Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
    Vivir
CIENCIA

Estudiar cómo envejece el corazón, clave para predecir arritmias cardíacas

Una investigación interdisciplinar busca modelos matemáticos que detecten esta alteración antes de que se produzca

Actualizada 14/08/2016 a las 11:25
  • EFE. ZARAGOZA
Estudiar cómo envejece el corazón desde un punto de vista celular y mediante el análisis de los electrocardiogramas que se realizan en una visita rutinaria al médico puede ser la clave para predecir las arritmias cardíacas en pacientes de riesgo antes de que aparezcan.

La investigadora oscense Esther Pueyo lidera un estudio multidisciplinar que profundiza en el conocimiento de estas causas de envejecimiento del corazón para determinar el riesgo de estas arritmias, importante causa de muerte en la población envejecida.

Mientras que en la actualidad las arritmias cardíacas, irregularidades en la forma de latir del corazón, se suelen tratar una vez que ha aparecido la patología, el estudio pasa por la medicina preventiva, ya que "la idea sería anticiparse a las arritmias y llegar a prevenirlas", explica Pueyo, profesora titular de la Universidad de Zaragoza e investigadora del Instituto de Ingeniería de Aragón.

De esta manera, el equipo -que proviene de diferentes ámbitos como la ingeniería, las matemáticas, la biología o la bioquímica- busca entender por qué los corazones envejecen a distinto ritmo y el mayor o menor riesgo que eso supone para sufrir futuras arritmias cardiacas.

El proyecto, bautizado como Modelage, comenzó en diciembre del año pasado y ha recibido la prestigiosa beca del Consejo Europeo de Investigación para investigadores jóvenes 'ERC Starting Grant' de 1,5 millones de euros para cinco años.

"Este tipo de ayudas son muy complicadas de obtener pero luego, sin embargo, te dan mucha libertad para elegir el equipo con el que quieres trabajar", sostiene Pueyo, que afirma que con esta ayuda será suficiente para la contratación de su grupo.

En la actualidad trabajan en el proyecto, además de la investigadora principal, tres personas más que se encargan de la electrofisiología cardíaca, la biología molecular y la ingeniería biomédica, aunque se espera incorporar a dos o tres profesionales más a lo largo del proyecto.

Lo pionero del estudio es que se lleva a cabo desde un punto de vista interdisciplinar: mediante la experimentación con células y con tejidos, el análisis de los electrocardiogramas en la clínica y con un modelo matemático.

Aunque ya existen algunos marcadores de envejecimiento, explica la investigadora, son de carácter muy general mientras que este estudio está muy enfocado a las arritmias cardiacas, muy habituales en la población envejecida y que en muchos casos llevan a la muerte o al deterioro de la calidad de vida de los pacientes.

"Los pocos estudios que se habían realizado sobre este asunto se habían hecho a un solo nivel, por ejemplo, celular o molecular, o con animales, en los que muchas veces no se puede hacer una traslación al humano", explica la investigadora.

Modelage, sin embargo, trabaja con tejidos humanos y células individuales que se extraen de personas de diferentes edades a través de biopsias cardiacas.

"La idea es que no sufran enfermedades del corazón, si no no podríamos distinguir cuál es el efecto del envejecimiento por sí mismo", apunta la científica, que ya ha llegado a convenios con diferentes hospitales, entre ellos, el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.

Se trata de un análisis "por dentro" que se completa con uno "por fuera", el de los electrocardiogramas, y que se materializa en unos modelos matemáticos predictivos que reproducirán estos factores para prevenir el riesgo de arritmias, ilustra Pueyo.

El objetivo es llevarlo a los hospitales para que el cardiólogo cuente con una opinión más robusta a la hora de tomar las decisiones, y poder contar con un modelo más indicativo que las observaciones que se hacen hasta ahora.

Así, todo este proceso se materializaría en marcadores que podrían medirse directamente sobre los electrocardiogramas que utiliza el cardiólogo en una visita rutinaria para, de esta manera, "llegar de forma más generalizada a todos los pacientes", espera la investigadora.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual