Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Medio Ambiente

Aumenta el uso de herbicidas en cultivos transgénicos

Este incremento se atribuye a la proliferación de malas hierbas resistentes al glifosato, un tipo de herbicida

Actualizada 19/09/2016 a las 16:36
Etiquetas
  • EUROPA PRESS. MADRID
La adopción generalizada de cultivos modificados genéticamente ha reducido el uso de insecticidas, pero ha aumentado el uso de herbicidas para eliminar malezas que se han vuelto más resistentes. Esta es la conclusión de un estudio realizado por cuatro economistas de distintas universidades estadounidenses, dirigidos por Federico Ciliberto, de la Universidad de Virginia.

Los cuatro economistas estudiaron los datos anuales de más de 5.000 productores de soja y otros tantos de maíz en los EE UU desde 1998 hasta 2011, muy por encima de los estudios previos, que se han limitado a uno o dos años de datos.

"Hemos repetido las observaciones de los mismos agricultores y podemos ver cuándo adoptaron las semillas modificadas genéticamente y cómo eso cambió el uso de productos químicos", explica Ciliberto, cuyo estudio se ha publicado en Science Advances.

Desde 2008, los cultivos modificados genéticamente han representado más del 80 por ciento de los cultivos de maíz y soja plantados en EE UU. Las semillas de maíz se modifican en dos genes: uno mata los insectos que se alimentan de la semilla y otro permite que la semilla tolere el glifosato, un herbicida de uso general. La soja se modifica con solo un gen resistente a glifosato.

Como era de esperar, los productores de maíz que utilizan las semillas resistentes a los insectos utilizan significativamente menos insecticidas -aproximadamente 11,2 por ciento menos- que los agricultores que no utilizaron maíz modificado genéticamente. Los productores de maíz también utilizaron un 1,3 por ciento menos herbicida durante el período de 13 años.

En los cultivos de soja, por el contrario, vieron un aumento significativo en el uso de herbicidas, un 28 por ciento más en el caso de los cultivos modificados genéticamente. Ciliberto atribuye este aumento a la proliferación de malas hierbas resistentes al glifosato.

"En el principio, hubo una reducción en el uso de herbicidas, pero con el tiempo el uso de productos químicos aumentó porque los agricultores tenían que añadir nuevos productos químicos a medida que las malas hierbas desarrollan una resistencia al glifosato", ha señalado Ciliberto.

Los productores de maíz, dijo, sin embargo, no han tenido que hacer frente al mismo nivel de resistencia, en parte porque no adoptaron los cultivos modificados genéticamente tan rápido como sus homólogos en la industria de la soja. Sin embargo, el estudio descubrió evidencia de que tanto los productores de maíz y soja aumentaron el uso de herbicidas en los últimos cinco años del estudio, lo que indica que la resistencia de las malas hierbas es un problema creciente para ambos grupos.

De 2006 a 2011, el porcentaje de hectáreas rociadas con glifosato se redujo de más del 70 por ciento al 41 por ciento de los productores de soja y de más de 40 por ciento a 19 por ciento para los productores de maíz. La disminución se debió a que los agricultores deben recurrir a otras sustancias químicas, ya que las malas hierbas resistentes al glifosato se hicieron más comunes.

"La evidencia sugiere que las malas hierbas son cada vez más resistentes y los agricultores se ven obligados a utilizar productos químicos adicionales, y en mayor cantidad", ha indicado Ciliberto.

Los insectos no parecen haber desarrollado una resistencia similar, en parte debido a que las regulaciones federales requieren a los agricultores tener un "refugio seguro" en sus campos que está libre de cultivos modificados genéticamente. Los insectos y gusanos en los refugios no tienen necesidad de desarrollar resistencia, y debido a que interactúan y se reproducen con insectos en otras partes del campo, ayudan a prevenir el desarrollo de genes de resistencia.

A pesar de la disminución en el uso de insecticidas, el crecimiento continuo del uso de herbicidas plantea un problema medioambiental importante, ya que grandes dosis de los productos químicos pueden dañar la biodiversidad y aumentar la contaminación del agua y el aire.

Ciliberto y sus colegas midieron el impacto medioambiental global de los cambios en el uso de productos químicos que han resultado de la adopción de cultivos modificados genéticamente, utilizando una medida llamada el coeficiente de impacto ambiental, o EIQ, para tener en cuenta el impacto de productos químicos sobre los trabajadores agrícolas, los consumidores y la ambiente. La comparación de los adoptantes a los no adoptadores encontró poco cambio en el impacto sobre los trabajadores agrícolas y de los consumidores. Sin embargo, la adopción de la soja genéticamente modificada correlacionada con un impacto negativo sobre el medio ambiente, debido a un mayor uso de herbicidas, también aumentó la contaminación de los ecosistemas locales.

En general, Ciliberto dijo que estaba sorprendido por el grado en que el uso de herbicidas había aumentado y preocupado por el posible impacto ambiental.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual