Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
San Fermín 2014
San Fermín 2014
San Fermín 2014

Fiesta y religión, la esencia de las fiestas durante siglos

  • Los Sanfermines tal y como los conocemos hoy se remontan al año 1590, aunque el origen data del siglo XII

0
06/07/2014 a las 06:00
Etiquetas
  • EFE. PAMPLONA
1590 es el año en el que se sitúa el inicio de los Sanfermines que hoy se conocen, con un programa entonces más breve en el tiempo que el actual pero en el que, como ahora, se mezclaban la fiesta y la religión.

Los antecedentes se remontan sin embargo al siglo XII, cuando la Pamplona medieval celebraba unas ferias comerciales al inicio del verano, en San Juan.

Había además ferias de ganado y, al terminar la estación estival, el 10 de octubre, se celebraba la fiesta religiosa en honor a San Fermín, primer obispo de Pamplona, decapitado en Amiens, y que desde el siglo XIV contaba con corridas de toros.

Es precisamente en el siglo XIV, bajo el reinado de Carlos II, cuando llega a Pamplona la reliquia de San Fermín que se depositó en la iglesia de San Lorenzo, donde se sigue custodiando actualmente, comentó el doctor en Historia Juan José Martinena.

Fue en 1590, apuntó el historiador, cuando las celebraciones se unificaron fijando la fecha en el 7 de julio, porque hasta ese momento "se hacían en octubre y no siempre hacía el tiempo adecuado para los festejos taurinos y populares".

Aunque aquellos primeros Sanfermines duraron sólo dos días, ya hubo pregón, torneo de lanzas, teatro, danzas, procesión y corrida de toros.

La que hoy es una fiesta mundialmente conocida no tuvo una andadura fácil en sus primeros años, cuando la Iglesia quiso hacer prevalecer los oficios religiosos en honor de San Fermín frente a los actos festivos que poco a poco ganaban espacio.

Para entonces los Sanfermines contaban con música, gigantes, saltimbanquis y toros, y para el siglo XIX hay constancia de actuaciones de feria, novedosas entonces, como la mujer cañón o los animales exóticos.

Fue también en el XIX cuando los gigantes incorporan a su comparsa a kilikis, zaldicos y cabezudos, y cuando se instauró la costumbre de correr delante de los toros de lidia que los pastores conducían por las calles dando lugar así a los encierros.

Pero no fue hasta que Ernest Hemingway escribió "Fiesta" (1926) cuando los Sanfermines se dieron a conocer internacionalmente y así comenzó la llegada masiva de visitantes extranjeros.

A Hemingway se le debe la presencia en Sanfermines de gentes como el director y actor Orson Welles, las actrices Ava Gadner y Deborah Kerr, el actor Charlton Heston, el dramaturgo Arthur Miller con su mujer, la fotógrafa Inger Morath, o un joven Bil Clinton lejos aún de la presidencia de Estados Unidos.

Fue el escritor norteamericano el que abrió los Sanfermines al mundo, destacó Martinena: "Yo recuerdo las fiestas de mi infancia, en los años cincuenta, que como mucho venían a Pamplona dos o tres autocares del país vascofrancés, de la zona de Bayona y Biarritz. Eran unos días en que Pamplona se transformaba, pero nada comparado con lo de ahora".

Lo que perdura es el afán de disfrutar de extranjeros y autóctonos, que han adoptado ya de manera casi unánime el típico atuendo blanco y rojo de "pamplonica", cuyo origen según Martinena, no está claro y existen varias teorías al respecto.

Este atuendo tuvo un auge en los años veinte y treinta del siglo XX y se generalizó a principios de los ochenta. "Hay imágenes del encierro de los años sesenta y ahí no iba de pamplonica casi nadie", subrayó.

Se trata en total de más de cuatro siglos de fiestas que se han visto interrumpidas en contadas ocasiones: en 1937 y 1938 por la guerra y en 1978 por los graves incidentes ocurridos tras la entrada de la Policía en la plaza de toros al terminar la corrida y en los que murió de un disparo el joven pamplonés Germán Rodríguez.

No obstante, Martinena lamentó que en los Sanfermines "se ha perdido en gran parte el sentido religioso", aunque "es un poco el signo de los tiempos".

"Los pamploneses vemos que antes la fiesta tenía más encanto, era más auténtica, sin muchos de los excesos que vemos ahora. Eso de que vengan australianos a tirarse de una fuente es algo que no tiene nada que ver con los Sanfermines", afirmó el historiador.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra