Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
San Fermín 2014
San Fermín 2014
RECUERDOS DE SAN FERMÍN

El encierro perpetuado en bronce que todos quieren fotografíar

  • Hace veinte años, el escultor bilbaíno Rafael Huerta inauguraba el Monumento al Encierro, conjunto que en 2007 vivió una exitosa ampliación

Rafael Huerta, con la ampliación de su monumento en 2007

Rafael Huerta, con la ampliación de su monumento en 2007

DN (ARCHIVO)
3
08/07/2014 a las 06:00
  • MICHELLE UNZUÉ. PAMPLONA
Se ha convertido en uno de los principales reclamos fotográficos para los visitantes y oriundos de la capital navarra. A propios y extraños les fascina la fuerza que emana de la escultura del Monumento al Encierro, obra del escultor bilbaíno Rafael Huerta Celaya. Este año se cumple el vigésimo aniversario de su instalación en la avenida de Roncesvalles con Carlos III, dos décadas en las que este conjunto escultórico en bronce se ha convertido en una de las estampas más retratadas.

El Ayuntamiento de Pamplona realizó el encargo a Rafael Huerta en 1991, y éste ya contaba con un boceto realizado por propia iniciativa. El reto fue muy complicado. "Esta obra exigía dominar tantas dificultades artísticas y técnicas que no resultaba fácil salir airoso de la prueba. No es lo mismo modelar una figura que está posando que una composición en movimiento y que sus integrantes se tengan en pie. Hay que saber dibujar de retentiva y es evidente que a un toro no te puedes acercar ni aunque se esté quieto. Tampoco me sirvieron las fotografías, recibí más de 500 y ninguna me ayudó. Además, me llevé algunos sustos al arrimarme y medir mal la distancia en varias ganaderías", comenta el escultor.

Su idea inicial era un conjunto que albergase diez corredores, seis toros y tres cabestros, pero se desechó por la inversión que conllevaba. Por eso, en 1994 la escultura representaba a dos mozos del encierro frente a un toro bravo en actitud de embestir, y pesaba  1.500 kilos. "Elegí el bronce porque es un material noble que permite como ningún otro llevar a término actitudes que no podrían hacerse en mármol. Este bronce es diferente porque no tiene plomo que perjudica a los operarios; resulta más duro y tiene un dorado excelente", opina Rafael Huerta.

Afincado en Badostáin desde hace años, el escultor de 85 años se identifica plenamente con los Sanfermines y los ha vivido con intensidad. Su proyecto inicial se vio materializado cuando se inauguró, en marzo de 2007, la ampliación del monumento. El conjunto ganó ocho mozos, cinco toros y tres cabestros, con unas dimensiones de once metros de longitud y cuatro de anchura.

No se vio exento de polémica, ya que el artista puso rostros conocidos, como el suyo propio, a los corredores, y se tuvo que prohibir a los viandantes que se subiesen a la instalación. Gracias a la obra de Huerta, la intensidad y la adrenalina del encierro han quedado inmortalizadas para la posteridad, y el artista cree que el público ha recibido su obra con agrado. "Dudo que los navarros hubiesen preferido una obra abstracta, se podría hacer un referéndum y que los pueblos se manifiesten. Todos me dicen que les gusta, incluso a los que pregunto sin conocerme. Lo que no me gustó es que me obligasen a cortar dos cabeza porque eran retratos de mucha calidad artística y muy justificados por diferentes méritos personales. Es tanta mi admiración al corredor del encierro que me hubiese gustado retratar a los diez mejores corredores de todos los tiempos, lo que seguramente está en la mente de los buenos aficionados. A lo mejor se tiene en cuenta cuando se proceda a construir el Museo del Encierro que nos tienen prometido...", concluye Rafael Huerta.


  • discrepo
    (08/07/14 16:20)
    #3

    A mi me parecia un gasto superfluo... y con la polemica de los retrato ya el colmo de hacer las cosas mal. Sin embargo conforme pasan lo años cada vez lo vemo mejor y más acertado... el tiempo lo cura todo.

    Responder

  • aldeanada
    (08/07/14 11:57)
    #2

    Me gustaba la escultura original. La ampliación es una aldeanada propia de quienes quieren hacer un museo de los sanfermines.

    Responder

  • Angel Urtasun Uriz
    (08/07/14 11:35)
    #1

    Se cumplen 20 años del ya inexistente primer monumento al encierro de Pamplona-Iruña; para mí sencillo y suficiente. El exagerado grupo escultórico actual, situado en frente al anterior, es fruto de la magalomanía de Barcina y la propia CAN. Eso creo yo. Año para olvidar: 2007. Lo de "exitosa ampliación" es más que discutible.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra