Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CALOR

El año pasado pulverizó los registros de temperaturas

El fenómeno meteorológico El Niño, particularmente vigoroso en 2015, "exacerbó" la tendencia al recalentamiento del año pasado

Actualizada 03/08/2016 a las 19:38
  • COLPISA. MADRID
Las temperaturas globales, el nivel del mar y las emisiones de gases de efecto invernadero superaron todos los récords el año pasado. Estas y otras cifras convierten a 2015 en el peor año de la historia moderna en varios indicadores clave del cambio climático, según reveló un informe de la Agencia Nacional de la Atmósfera y el Océano estadounidense (NOAA).

El año pasado se aceleró el retroceso de los glaciares, se registraron más sequías e inundaciones. El informe anual sobre el Estado del Clima elaborado por NOAA, referencia internacional en el estudio de la atmósfera y los océanos, traza un sombrío retrato de la Tierra en un documento de 300 páginas que firman 450 científicos.

"Distintos indicadores, como las temperaturas en tierra, en la superficie de los océanos y las emisiones de gases de efecto invernadero batieron los récords registrados apenas un año atrás", subrayan los expertos en el informe. "La mayoría de los indicadores de cambio climático continuaron mostrando una tendencia al recalentamiento del planeta", que registró récords de temperatura puntual y global por segundo año consecutivo.

El fenómeno meteorológico El Niño, particularmente vigoroso en 2015, "exacerbó" la tendencia al recalentamiento del año pasado, agregan los científicos. "Bajo el efecto combinado de El Niño y de una tendencia a largo plazo al recalentamiento, la Tierra registró récords de calor por segundo año consecutivo".

Las concentraciones de tres de los principales gases que provocan el efecto invernadero, el dióxido de carbono (CO2), el metano y el protóxido de nitrógeno, "alcanzaron nuevos techos en 2015", indica el documento, que se basa en decenas de miles de datos extraídos de numerosas fuentes independientes. Satélites, medidores en tierra y boyas en el océano, entre otros.

La estación de referencia mundial para medir la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, en lo alto del volcán Mauna Loa en Hawaii (EE UU). Según sus datos, registró, en un promedio de todos los datos recogidos durante el año, "el mayor aumento desde que empezaron a registrarse estos datos, hace 50 años". Por primera vez en la historia, se superó vez la barrera simbólica de las 400 partes por millón (ppm) de forma anual. La cifra exacta se quedó en 400,8 ppm, y la comunidad científica no cree que vaya a reducirse en muchas décadas.

En el conjunto del planeta, y agregando los datos de otros observatorios de referencia en todo el mundo -que incluyen el de Centro de Investigación Atmosférica de Izaña, en las laderas del Teide- la concentración de dióxido de carbono rozó este límite en 2015. El dato global llega hasta los 399,4 ppm, un aumento de 2,2 ppm con respecto a 2014.

El nivel medio del océano también ha alcanzado su nivel más alto de la serie histórica. En 2015, los mares se han elevado un promedio de 7 centímetros con respecto a las medidas obtenidas en 1993. Esto se debe en parte a la fusión de grandes masas de hielo en Groenlandia y la Antártida, y también a un efecto de dilatación que acompaña al aumento de la temperatura del agua.

Según el informe del NOAA, el nivel de las aguas sube unos 3,3 milímetros adicionales cada año. Aun así, se han registrado aumentos más rápidos en algunas regiones de los océanos Pacífico e Indico. Salvo que haya cambios drásticos en los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero, los científicos creen que el proceso se acelerará durante las próximas décadas y pondrá en peligro la vida de millones de habitantes de las costas.

El aumento de agua no solo afecta a las viviendas muy cercanas al mar, o construidas a poca altura sobre éste. También cambia las aguas de los pozos -que dejan de ser dulces- y pone en peligro agricultura y ganadería. En algunos casos, como el de los paradisíacos archipiélagos del Pacífico Sur, sus habitantes ya se preparan para abandonar su hogar ancestral porque en pocas décadas quedará bajo las aguas.

Los científicos que estudian el cambio climático también han avisado, desde hace años, que otro de los efectos será el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos. Que deben esperarse más inundaciones y más sequías, y prepararse para soportarlas. El año pasado, según NOAA, también batió el récord de precipitaciones y, como consecuencia, del número de inundaciones. Y, aunque parezca contradictorio, 2015 también ha vivido unas sequías más pronunciadas que nunca. Mientras que en 2014 estas afectaron a un 8% de la tierra emergia, un año después la superficie afectada llegó hasta el 14%. El Artico, por su parte, continuó su proceso de calentamiento. "La temperatura en la superficie terrestre del Artico registró los mismos niveles que se alcanzaron en 2007 y 2011, que batieron cualquier récord desde que comenzaron las mediciones, a principio del siglo XX. El aumento con respecto a entonces es de más de 2,8 grados", señala el informe. Sin embargo, las temperaturas de la Antártida fueron más frías que un año antes.

Para colmo, los datos provisionales de 2016 hacen sospechar que las cifras de este año serán aún peores que las del anterior. Seis de los primeros siete meses del año han batido su récord absoluto de temperaturas, y la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera ha crecido todavía más.

Ante esto, la organización ecologista Greenpeace emitió este martes un comunicado para denunciar la falta de comentarios ante el informe de NOAA. "Resulta preocupante pensar que estas noticias sobre el mal estado del clima y el aumento de la temperatura ya son tan frecuentes que parecen ser la normalidad", decía la carta.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual