelepu, puente medieval de cuatro ojos. Una vez en la otra orilla, seguimos la pista de la derecha, que marcha paralela al río.

Km 0,60 – En este punto, dejamos la pista y tomamos, hacia la izquierda, una senda. Se trata del antiguo camino que unía Aoiz con Meoz subiendo por el “Cerro de los mozos”. La senda asciende hasta el alto de Meoz. Aquí, cambia de dirección hacia la izquierda y, manteniendo la altura, llega hasta un portillo.

Km 1,50 – Antes de comenzar a descender hacia Meoz, abandonamos este antiguo camino para desviarnos a la derecha. Es en este punto donde podemos optar por subir a la cima de Axarimendia. Si decidimos ascender, tomaremos la senda de la izquierda hasta el alto.

Km 1,80 – Si seguimos la ruta propuesta, debemos bordear un pinar hasta llegar a un claro. Aquí, cambiamos de dirección hacia la izquierda y continuamos por una senda hasta el alto de Guenduláin.

Km 2,50 – El portillo de Guenduláin. Actualmente, se emplaza aquí el polígono ganadero de Aoiz. Salimos a la pista de cemento, a la derecha. En el alto, vemos un depósito de agua y una antena de telefonía. Subimos al depósito. A la izquierda de este, bien por el borde del campo o un poco más adentro por el barranco, encontramos la senda que bordea el pinar y nos acerca a la nevera.

Km 3,00 – En el alto, entre los pinos, nos encontramos con la antigua nevera de Aoiz, cuya reciente restauración permite encontrarla fácilmente. Hasta ahora, aunque en buen estado de conservación, se encontraba perdida en la maleza. Se trata de una antigua construcción dedicada al almacenamiento de la nieve para su posterior utilización.

Km 3,10 – Tras la visita a la nevera, continuamos por la senda. A pocos metros, ésta sigue hacia la izquierda, pero podemos desviarnos unos metros hacia la derecha para asomarnos al balcón sobre el Irati. Desde éste, tenemos una buena vista tanto del río como de la antigua serrería y destilería, fábrica que dio origen al tren Irati, el primero de propulsión eléctrica de la Península. Hoy en día, la chimenea o “tuto” es lo que más destaca entre los restos del antiguo complejo industrial.

Km 3,60 – Siguiendo la senda y tras bajar una pequeña ripa o cárcava (bad lads) nos encontramos con la pista de cemento. Salimos a ella en una curva, poco antes de la subida a la Ermita de San Román. A la derecha, entre la maleza, se encontraba la fuente de la tejería. Totalmente perdida, la humedad y los juncos la delatan. Subiendo la cuesta, llegamos a la ermita.

Km 3,80 – Tras un fuerte repecho, alcanzamos la Ermita de San Román. Arquitectónicamente carece de valor, pero históricamente se trata de un lugar muy destacable ya que es aquí donde, en 1479, se firmó la paz entre agramonteses y beaumonteses clavando sus espadas en el suelo, hecho que dio origen al escudo de la villa de Aoiz.

Km 4,60 – Para regresar a Aoiz, sólo tenemos que volver por la pista de cemento. Pasaremos por delante de los bordas de Guenduláin, de aquí al portillo, y bajar hacia la izquierda cara a Urrutea camino de la villa.

Km 5,90 – Antes de llegar al puente y al cruce de la senda por donde hemos subido, nos encontramos con un asca. Hoy está en desuso por la falta de caballerías, pero hace unas cuantas décadas era muy utilizada por estas cuando tenían que trasportar las gavillas o comportillos desde Guenduláin a la era o las bodegas de Aoiz. Justo a la izquierda, baja un camino hacia el aforo. Descendemos y cruzamos el Irati.

Km 6,00 – Al otro lado del río nos encontramos con las huertas de Legarrea y al lado de ellas el molino. Después de años abandonado, este antiguo edificio fue restaurado y reconvertido en bar–restaurante, manteniendo la maquinaria hidráulica original que hacía girar y moler el grano. Desgraciadamente, en la actualidad permanece cerrado: otra víctima de la crisis. En el cauce, en la parte de arriba del aforo, podemos ver un remanso oscuro. Se trata de un pozo natural. El “pozo del infierno” es una zona de baño, aunque no muy popular porque siempre está en sombra. Y menos ahora ya que, tras la construcción de la presa de Itoiz, la temperatura del agua no sobrepasa los cinco grados ni en verano. Desde aquí, subimos al pueblo, y damos por terminada la ruta.

Datos completos de la ruta y soporte GPS: www.rutasnavarra.com

VIÑAS DE GUENDULÁIN

En Navarra, la toponimia de pueblos y sus términos se repiten frecuentemente, haciendo que al foráneo le resulte un poco confuso situarse. Así que aquí, en Aoiz, el término de Guenduláin lo compartimos con otras ubicaciones de la provincia. Actualmente, si preguntamos a los más jóvenes del pueblo, Guenduláin no les dice gran cosa. Muchos no sabrían situarlo. Pero, si al contrario, preguntamos a los mayores, la cosa cambia. Sus recuerdos se agolpan, buenos y malos, casi todos de duro trabajo en el campo: layar, sembrar, segar, vendimiar… Si, vendimiar. Actualmente no queda ni una viña, pero hace cincuenta años, en Aoiz, todas las casas tenían su bodega. Bodegas de las que nuestros mayores tienen sus mejores recuerdos…


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra