Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
    Sucesos
DESAPARECIDA EN GALICIA

El padre de Diana Quer: "Recibía llamadas de socorro de mis hijas"

Juan Carlos Quer descarta vincular la desaparición con la retirada de la custodia de su hija menor a su exmujer, decretada por un juzgado.

El padre de Diana Quer: "La decisión desgraciadamente llega muy tarde"

La madre de la joven desaparecida pierde la custodia de su hija menor.

ATLAS
Juan Carlos Quer, el padre de Diana, la joven de 18 años desaparecida hace once días en A Pobra do Caramiña.

Juan Carlos Quer, el padre de Diana, la joven de 18 años desaparecida hace once días en A Pobra do Caramiña.

Juan Carlos Quer, el padre de Diana, la joven de 18 años desaparecida hace once días en A Pobra do Caramiña.

EFE
Actualizada 02/09/2016 a las 15:49
  • COLPISA. MADRID
Juan Carlos Quer, el padre de Diana, la joven desaparecida hace 11 días en A Pobra do Caramiñal (A Coruña), pidió este jueves centrarse en su búsqueda porque tiene la creencia de que "está siendo retenida de forma ilegal" y olvidarse, por ahora, de la retirada de la custodia a la madre de la hija menor de ambos, circunstancia que no tiene "relación directa" con la desaparición.

Este hombre confirmó este jueves que el Juzgado de Instrucción número dos de Ribeira (A Coruña) retiró de forma cautelar a su exmujer, Diana López-Pinel, la custodia de la segunda hija de ambos, Valeria, de 16 años, con el "objetivo prioritario de proteger a la menor". No obstante, manifestó que esta decisión judicial es "temporal" y que llega "muy, muy tarde", puesto que "debería haberse tomado hace mucho tiempo". Juan Carlos calificó la situación de sus hijas como "límite" y confesó, en declaraciones a La Sexta, que "recibía llamadas de socorro de mis hijas". Por este motivo, insistió que la retirada de custodia se decretó para "proteger" a la adolescente y que la medida fue "tomada de oficio" por parte del juzgado por informaciones que le llegaron.

La menor está "muy afectada emocionalmente", como "en una montaña rusa" y necesita "equilibrio y serenidad", comentó Juan Carlos, que añadió que Valeria está en contacto con su madre. El padre de Diana hizo esta declaraciones mientras comenzaban en esta localidad gallega las batidas ciudadanas tuteladas por la Guardia Civil en busca del rastro de la joven de 18 años, cuya última pista se perdió la madrugada del 22 de agosto cuando volvía a su casa tras disfrutar de la romería del Carme dos Pincheiros.

Diana mide 1,75 metros, tiene el pelo largo, liso y moreno; los ojos oscuros y pesa 55 kilos. Llevaba un pantalón corto rosa, camiseta blanca, sudadera y zapatillas negras. "Ahora toca que Diana retorne sana y salva y que haya una actitud general proactiva, de sentir esto como algo propio, porque podría sucederle a cualquier familia, como ya ocurre, y de facilitar todos los detalles que puedan tener relevancia", señaló Juan Carlos. "Lo que importa es dar con Diana y proporcionar afecto a la más pequeña, que lógicamente quiere a su madre y a su padre y está muy afectada", añadió.

"ACOTAR INDESEABLES"

Juan Carlos, divorciado de su esposa, hizo un llamamiento a Diana -cuya desaparición, reiteró, no es voluntaria- para que "tenga fuerza", porque siempre ha sabido tirar hacia adelante. "Estamos deseando abrazarla. Tenemos todos el derecho y la obligación de saber que un día de fiesta nuestra hija puede salir tranquila de casa" y por ello hay que "acotar indeseables", insistió, en la creencia de que la joven pueda estar siendo víctima de una retención ilegal.

Mientras avanzan las pesquisas, un grupo de unos 30 voluntarios, acompañados por varios agentes de la Guardia Civil, comenzaron a inspeccionar los montes de la Sierra do Barbanza para tratar de buscar algún rastro de la joven. Tras mostrar a través de las redes sociales su predisposición a colaborar, habitantes de A Pobra do Caramiñal y alrededores se reunieron ayer a las 9.00 de la mañana para organizar las batidas y tratar de encontrar cualquier pista que pueda revelar qué fue lo que sucedió. Las tareas de búsqueda se alargaron hasta las 14.00 horas.

La movilización fue importante y prueba de ello fue la reunión que se celebró en el salón de actos del Concello de Pobra, donde se congregaron unos cien voluntarios, aunque este jueves solo participaron unos 30. Los mandos de la Guardia Civil explicaron todas aquellas cuestiones técnicas que deben seguir los rastreadores en esta primera jornada, como la vestimenta y el calzado. El alcalde Xosé Lois Piñeiro comentó que es muy posible que este viernes se cite al segundo grupo de voluntarios. El operativo se completa con otra veintena de integrantes de Protección Civil, agentes de la Guardia Civil y también de la Policía Local, así como de una ONG. "Siempre se sale con la expectativa de que haya resultados", confiaron desde Protección Civil de A Pobra.

Diana Quer vive en Pozuelo de Alarcón y estudia en Boadilla del Monte, al noroeste de la Comunidad de Madrid. Veraneaba con su madre y su hermana en esta localidad de la costa de A Coruña, mientras que su padre estaba en Benicasim (Castellón) cuando desapareció la joven.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual