Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Tecnología

​China construye el hogar inteligente para salvar la crisis

Sus fabricantes de electrodomésticos y electrónica se convierten en la vanguardia del internet de las cosas

La implantación de las redes 5G abren un nuevo abanico en las casas inteligentes.

​China construye el hogar inteligente para salvar la crisis

La implantación de las redes 5G abren un nuevo abanico en las casas inteligentes.

DN
07/08/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • ZIGOR ALDAMA. COLPISA. SHANGHAI
"Una lavadora inteligente no es la que tiene mil programas. Ni siquiera la que se puede controlar con una aplicación en el 'smartphone'. No, una lavadora inteligente es la que sólo tiene un botón: el usuario mete la ropa, aprieta ese botón, y la máquina sabe qué tiene que hacer". Zachary Hu, vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Midea, uno de los principales fabricantes chinos de electrodomésticos, lo tiene muy claro. Y también está convencido de que las marcas chinas pueden aprovechar la oportunidad que brinda una nueva era, la del 'Internet de la cosas', para tomar la delantera y convertirse en pioneras de la industria. "Por eso, esa lavadora ya la tenemos preparada y esperamos lanzarla al mercado este mismo año".

Midea no es, ni mucho menos, la única empresa china que apuesta por una nueva era en el sector de los electrodomésticos. Y no lo hace tanto por gusto como por necesidad. De hecho, el año pasado no fue bueno para los fabricantes chinos. El sector, especialmente susceptible a los vaivenes de la economía y de la construcción, concluyó 2015 con un crecimiento raquítico y una caída del 2,5% en las exportaciones, según datos aportados por la Asociación China de Fabricantes de Electrodomésticos (CHEAA). Sin embargo, y a pesar de que las previsiones económicas no son especialmente esperanzadoras para este año y apuntan a una paulatina ralentización que preocupa a nivel global, los fabricantes del gigante asiático no pierden la esperanza. De hecho, se guardan un par de ases en la manga: la construcción del hogar inteligente y el desarrollo de la inteligencia artificial.

"Vemos la necesidad de dar un salto cualitativo en la industria para satisfacer las nuevas demandas de los consumidores. Y creemos que el frenazo económico se ha de ver como un gran incentivo para arrancar una nueva revolución industrial", apunta el secretario general de la CHEAA, Zhu Jun. "Es seguro que habrá un proceso de consolidación en el sector de los electrodomésticos y de la electrónica, pero las empresas que lo superen saldrán reforzadas, con mayor productividad, capacidad ajustada, productos de más calidad, y avances tecnológicos que les permitirán internacionalizarse con más éxito". Claro que, como reconoce el propio Hu, antes tendrán que convencer a los consumidores de que los aparatos 'inteligentes' merecen el desembolso extra que suponen. Porque la revolucionaria lavadora de Midea resulta notablemente más cara que una estándar. Al fin y al cabo, está equipada con una batería de sensores extra que le permiten tomar las decisiones correctas. "Los que detectan el tipo de tejido, si hay color, el peso de la carga, y un largo etcétera", enumera Hu. Precisamente ahí reside también su atractivo como máquina de ahorro. "Es algo parecido a lo que sucede ahora con los electrodomésticos eficientes. Los de categoría A son más caros, pero a la larga salen a cuenta. La nueva generación va más allá, porque podrá conectarse a Internet para conocer el precio de la electricidad y activarse cuando sea más barata, por ejemplo. Además, será más eficiente en el consumo de agua y de detergente. Y, por supuesto, no destrozará la ropa", apostilla el directivo.

EL NEGOCIO DE 'HABLAR AQUÍ'

Básicamente, el ejemplo de la lavadora es extrapolable al resto de electrodomésticos que servirán para hacer realidad el hogar inteligente. Por eso, en un futuro no tan lejano, nuestras casas estarán llenas de todo tipo de sensores. El problema está en la falta de un lenguaje estándar para todos los aparatos. Cada marca tiene su propia plataforma, de forma que las máquinas son incapaces de comunicarse entre sí. Se corre de esta forma el riesgo de crear una torre de Babel 2.0. Y ahí es donde Broadlink, fabricante de chips de telecomunicaciones, ve una gran oportunidad de negocio. "Evidentemente, los consumidores no quieren adquirir todos sus aparatos en una misma marca, y las empresas no se ponen de acuerdo en el desarrollo de una plataforma o sistema operativo universal. Por eso, hemos creado una especie de central que sirve como módem de traducción, al que se conectan todos los electrodomésticos para que sus idiomas sean inteligibles entre sí", explica el consejero delegado de Broadlink, Jerry Liu. De esta forma, el sistema funciona.

De forma paralela, también está teniendo éxito el ecosistema que ha ideado Xiaomi en su particular construcción de una vida 'smart'. "Hemos decidido ir sumando aparatos inteligentes que no son convencionales, sino que tienen un gran potencial innovador, y más adelante añadiremos otros tradicionales, como un aire acondicionado o una nevera", explica el cofundador de la marca, Wang Chan. En cualquier caso, Xiaomi no los fabrica directamente, sino que coopera con una constelación de empresas, la mayor parte 'start ups' jóvenes, que son las que diseñan, desarrollan, y manufacturan el producto.

"Nuestra intención es cooperar con empresas que ofrecen productos interesantes capaces de adaptarse al lenguaje que estamos desarrollando para que tengan el 'smartphone' o la 'smart TV' como nexo común. Nosotros les ofrecemos nuestra plataforma de venta 'online', nuestros servicios de 'big data', y asesoramiento para la estandarización de los productos, desde la estética hasta los elementos más técnicos", añade Wang. En un intento por crear un estándar chino que sea exportable al mundo, Xiaomi también ha llegado a un acuerdo para ofrecer a Midea las soluciones en comunicaciones y software que necesita el fabricante de electrodomésticos para construir un entorno inteligente. "Es evidente que necesitamos colaborar entre nosotros para ganar fuerza y lograr que la era que se abre con la implantación de las redes 5G y el desarrollo del 'Internet de las Cosas' sea liderada por China", sentencia Zachary Hu.

Comentarios

Noticias relacionadas
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual