Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CIENCIA

Los traumas emocionales de los padres pasan genéticamente a sus hijos

Según una investigación, por eso actuamos igual que nuestras padres

Actualizada 18/10/2016 a las 11:49
  • EUROPA PRESS.
¿Por qué, a pesar de nuestros mejores esfuerzos, ciertas situaciones nos llevan a actuar igual que nuestros padres? A menudo, se piensa que ese es un mecanismo que responde a un comportamiento aprendido.

Sin embargo, una investigación dirigida por el Dr. Brian Dias, de la Universidad de Emory (Atlanta, Georgia, EE UU), señala que la genética juega un papel primordial. El estudio revela que es posible que cierta información se herede biológicamente, a través de cambios químicos que ocurren en el ADN.

El Dr. Dias llegó a esta conclusión después de varios experimentos que demostraban que los ratones pueden transmitir información aprendida sobre experiencias traumáticas o estresantes, como el miedo al olor de la flor de cerezo, a generaciones posteriores. La memoria del cerebro se transmitiría pues al genoma.

Así, los resultados psicológicos y emocionales de traumas que un padre -o generaciones anteriores- experimentaron pueden transmitirse a sus descendientes. Este concepto se denomina impronta genómica y explica porqué algunos hijos de supervivientes del Holocausto sufren de ciertas ansiedades, o porqué una persona que ha sido objeto de abusos por parte de sus padres y cuyos padres fueron a su vez víctimas de abusos, se convierte en abusador.

El legado genético

Las últimas investigaciones en epigenética sugieren que las emociones sentidas por ambos padres desde momentos a horas antes de la concepción se transmiten y se convierten en la primera guía genética. El resultado es que el organismo (o niño) tiene que adaptarse al mismo entorno y condiciones emocionales percibidas por sus progenitores.

Así pues, si el entorno antes de la concepción era hostil, el sistema nervioso del nuevo organismo se tiene que moldear para ser capaz de sobrevivir a ese mismo entorno.

Entonces, si los recuerdos traumáticos y las emociones pueden transmitirse vía el ADN, cabe preguntarse también qué otro tipo de experiencias podrían transmitirse.

Reprogramarse es posible

Joe Dispenza trabaja desde hace años partiendo de una línea de investigación basada en la epigenética. Por el mismo principio del estudio del Dr. Brian Dias, las experiencias positivas y trascendentes también deberían ser capaces de pasar a la siguiente generación.

"Algunos de nosotros -dice Dispenza- hemos visto los encefalogramas de personas que han vivido episodios místicos o interdimensionales en nuestros talleres. Cada uno de esos participantes le dirán que lo que experimentaron en su meditación era más real que cualquier otra cosa en su mundo externo". Ese tipo de experiencias internas son tan profundas y causan tal amplitud de energía que son capaces de reconectar el cerebro. Esa energía reacondiciona el cuerpo a una nueva mente. Los acontecimientos negativos o traumáticos del pasado pueden ser lavados en un segundo.

Así que la próxima vez que se medite, cabe recordar que al combinar una intención clara con una emoción elevada, no solo se está cambiando positivamente el sistema nervioso y reacondicionando el cuerpo a una nueva mente, sino que también se está pasando esa información a generaciones futuras.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual