Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
    Sucesos
TRIBUNALES

Piden 81 años de cárcel para el estudiante que apuñaló a cinco personas en Lleida

El joven de 23 años estudiaba tercer curso de Medicina en la Universitat de Lleida cuando en septiembre de 2014 presuntamente apuñaló en plena calle a cinco personas extranjeras por motivos xenófobos

Actualizada 14/10/2016 a las 17:56
  • EFE . LLEIDA
La Fiscalía de Lleida pide 81 años de prisión para Alejandro R.V., el estudiante de Medicina natural de Logroño acusado de apuñalar a cinco personas en septiembre de 2014 en plena calle en Lleida, al parecer por motivos xenófobos.

En su escrito de calificación, el ministerio público acusa al conocido como "apuñalador neonazi" de los delitos de tentativa de asesinato agravado (14 años por cada tentativa), 1 delito de lesiones agravadas (5 años más) y un delito de incendio (6 años de prisión).

Según recuerda el fiscal, Alejandro R.V. era un joven de 23 años que estudiaba tercer curso de Medicina en la Universitat de Lleida cuando en septiembre de 2014 presuntamente apuñaló en plena calle a cinco personas, cuatro de ellas extranjeras, que sufrieron heridas de diferente consideración.

Antes de estos hechos, el acusado había fundado en su ciudad natal una entidad denominada Nueva Época, "vinculada ideológicamente a la extrema derecha y con un ideario nacionalsocialista y un claro discurso identitario de preferencia nacional", según el fiscal.

Tras fijar su residencia en Lleida para estudiar Medicina, el acusado alquiló un piso en cuyas paredes había realizado unos dibujos de simbología neonazi acompañados de textos amenazantes tales como 'Borjamari te voy a acuchillar', 'El Borbón al paredón', 'Mañana te clavo mi machete' o 'Huelo a sangre humana'.

"En dicho contexto ideológico -señala la Fiscalía-, el acusado, con la intención de llevar a la práctica su ideario moral y político, decidió atentar contra la vida de ciudadanos extranjeros ideando un plan que ejecutó el 22 de septiembre del 2014".

Sobre las 13.30 horas de ese día, el acusado compró una garrafa de gasóleo en una gasolinera de la ciudad, se fue a su piso de estudiante y lo incendió.

Alrededor de las 17.30 horas cogió un machete y un cuchillo de cocina, salió a la calle y atacó a cinco personas que se fue encontrando por su periplo.

Primero atacó a un hombre peruano que recibió dos heridas en la espalda; después a una mujer argelina a la que apuñaló dos veces en la espalda; luego apuñaló en el abdomen a un hombre de Lleida y después atacó a un ciudadano de origen chino, que tuvo que ser operado de varias heridas en el tórax.

Finalmente, el acusado apuñaló a un hombre de origen paquistaní que estaba sentado en un banco junto a la estación del ferrocarril de Lleida, y al que se le quedó clavado el cuchillo en la espalda.

Alejandro R.V. no pudo extraer el arma, por lo que abandonó el lugar deshaciéndose antes del machete que llevaba encima y emprendió una larga huida que le llevó al municipio de Balaguer (Lleida).

Al día siguiente regresó a su domicilio a cambiarse de ropa y posteriormente se entregó a una patrulla de la Guardia Urbana, confesando que era el autor de los apuñalamientos y del incendio del día anterior y asegurando que era un paciente psiquiátrico.

Debido a que el acusado tiene antecedentes por una agresión de carácter xenófobo ocurrida en Logroño hace casi dos años, en los delitos de tentativa de asesinato y lesiones concurre la agravante de reincidencia, además de la de motivos racistas.

Todavía no hay fecha para el juicio por los apuñalamientos, aunque se prevé que se fije para después de Navidad, según la Fiscalía. Todo apunta a que durante el juicio la defensa del acusado alegará que éste sufre un trastorno mental e intentará demostrar que las agresiones que realizó no tuvieron un motivo racista.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual