Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Diario Escolar
EDUCACIÓN

La hora de las extraescolares

“Nada como cenar juntos para amueblarnos la cabeza” y emocionarnos para aprender. Ahora que se deciden las actividades extraescolares, también tecnológicas, reflexionemos sobre qué queremos, qué quieren nuestras chicas y chicos

Diana González, experta en educación y tecnología.

Diana González, experta en educación y tecnología.

Diana González, experta en educación y tecnología.

Actualizada 30/09/2016 a las 10:25


“Cenología, un método infalible para jugar, aprender y cenar todos juntos”. Sí, es IKEA, pero creo que muchas mamás y papás ya lo tenían en la cabeza mucho antes de que nos lo expusieran con la creatividad habitual de la marca finlandesa. “Menos deberes y más cenas”. Más experiencia y relación diría yo. Incluso… más emoción :). Y es que quizá sea ese el ingrediente perfecto para aliñar cualquier información y que se convierta en aprendizaje.

Experimentar, vivir una experiencia + en relación con otras personas + a través de la emoción. El hogar suele ser un lugar perfecto para combinar los tres elementos… pero también la escuela y tenemos la suerte de que cada día cientos de maestros nos lo demuestran y, ojalá, cada vez se unan muchos más. Además, como no solo de cenas y escuela vive el niño, las actividades extraescolares es otro gran momento de aprendizaje en el que unir los ingredientes y participar de la gran receta de la educación.

Deporte, música, idiomas, tecnología, arte… muchos ámbitos en los que existen miles de actividades extraescolares para todas las edades durante todo el año. Todas permiten desarrollar muchos talentos y aprender nuevos conocimientos. Quizá no haya una actividad mejor que otra, sino una más adecuada a cada persona, en este caso, a cada niño. En este momento que estáis eligiendo estas actividades… ¡preguntadles a vuestras hijas e hijos! Ellos os darán la gran pista en esto de las actividades: qué les gusta y qué no. Qué no conocen, pero quieren conocer. En qué tienen talento y en qué necesitan desarrollarlo. ¿Recuerdas aquello de aprender a tomar decisiones? Eso sí, como en las cenas... que aúnen experimentar, relación con otros y emoción.

El ámbito de la tecnología que es del que hablamos aquí, y más cercano a mi, no se escapa a esos tres elementos y, si lo hace, quizá debamos repensar la actividad. En nuestras actividades siempre buscamos que experimentemos, que vivamos lo que estamos trabajando; que nos relacionemos entre nosotros creando un grupo que sepa comunicarse y, además, que desarrolle las emociones, esto es, que sepamos gestionar lo que nos pasa individualmente y como grupo. ¿Es algo propio de la tecnología? No, pero es básico de cualquier acción en la que se trabaja con personas.

¿Y qué actividades tecnológicas podemos trabajar como extraescolares? La oferta es amplia y variada: programación con diferentes lenguajes, desarrollo de videojuegos, modelado e impresión 3D, robótica física y virtual… Todas ellas permiten desarrollar conocimientos en diferentes ámbitos como matemáticas o destrezas lingüísticas, pero sobre todo muchas capacidades y competencias para su futuro: toma de decisiones, trabajo en equipo, comunicación, planificación de tareas, etc... De esto hablamos largo y tendido en marzo cuando explicamos Código 21 del Departamento de Educación de Gobierno de Navarra y afirmábamos que programar es mucho más código. Sin duda, es una actividad positiva en variados aspectos y, hacerlo fuera del entorno escolar, permite amplificar ese gran ingrediente que comentábamos: la relación. Niñas y niños de diferentes edades, entornos sociales, culturas, idiomas, conocimientos… experimentando juntos. Este aprendizaje es único.

Gracias a los talleres en Planetario de Pamplona he aprendido muchísimo sobre esto último… y sobre gestión emocional (algunos peques me habrán sufrido :)), pero además me he dado cuenta de que las actividades tecnológicas, al menos en edades tempranas, deben ser multitecnológicas, no cerradas a un único lenguaje, sino abiertas a la experimentación a través de un proyecto. Según qué deseen trabajar o un proyecto común podrán decantarse por una tecnología u otra, aunque siempre les mostremos varias posibilidades para que puedan decidir. Y, por supuesto, el peso de lo anterior, de la relación y la emoción, es lo que puede dar la clave para que cada persona encuentre su sitio disfrutando de la tecnología y aprendiendo experimentando.

En esta decisión sobre qué hacer fuera del horario escolar, por supuesto, debe tenerse en cuenta el tiempo. Los niños… son niños. Todos somos personas y, si nosotros como adultos estamos cansados, a veces ellos también. Cuidemos su tiempo con respeto y no pretendamos conseguir los objetivos más allá de lo que se planteen ellos también. Es interesante pensar en qué queremos y qué quieren ellos con la actividad que elijan… ¿para qué queremos que aprenda a programar? ¿solo por el mero hecho de escribir y realizar diferentes ejercicios o porque queremos que se relacione con otros escolares, que trabaje en equipo, que desarrolle su creatividad dando solución a un reto, a un proyecto? ¿Y los peques por qué quieren aprender a programar? Nos sorprenderían mucho sus respuestas si les escuchásemos. “Quiero crear un robot que me haga la tarea”, me dijo una vez un chico. Y fenomenal… a la tarea que nos pusimos y construyó un soporte para sujetar un boli y programó el robot para escribir letra a letra al menos una palabra. ¿No es genial?
“Nada como cenar juntos para amueblarnos la cabeza”. Y nada como hablar para conocernos y aprender. Elegid las actividades extraescolares en una de esas cenas en familia y, si se trata de tecnología (como en cualquier otra), dad un paso más allá, no os fijéis solo en los conocimientos e incorporad a los ingredientes la emoción.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual