Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ARQUEOLOGÍA

Hallan en Vizcaya los grabados paleolíticos "más impactantes" de la Península

Los grabados son novedosos en cuanto a su técnica, al haber sido efectuados mediante "microdesconches" en la pared de la cueva, y también en lo que se refiere a los motivos representados, ya que en el panel principal se han distinguido dos leones

Hallazgo en la cueva de Atxurra, cerca de Lekeitio, de un conjunto de grabados de hace 14.000 años

Hallazgo en la cueva de Atxurra, cerca de Lekeitio, de un conjunto de grabados de hace 14.000 años "insólito".

Hallazgo en la cueva de Armintxe, cerca de Lekeitio, de un conjunto de grabados de hace 14.000 años "insólito".

EFE
Actualizada 13/10/2016 a las 13:19
  • EFE. BILBAO
Unos cincuenta grabados de hace unos 14.000 años, considerados por los expertos el conjunto "más espectacular e impactante" de su tipo hallado en la Península Ibérica, han sido descubiertos en la cueva de Armintxe, situada en la localidad vizcaína de Lekeitio.

Los grabados, de una visibilidad "excepcional", son novedosos en cuanto a su técnica, al haber sido efectuados mediante "microdesconches" en la pared de la cueva, y también en lo que se refiere a los motivos representados, ya que en el panel principal se han distinguido dos leones, unas figuras "radicalmente nuevas" en el arte paleolítico hallado hasta ahora del Cantábrico.

El descubrimiento, adelantado este miércoles en líneas generales por la Diputación de Vizcaya, ha sido dado a conocer este jueves en detalle en una rueda de prensa por el diputado general, Unai Rementeria, que ha calificado el conjunto de grabados de "auténtico santuario paleolítico" y "tesoro de la humanidad".

Los expertos atribuyen al conjunto una edad máxima de unos 14.500 años, aunque creen que podrían ser también de hace 12.500 o 12.000 años, de la misma época magdaleniense, en todo caso, que las pinturas de la célebre cueva de Santimamiñe y de las representaciones halladas recientemente en la cueva de Atxurra, también en el municipio vizcaíno de Lekeitio.

El conjunto destaca por la técnica empleada, los motivos grabados y su composición, con figuras de gran tamaño, alguna -un caballo- de hasta metro y medio.

Los grabados localizados hasta ahora son medio centenar, entre ellos una treintena de animales: 18 caballos, 5 caprinos, 2 bisontes, 2 leones y 4 cuadrúpedos indeterminados.

Junto a estas figuras han aparecido signos de semicírculos y líneas, denominados "claviformes" en la terminología arqueológica, que es la primera vez que se encuentran en Vizcaya y, al parecer, también en la Península.

Se trata de unos signos "idénticos" a los que existen en cuevas de la zona pirenaica francesa, lo que a juicio de los expertos refuerza la teoría extendida de que había comunicación entre los grupos de cazadores-recolectores de ambas zonas.

El conjunto, situado en la parte final de la cueva, a unos 50 metros de la boca de entrada, se reparte en un panel principal, que contiene unas 25 figuras, y otros dos paneles secundarios.

En el panel principal se encuentran los leones, una especie nueva en las representaciones paleolíticas del Cantábrico. Uno de esos grandes felinos, grabado con la cola levantada, podría ser el "icono" de la cueva de Armintxe, según los especialistas.

Los arqueólogos han determinado que la técnica utilizada para grabar en la pared de esta gruta es "bastante inusual", ya que se han hecho mediante un método de "arrastre" y "levante" de la superficie, creando unos "microdesconches" o "microroturas" que generan una línea "clara" y un efecto "casi pictórico".

Se conoce alguna cueva con unas pocas figuras realizadas con esta técnica, pero ninguna, como ésta de Armintxe, en la que todas las representaciones son del mismo tipo.

La cueva, ya conocida, se encuentra situada curiosamente en el mismo casco urbano de Lekeitio, con la boca de entrada junto a una carretera y con los grabados cuya ubicación coincide bajo un bloque de viviendas.

Sin embargo, los expertos consideran que, casi con toda seguridad, nadie ha pisado la parte del suelo del fondo de la cavidad donde se encuentra el panel principal, lo que permitirá posteriores trabajos arqueológicos en busca de mayor información sobre los autores de los grabados.

También se han hallado en la pared de la cueva lo que los arqueólogos identifican como huellas de dedos de los autores de los grabados y no se descarta que, tras un estudio más exhaustivo, puedan encontrarse más figuras marcadas en la pared.

Además de tener un acceso difícil, la cueva no va a abrirse al público, por lo que la Diputación difundirá su contenido por medio de nuevas tecnologías que ya se aplican en otras cavidades vizcaínas con arte rupestre.

Los grabados de Armintxe fueron descubiertos el pasado mes de mayo por miembros del grupo espeleológico Ades de Gernika y del grupo arqueológico Agiri, tras lo cual, y para su posterior estudio por el Servicio de Patrimonio de la Diputación, el Ayuntamiento de Lekeitio procedió al cierre de la gruta mediante una puerta metálica.

Un componente de dichos grupos de espeleólogos y arqueólogos ha indicado en la rueda de prensa que hay alguna otra cueva ya descubierta con arte paleolítico en estudio en Vizcaya, aunque ha rehusado dar más datos.

Acompañado del jefe del servicio foral de Patrimonio, Andoni Iturbe, y del catedrático de Prehistoria César González, el diputado general de Vizcaya ha resaltado el trabajo de "revisión minuciosa" que se lleva a cabo en las cuevas de este territorio desde el año 2004.

Desde entonces, a los santuarios paleolíticos vizcaínos de Santimamiñe, Venta Laperra y Arenaza, se han sumado otras 13 cavidades, con lo que ya son 16 las cuevas con arte prehistórico que hay en Vizcaya.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual