Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
PALEONTOLOGÍA

Se descubre uno de los últimos dinosaurios que vivió en África

Los 'Chenanisaurus barbaricus' eran depredadores de dos patas, como el T. Rex y otros tiranosaurios, pero con un hocico más corto y más suave, e incluso brazos más pequeños

'Chenanisaurus barbaricus' es el contemporáneo africano más pequeño del norteamericano Tyrannosaurus Rex.

'Chenanisaurus barbaricus' es el contemporáneo africano más pequeño del norteamericano Tyrannosaurus Rex.

www.bath.ac.uk
Actualizada 05/05/2017 a las 13:27
Etiquetas
  • EUROPA PRESS. Madrid

Uno de los últimos dinosaurios que vivió en África antes de su extinción hace 66 millones de años ha sido descubierto en una mina de fosfato en el norte de Marruecos.


Un estudio del fósil, dirigido por el Centro Milner para la evolución en la Universidad de Bath, sugiere que después de la desintegración del supercontinente Gondwana en el medio del período cretáceo, una fauna distinta del dinosaurio evolucionó en África.


La nueva especie, 'Chenanisaurus barbaricus', fue de uno de los últimos dinosaurios de la Tierra y figuró entre las especies exterminadas cuando por el asteroide que cayó en la Tierra hace 66 millones de años.


'Chenanisaurus barbaricus' es el contemporáneo africano más pequeño del norteamericano T. Rex, y sus restos son evidencia de una fauna distinta en el hemisferio sur en aquel tiempo.


Casi nada se sabe sobre los dinosaurios que vivieron en África al final del período Cretáceo hace 66 millones de años, justo antes de que fueran borrados por el impacto de un asteroide gigante. En este momento los niveles del mar eran altos, y por lo tanto la mayoría de los fósiles provienen de las rocas marinas.


Entre estos están los depósitos de fosfato de Marruecos, restos de un fondo marino antiguo, establecido hace 66 millones de años. El fosfato es recogido en minas a cielo abierto y se utiliza en todo, desde abono a bebidas de cola.


El año pasado, Nick Longrich, del Milner Center for Evolution y del Departamento de Biología y Bioquímica de la Universidad de Bath, estudió un raro fragmento de un hueso de la mandíbula descubierto en las minas de Sidi Chennane, en la cuenca de Oulad Abdoun, Marruecos. En colaboración con colegas de Marruecos, Francia y España, Longrich lo identificó como perteneciente a un abelisauro.


Los abelisauros eran depredadores de dos patas como T. Rex y otros tiranosaurios, pero con un hocico más corto y más suave, e incluso brazos más pequeños. Mientras que los tiranosaurios dominaban en América del Norte y Asia, los abelisauros eran los principales depredadores al final del Cretácico en África, América del Sur, India y Europa.


"Este hallazgo fue inusual debido a que es un dinosaurio de rocas marinas, es un poco como buscar ballenas fósiles y encontrar un león fósil. Es un hallazgo increíblemente raro, casi como ganar la lotería", explica Longrich.


"No tenemos virtualmente ningún fósil de dinosaurio de este período de tiempo en Marruecos --puede incluso ser el primer dinosaurio llamado desde el final del Cretácico en África. También es uno de los últimos dinosaurios en África antes de la extinción en masa que aniquiló a los dinosaurios", comenta.


"Es un descubrimiento emocionante porque muestra qué diferente era la fauna en el hemisferio sur en este momento", añade el experto.


Denominado 'Chenanisaurus barbaricus', el recién descubierto dinosaurio estaba sobre dos patas y tenía brazos caídos. Según relata Longrich, "tenía los brazos muy cortos, el hueso del brazo es corto, el brazo inferior es más corto y tiene diminutas manos pequeñas".


Los dientes del fósil se llevaban como si de morder en el hueso, lo que sugiere que al igual que T. Rex, 'Chenanisaurus' fue un depredador. Sin embargo, a diferencia del T. rex parcialmente emplumado, 'Chenanisaurus' tenía solamente escalas, su cerebro era más pequeño, y su cara era más corta y más profunda.


El proyecto de investigación se llevó a cabo como parte de una colaboración científica internacional que está ayudando a crear y estudiar las colecciones de paleontología en Marruecos con el objetivo de conservar el rico patrimonio fósil del país. Los especímenes utilizados para este estudio se conservan en la colección paleontológica de la Oficina Chérifien de Phosphates en Marruecos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra