Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
    Sucesos
SUCESOS

Un nuevo accidente ferroviario hace revivir el siniestro de Angrois

Fomento asegura que el convoy había superado las inspecciones y que el maquinista tenía "formación y cualificación"

Descarrilamiento de un tren en O Porriño (Pontevedra)

Al menos cuatro personas fallecieron y otras 50 resultaron heridas tras el accidente ferroviario registrado en la localidad gallega.

ATLAS
Descarrilamiento de un tren en O Porriño (Pontevedra) 42 Fotos

Descarrilamiento de un tren en O Porriño (Pontevedra)

Al menos tres personas fallecieron tras el accidente ferroviario.

EFE / AGENCIAS
Actualizada 10/09/2016 a las 08:27
  • europa press. pontevedra
Un nuevo accidente ferroviario grave ha dejado este viernes en Galicia cuatro fallecidos y 47 heridos, tras descarrilar un tren que cubría la línea Vigo-Oporto entre los municipios de Mos y O Porriño (Pontevedra).

El siniestro tuvo lugar sobre las 9,25 horas, en un tramo de vía recto, justo a la entrada de la estación de O Porriño. Por circunstancias aún no aclaradas, un tren 'Celta' de tres vagones con 65 personas a bordo se salió de la vía, la máquina locomotora volcó y acabó impactando contra la base de hormigón de una torreta de electricidad.

Como consecuencia del impacto, tres personas fallecieron en el acto: el maquinista, José Arnaldo R., de 47 años y originario de la localidad portuguesa de Ermesinde; el interventor, Miguel Ángel V., de 66 años de edad y nacido en Lugo; y un turista norteamericano, que tuvo que ser excarcelado. Asimismo, otro trabajador de Renfe, un joven vigués de 23 años de edad, Joaquín R.G., fue trasladado en estado muy grave al Hospital Álvaro Cunqueiro (HAC) de Vigo, donde falleció poco después.

Por otra parte, otras 47 personas resultaron heridas de diversa consideración, y fueron trasladadas a diversos centros sanitarios: el Hospital Álvaro Cunqueiro, Fátima y Povisa, en Vigo; y al punto de atención continuada (PAC) de O Porriño. Entre los heridos hay personas de, al menos, ocho nacionalidades, aunque la mayoría, 26, son españoles.

Hasta el lugar del siniestro se desplazaron numerosos efectivos de emergencias médicas: ambulancias, dos helicópteros, y personal sanitario del PAC de O Porriño, además de un equipo de psicólogos para atender a las víctimas y a sus familiares.

AUTORIDADES

Además del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y del presidente del Parlamento gallego, Miguel Santalices, acudieron hasta la estación de O Porriño la alcaldesa de esa localidad; los regidores de Mos y As Neves; la presidenta de la Diputación de Pontevedra; el vicepresidente gallego, Alfonso Rueda, y los candidatos a la presidencia de la Xunta del BNG y de En Marea, Ana Pontón y Luís Villares, respectivamente.

Asimismo, ha estado en O Porriño el ministro de Fomento en funciones, Rafael Catalá, responsables de Renfe, ADIF y de Comboios de Portugal y el secretario y un técnico de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF).

Sobre las 18,00 horas de la tarde llegaba al Puesto Avanzado de la Axencia Galega de Emerxencias el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, quien trasladó, en nombre del Ejecutivo, su "pésame" a las familias de los fallecidos. Asimismo, mostró su deseo de pronta recuperación de los heridos, y confirmó que, a esa hora de la tarde, había una docena de personas ingresadas en varios centros hospitalarios.

Numerosas autoridades, políticos, organizaciones, sindicatos, instituciones provinciales y municipales han trasladado sus condolencias y han lamentado los hechos.

TRABAJOS EN LA VÍA

Por su parte, el ministro de Fomento en funciones, Rafael Catalá, ha confirmado que se estaban realizando "trabajos de mantenimiento rutinarios" en la vía principal del tramo donde se ha producido el accidente, y ha apuntado que, en estos casos, el tráfico ferroviario se desvía a una vía secundaria y se informa a los maquinistas para que reduzcan la velocidad.

Catalá ha señalado que aún no se conocen los detalles del siniestro, por lo que ha pedido "no especular" sobre si la velocidad del tren era inadecuada.

Así, ha explicado que habrá que analizar las cajas de registro del tren, cuyo contenido ha sido ya extraído y está custodiado, a disposición del Juzgado de instrucción número 2 de O Porriño. Del mismo modo, el material rodante siniestrado (locomotora y vagones) será retirado y depositado bajo custodia, a disposición del juzgado.

El titular de Fomento, en todo caso, ha precisado que este tren, un modelo diesel de la serie 592, pasó por una inspección "rigurosísima" en mayo, que incluyó "prácticamente el desmontaje completo del tren", y otra revisión menos minuciosa este mismo jueves.

"Tanto el tren como el maquinista tenían todas las certificaciones y garantías", ha apuntado, y ha recordado que los conductores del tren 'Celta' --que son españoles y portugueses, y hacen desde hace unos cinco años el tramo completo-- han recibido formación específica.

En la misma línea se ha pronunciado el presidente de Comboios de Portugal, Manuel Queiró, quien incluso ha llegado a señalar que "nada indica que fuera un fallo humano o de material", sino que se dieron "circunstancias anormales" que habrá que "descubrir".

"DEMASIADO RÁPIDO"

Pese a la falta de datos técnicos, algunos pasajeros explicaron, en declaraciones a los medios antes de ser evacuados en autobús, que el tren iba "demasiado rápido". Un hombre, que viajaba en el convoy con su mujer (herida leve en una pierna), mostró su sorpresa a los periodistas porque "el tren iba demasiado rápido para lo viejo que era".

Asimismo, otra pasajera, que viajaba en el tercer vagón e iba dormida en el momento del impacto, señaló que el tren "iba rápido" y "bastante lleno". Esta chica resultó herida leve al sufrir un golpe en la cara.

TRES AÑOS DESPUÉS DE ANGROIS

Este siniestro se produce tres años, un mes y 15 días después del registrado en el barrio compostelano de Angrois, donde un tren Alvia descarriló en la curva de A Grandeira y murieron 80 personas, además de quedar heridas más de un centenar.

En aquel accidente, el maquinista reconoció haber tomado la curva con un exceso de velocidad por un despiste, ya que había recibido una llamada del interventor, que le indicaba por dónde entrar en la estación de Pontedeume (A Coruña).

El conductor es a día de hoy el único imputado en una causa judicial que sigue abierta después de que la Audiencia Provincial de A Coruña echase atrás la decisión del segundo juez instructor de cerrar la investigación.

Sin embargo, tanto las víctimas como el abogado del maquinista mantienen que hay más responsabilidades, políticas y técnicas, que depurar en el caso, puesto que, según denuncian, se tomaron medidas tanto por Renfe como por Adif que afectaron a la seguridad y relacionadas con las prisas por inaugurar la línea en el marco de la llegada de la alta velocidad a Galicia.

Se da la circunstancia de que quien ostenta en la actualidad la cartera de Justicia en funciones, además de la de Fomento, Rafael Catalá, era secretario de Estado de Planificación e Infraestructuras del Ministerio de Fomento entonces. Catalá ha recibido estas nuevas competencias tras ser nombrada Ana Pastor presidenta del Congreso de los Diputados.

Así las cosas, tras este nuevo y grave accidente ferroviario en Galicia, está por ver las repercusiones que tiene en la campaña electoral que se iniciaba en la comunidad gallega este viernes, jornada en la que todos los partidos han suspendido sus actos.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual