Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EDUCACIÓN Y FAMILIA

Educar "cuesta arriba"

Carlos Goñi y Pilar Guembe.

Carlos Goñi y Pilar Guembe.

Actualizada 13/01/2018 a las 21:17
Etiquetas
  • Pilar Guembe y Carlos Goñi

Acabamos de iniciar la cuesta más temida del año: la "cuesta de enero". Tras la pendiente prolongada de la Navidad, el fin de año y Reyes, la normalidad ha vuelto a aparecer como un repentino repecho al que no hay otro remedio que hacer frente. El tiempo ordinario se ha impuesto con brusquedad y nos toca pedalear con más fuerza, cambiar de marcha y sufrir hasta retomar la llanura.

Te recomendamos

Cuando volvemos de una etapa de vacaciones, máxime si se trata de días tan especiales como los que nos han precedido, repletos de fiestas familiares, alegría y regalos, afrontar la rutina se hace muy cuesta arriba, tanto para grandes como para pequeños. En quince días los hábitos adquiridos en un largo trimestre se han podido diluir de tal modo que ahora, cuando la cotidianidad se nos impone a la fuerza, los echamos de menos como el deportista las sesiones de entrenamiento o el estudiante las horas de estudio perdidas en otros menesteres. Nos ha costado muchísimo entrar en esta segunda semana del año y todo se nos hace doblemente oneroso. Resultado: que tenemos agujetas educativas. Todo por habernos tomado vacaciones en algo que no permite asueto: la educación de los hijos.

Pueden descansar los maestros y profesores, pero no los padres. Si lo hacemos, luego vienen las cuestas arriba que se parecen a ese volver a empezar porque hemos perdido en unos días lo que habíamos ganado en meses. Cuesta educar después de las vacaciones, pero cuesta menos si éstas las hemos vivido con coherencia. Dicho de otra manera, la mayor o menor dificultad de la cuesta arriba depende de cómo hayamos pedaleado en la cuesta abajo. Si no hemos pedaleado bien, sufriremos esas agujetas educativas. Algunas ideas para superarlas serían:

  • Ponernos en el lugar de nuestros hijos. Si a nosotros, que somos adultos, nos cuesta volver a la rutina, cómo no les va a costar a ellos que acaban de vivir unos días cargados de emotividad. No pretendamos, pues, que todo fluya como si no hubiera habido una interrupción.

  • Recordar los horarios, las normas y responsabilidades familiares. Hacerlo de forma alegre y motivadora. Que nuestros hijos no lo vean como una carga, sino como una manera positiva de “hacer familia” en la que todos estamos implicados.

  • Acrecentar la dosis de paciencia. La paciencia es una virtud imprescindible para educar, pero más si cabe en estos periodos de “reinicio”. La vuelta a la normalidad requiere un tiempo de adaptación y el de los hijos no tiene la misma medida que el nuestro.

  • Tener en cuenta el ejemplo que les damos. Si nosotros nos quejamos de la vuelta al trabajo, no nos extrañe que ellos se quejen de la vuelta al cole.

  • Tomarnos esta cuesta arriba con optimismo y humor, siempre ingredientes básicos en nuestra labor como padres.

Es evidente que nos tenemos que relajar en vacaciones, que hemos de flexibilizar los hábitos y normas educativas, y que eso es muy positivo. Sin embargo, cualquier deportista sabe que la mejor manera de evitar las agujetas es no perder la forma; pues bien, para no sufrir agujetas educativas después de un periodo vacacional resulta altamente conveniente no hacer vacaciones en los aspectos básicos. Tengámoslo en cuenta para el próximo periodo vacacional… que llegará pronto.

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra