Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Eduardo Mendicutti presentó su última novela

Furias di-vi-nas

Eduardo Mendicutti presentó

Furias di-vi-nas

Eduardo Mendicutti presentó "Furias divinas" en el club de lectura

Actualizada 17/10/2016 a las 10:36
Etiquetas
  • José Ignacio Roldán
El encuentro 101 del club de lectura de Diario de Navarra tuvo como protagonista a Eduardo Mendicutti. El autor gaditano presentó en Pamplona su última novela, que no es Furias divinas, sino Furias di-vi-nas, con el énfasis que pondría en la palabra cualquiera de sus protagonistas mientras se maquilla antes de salir al escenario.
Mendicutti aceptó con humor la semblanza que José Ignacio Roldán hizo al comienzo y en donde se explicaba que a pesar de ser de Sanlúcar no le gusta el Rocío, la Semana Santa ni la manzanilla, que tiene una plaza en su pueblo y que acaba de jubilarse, lo cual le está obligando a pensar en cómo organizarse la vida a partir de ahora.
No le ofende que le etiqueten como autor homosexual, pero sí le molesta el prejuicio que suele conllevar. De hecho, si se tuviera que identificar con algún personaje de sus novelas lo haría con Madelón, el travesti protagonista de Una mala noche la tiene cualquiera. Madelón, "que necesita la libertad más que el comer", asiste con enorme preocupación al intento de golpe del 23-F y piensa en las consecuencias que podría tener para su vida el triunfo de Tejero.
Los personajes homosexuales son una constante en su obra. "Yo soy muy tímido en las relaciones personales, no me he travestido jamás, ni en los carnavales, pero cuando escribo pierdo todo el pudor". Esa desinhibición la proyecta, en el caso de Furias divinas, a través de Ernesto Méndez, su alter ego en Otra vida para vivirla contigo y de nuevo protagonista en esta historia.

Lo que el humor esconde
Furias divinas cuenta cómo varios travestis en paro o en situación precaria, todos ellos en edad madura con excepción de dos, deciden montar un espectáculo de travestismo en La Algaida, una localidad en la que es fácil identificar a su Sanlúcar natal. Este grupo de travestis, ofendidos por la celebración de un baile organizado por la alta sociedad local el 20-N, deciden tomar la residencia al asalto y al grito de "Sí se puede" ataviados con sus mejores plumas y tacones.
En medio, cada miembro del elenco narra su propia historia a otro de sus compañeros y quien escucha contará la suya a otro en el siguiente capítulo. Mendicutti prefiere escribir en primera persona, pero en este caso se ha complicado muchísimo la vida porque ha tenido que adoptar el papel de distintos personajes con sus peculiares maneras de hablar. "La dificultad para conseguir que hablaran todos con naturalidad, con sus respectivos acentos y de forma sencilla era enorme".
En esta carrera de relevos narrativos descubrimos, con el sentido del humor que acompaña siempre a la obra de Mendicutti, algunas de los dramas que se esconden detrás del maquillaje. Así afloran el paro, un desahucio, la enfermedad, historias de violencia y de cárcel y hasta un par de secretas dobles vidas. Al final, como pretende el autor, queda un sabor agridulce a tragicomedia.
La novela es una visión muy actual de la situación social y política de España que el autor terminó antes de las elecciones de diciembre y que retrata perfectamente lo que ha sucedido después. Cada protagonista de la obra asume un rol político diferente. Así se observa el desencanto del votante del PP y la competencia por el liderazgo del proyecto entre el personaje que vota Podemos y la "comunista nata". Y luego está el escritor, que habla de una izquierda de verdad y otra de garrafón.
La última parte del encuentro estuvo dedicada a la problemática del colectivo homosexual y a su literatura. Mendicutti denunció que se esté creando un estereotipo normalizado de homosexual casado, con hijos, traje y corbata, cuando dentro de este colectivo están también los travestis y transexuales. Le molesta profundamente que se pretenda olvidar que en 1969, en el Stonewall de Nueva York, fueron los travestis quienes se enfrentaron a la policía en protesta por las redadas. "En cambio -afirma Mendicutti- se ha hecho una película donde el protagonista es un tipo joven y rubito. Y no fue así." Seguramente por todo esto, Mendicutti quiere que Furias divinas sea un homenaje a estos luchadores de 1969 y a todos los demás.
La charla terminó girando en torno a la existencia o no de una literatura homosexual, de la que Mendicutti es defensor y que es aquella escrita sobre y por homosexuales.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual