Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ALICIA GIMÉNEZ BARTLETT Y CRÍMENES QUE NO OLVIDARÉ

Petra Delicado, con lupa de aumento

Alicia Giménez Bartlett en el Club de Lectura de Diario de Navarra

Petra Delicado, con lupa de aumento

Alicia Giménez Bartlett en el Club de Lectura de Diario de Navarra

JOSÉ ANTONIO GOÑI
0
Actualizada 13/04/2015 a las 09:37
Etiquetas
  • Nerea Alejos. Pamplona
Alicia Giménez Bartlett es quien le ha puesto alma a la inspectora Petra Delicado, el pionero personaje con el que aportó una "perspectiva femenina" en el machista muestrario que predominaba en las novelas negras. El pasado 31 de marzo, un grupo de lectores pudieron conocer muy de cerca a una mujer dotada de un fuerte sentido de la ironía, acostumbrada a decir lo que piensa y a suscitar la risa de quienes la escuchan, como bien se demostró durante la charla que compartió en el Club de Lectura de Diario de Navarra.
La autora de Donde nadie te encuentre (premio Nadal 2011), que a sus 63 años ha sido reconocida con el premio Pepe Carvalho de novela negra, no se considera en absoluto un alter ego de su célebre personaje, al que analizó con lupa de aumento. "Petra es mucho más valiente y decidida que yo. Liga más que yo, se casa más que yo...", bromeó.
Giménez Bartlett lleva consigo la etiqueta de feminista, pero ella quiso aclarar que no alberga ningún sentimiento de animadversión hacia el género masculino. "He tenido buena experiencia con los hombres. Mi padre era un hombre encantador, todos mis maridos han sido maravillosos", aseguró, mientras el público se reía. Inmediatamente aclaró que sólo había tenido dos maridos, -el actual estaba presente en la sala-, a lo que el público reaccionó con más risas.
"Toda la saga de Petra Delicado y Fermín Garzón es un homenaje a la posibilidad de amistad entre hombres y mujeres", dijo en un tono que resultaba extrañamente conciliador en alguien que, por otro lado, muestra escepticismo hacia el amor y poca confianza hacia la familia, tal como le recordó José Ignacio Roldán, -responsable de Comunicación del Grupo La Información-, en las preguntas que le iba lanzando.
"Un detective de novela negra no puede ir enamorándose por ahí como un gilipollas", soltó la autora de Crímenes que no olvidaré. Hace veinte años, cuando creó a Petra Delicado, Giménez Bartlett no quería una heroína intachable, sino una mujer normal y corriente. "Quise que fuera como cualquier mujer: que tuviera sentimientos de culpa, que fuera contradictoria... Quería que fuese fundamentalmente humana", señaló. "Ella se cabrea con ironía y siempre admite que Garzón le enmiende la plana", apuntó sobre el personaje. Y además admitió que ahora está "más gruñona que nunca". Pero también quiso destacar el lado positivo de la evolución que ha vivido Petra Delicado: "Es capaz de reírse más de sí misma. Más que de envejecimiento, es una señal de sabiduría".

Tercer matrimonio

En esta nueva etapa, Delicado se ha casado por tercera vez y tiene hijastros. "¿Crees que le va a durar mucho este tercer matrimonio?", le preguntó José Ignacio Roldán. En Italia, donde Giménez Bartlett tiene muchos lectores, le preguntaron por qué Petra se había vuelto a casar. "Querían que siguiera siendo una mujer libre, pero yo no quería caer en el prototipo de detective que tiene un ligue diferente en cada caso", contó.
Además, a esta autora afincada en Barcelona le tentaba la posibilidad de retratar a esas "segundas familias" que le parecen más abiertas que las tradicionales. "Me resulta incómoda esa familia tradicional que se atrinchera, que no deja pasar los cambios y que encima acaba siendo un grupo de presión. Quien se acerca ahí con otra mentalidad, sale trasquilado", sentenció.
Cuando José Ignacio Roldán le preguntó sobre su visión escéptica del amor, la escritora quiso puntualizar que la presión social que existe en torno a la necesidad de tener un amor ha ejercido una "presión y un dolor intolerable" sobre mucha gente. "Hoy en día hay más felicidades que el amor", opinó.
Otra cuestión que Roldán destacó fue la empatía que Petra Delicado suele mostrar hacia el delincuente. "Cualquier culpable merece una cierta piedad", defendió. Así, recordó la terrible tragedia aérea acaecida la semana pasada en los Alpes franceses y se preguntó qué sufrimiento "tan horrible" debía padecer el piloto Andreas Lubitz como para estrellar el avión llevándose consigo otras 149 vidas. "Es imposible que alguien sea tan malvado como para llevar a cabo una maldad en estado puro. Las circunstancias del sufrimiento psíquico o social de los delincuentes son enormes", señaló.
Desde el público, a Giménez Bartlett le preguntaron de dónde sacaba los argumentos de sus novelas. "No vienen de casos reales del periódico", apuntó, aunque sí recordó que en su última novela, Nadie quiere saber, se inspiró en el caso real de un industrial catalán asesinado por el chulo de una prostituta.

La versión televisiva

A Petra Delicado muchos le ponen el rostro de Ana Belén, la actriz que le dio vida en la serie televisiva que Telecinco estrenó en 1999. A Giménez Bartlett le encantó la experiencia: "Gané dinero, gané lectores y sobre todo me divertí mucho". Hizo algunas confesiones sobre esta versión televisiva. "Ana Belén me pareció demasiado trágica para el papel, le faltaba humor", opinó sobre la actriz. Peor parado salió Santiago Segura, quien encarnaba al subinspector Fermín Garzón. "Recuerdo que renegaba todo el rato. Como actor era tan malo... Empezaba a hablar y al final, cuando acababa la réplica, casi lo hacía bien", contó.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual