Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
IGNACIO MORENO CARO DESEMPLEADO DE MUEBLES SALCEDO

"Este premio nos permitirá pasar la navidades más alegres"

  • Tiene dos décimos y conoció la noticia en Estella, a donde había ido para sellar la tarjeta del paro después de cerrarse la empresa de muebles

Imagen de la noticia

Conchi Toledano Fernández recibe la felicitación de un vecino junto a su hija Inma Narcué. EDUARDO BUXENS

Imagen de la noticia

La pareja, en el descansillo de su vivienda. EDUARDO BUXENS

Imagen de la noticia

Ignacio Moreno Caro y su nieta Saray Soldevilla Moreno. EDUARDO BUXENS

Imagen de la noticia

Dionisio Díaz de Cerio Barbarin; Yolanda Fernández Rubio con su nieto Gaizka Jorrín; su hijo Jesús Mari Díaz de Cerio Fernández y su yerno Óscar Jorrín Santamaría. EDUARDO BUXENS

0
Actualizada 23/12/2011 a las 01:01
  • M.M. . VIANA

Ignacio Moreno Caro vivió ayer la cara y la cruz en una misma mañana, cuando estaba con un grupo de antiguos compañeros de Muebles Salcedo tras sellar la tarjeta del paro. "A mis 63 años, quién me lo iba a decir después de casi cinco décadas trabajando en la misma fábrica. Han sido dos años muy duros, de recortarnos el sueldo un 30% y después un 20% para nada". Cuando estaban en un bar comentado su nuevo estatus de desempleados, recibió la llamada de una hija. "Me ha dado una alegría enorme. Desde luego esto no me va a solucionar el problema pero al menos nos permitirá pasar las navidades más alegres".

Ignacio Moreno, de 63 años, casado y con tres hijas, había comprado dos décimos. "Uno lo juego siempre a medias con una de ellas y el otro lo regalo a las otras dos, así que está bien repartido", decía mientras mostraba el décimo premiado. En la cartera también guardaba el mismo número para la lotería del Niño.

Y volverá a llevar las rosas de su huerto de Aras para colocarlas junto al San Pancracio que estos días ha velado la serie premiada en el local hostelero. "Siempre le poníamos perejil y me lo volvieron a pedir pero pensé que mejor flores y mira, para un año que cambiamos, toca. ¡A ver si van a ser las rosas!", comentaba este vecino del grupo Salcedo donde a pesar de que otros antiguos compañeros también habían sido agraciados no se veía a gente por la urbanización. "Normal, no estamos para celebraciones". Su nieta, Saray Soldevilla Moreno, de 20 años y empleada en una peluquería, sí se había acercado a felicitar a su abuelo. "Me alegro mucho por él, sobre todo por lo que ha vivido este tiempo. Ya le decía yo que no todo podía ser malo".

CONCHI TOLEDANO FERNÁNDEZ AMA DE CASA

"¿Qué hago con tanto dinero?"

"¿Y qué voy a hacer yo con tanto dinero?", se preguntaba Conchi Toledano Fernández, un ama de casa de 80 años, que había acudido a Mi Bar para celebrar el premio. Y cuando se le preguntaba cuándo había comprado el décimo, aclaraba que no le pertenecía. "En realidad es de mi marido que siempre coge uno por Navidad pero sin mucha esperanza", añadía, mientras una de sus hijas soltaba una carcajada. "Que es de los dos", añadía el aludido con una amplia sonrisa.

Paulino Narcué Arizu, de 83 años y antiguo empleado de la galletera de Viana, al igual que su mujer es natural de la localidad y desde hace más de cuatro décadas, la pareja se mudó al barrio de La Cruz donde criaron a sus dos hijas. El hombre decía con humor ayer que tenía una ilusión tremenda porque su único décimo hubiera recibido un quinto premio. "Después de tantos años, ya tocaba que nos diera una alegría, que ya me había hecho perder bastante dinero".

El matrimonio se acomodó en una mesa y su mujer, mientras alrededor desfilaban las copas de agua, optó por un vaso de agua. Su marido, en cambio, prefirió uno pequeño de vino. Y a su hija Inma no paraba de sonarle el móvil con familiares y amigos para darles la enhorabuena.

"¿Qué vamos a hacer con el dinero? No sé, Paulino, algo se nos ocurrirá, ¿no?", decía Conchi Toledano. Su marido lo tenía más claro. "De momento, reunir a toda la familia para celebrarlo con una comida. Es lo mejor y más en estas fechas".

MARÍA GARCÍA DE LA HERA Y CASIMIRO SOLDEVILLA MURO JUBILADOS

"Será una Navidad muy buena"

El matrimonio formado por María García de La Hera y Casimiro Soldevilla Muro comía ayer como otro día cualquiera en su vivienda del grupo Salcedo. No parecían, de momento, darle mucha importancia al premio aunque después no podía evitar una sonrisa cómplice al saberse poseedores de 6.000 euros. Ella, ama de casa de 77 años, fue la que se encargó de comprar el décimo como otras veces. "Así que el dinero es de mi mujer. Supongo que me subirá la paga", decía en broma Casimiro Soldevilla, jubilado de 76 años de Muebles Salcedo. "Me fui de la fábrica hace 18 años y he vivido con tristeza este tiempo y el cierre. Para Viana era una de sus principales empresas y toda una vida para muchos de mis antiguos compañeros. Me alegro que les haya tocado algo". Ella por su parte hacía ya planes familiares. "Será una Navidad muy buena, con mucha alegría".

YOLANDA FERNÁNDEZ RUBIO DESEMPLEADA

"No me lo creía, me he puesto a saltar"

Yolanda Fernández Rubio, de 53 años, se emocionaba ayer cuando explicaba la situación económica que atraviesa. "Yo estoy en paro y mi marido hace poco perdió el empleo en una fábrica de Logroño". Pero enseguida se recomponía cuando recordaba como esa mañana, a las once, escuchó a través de la televisión su número. "Tenía tan poca confianza en que nos tocara que me estaba vistiendo para ir a echar la Primitiva. He mirado la pantalla y cuando ya lo he visto escrito, me lo he creído y me he puesto a saltar ".

Esta vecina del barrio de La Cruz había comprado seis décimos. "Tres los reparto entre mis hermanos y los otros tres nos los quedamos en casa. Uno para mi marido y para mí, y dos para los hijos. Y fíjate que este año les dije que al estar en paro los dos igual sólo les regalábamos uno para compartir", recordaba. A su lado, su hijo Jesús Mari Díaz de Cerio, de 28 años y electricista, sonreía. "Me acabo de comprar un piso y me viene muy bien", comentaba. "Para nosotros es como una paga extra que no esperábamos cobrar", añadía Yolanda Fernández. Su otra hija, Patricia Díaz de Cerio, trabaja como administrativa y no se había podido sumar a la celebración en el establecimiento Mi Bar.

Otro premio de la ONCE

Pero sí lo hicieron su marido Óscar Jorrín Santamaría y su hijo de 21 meses Gaizka. "Ya decimos que el que viene ahora en camino trae el pan debajo del brazo", comentaba Óscar Jorrín, que entre risas añadía que él jamás caerá en el tópico de hablar mal de una suegra. "Menudo regalo de 6.000 euros nos ha hecho".

Y Yolanda Fernández daba a las gracias a su vez al bar. "Es que hace unos veinte años ya nos tocó otro premio porque cayó el gordo de la ONCE. Fueron 2,5 millones de las antiguas pesetas por cada décimo. Un buen pellizco también", decía junto a su marido Dionisio Díaz de Cerio Barbarin, de 56 años.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra