Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Encierros San Fermín 2017

Los cebada 'Punterito' y 'Tirador' siembran de peligro el primer encierro, con tres corneados

Los 'cebadita', los morlacos que más corneados acumulan en San Fermín, han protagonizado este viernes su vigésimo novena carrera en Pamplona

Jota y cántico del primer encierro de 2017

Los corredores entonan el cántico del primer encierro de los Sanfermines 2017, al que le sigue la jota que Susana Nagore, esta vez acompañada por su hija.

SAIOA ROLÁN
Imagen de la cornada a un corredor en la plaza del Ayuntamiento.

Imagen de la cornada en la plaza del Ayuntamiento.

Un encierro del año pasado con los Cebada Gago.

Un encierro del año pasado con los Cebada Gago.

Jonan Basterra
foto primer encierro san fermín cebada gago

Imagen del primer encierro de San Fermín con los toros de Cebada Gago.

Imágenes del primer encierro de San Fermín 2017 104 Fotos

Imágenes del primer encierro de San Fermín 2017

Todas las imágenes del primer encierro de San Fermín 2017

Imágenes exclusivas del primer encierro de 2017 76 Fotos

Imágenes exclusivas del primer encierro de 2017

Imágenes exclusivas del primer encierro de 2017 de los fotógrafos de Diario de Navarra.

Actualizada 07/07/2017 a las 13:57
  • Joana Pernaut/Elena Lecumberri/Agencias

Tres corredores han sido corneados en un peligrosísimo primer encierro de San Fermín protagonizado por los toros de Cebada Gago. Aunque la manada ha salido  muy hermanada de los corrales, encabezada por el toro de color melocotón 'Pitorro', otros dos astados, el cárdeno 'Punterito' y el claro 'Tirador', han quedado descolgados en el recorrido y han dejado tres heridos por asta en su carrera hasta la plaza de Toros: el más grave es el corredor tafallés y residente en Pamplona Francisco Javier Aulló, de 46 años, que ha padecido una cornada con tres trayectorias en la región posterior del muslo derecho en el tramo de la Estafeta que no afecta a ningún órgano vital. Además, ha sufrido una contusión craneal con una herida en la frente. 
Los otros dos corredores corneados son estadounidenses. Se trata de E.H., de 35 años, que ha sufrido una herida por asta en la región torácica interna izquierda en el tramo del Ayuntamiento y de A.P., de 29 años, con herida en la región escrotal en el tramo de Santo Domingo. Ambos han pasado a quirófano para limpieza y sutura de sus heridas.

Asimismo, un cuarto corredor ha sido trasladado al Complejo Hospitalario por traumatismos. Se trata de S.T.O., de 39 años, quien ha resultado herido en la plaza Consistorial, según informa el Gobierno foral.

Pese a la peligrosidad del encierro, que ha durado 2 minutos y 58 segundos, los Cebada Gago han permitido a los mozos protagonizar bonitas carreras, especialmente en la Estafeta, con los cuatro astados que iban en cabeza abriendo la manada.
El encierro ha comenzado puntual a las 8 horas tras los tres cánticos al santo. La manada ha salido encabezada por los cabestros, pero su ritmo ha sido tan lento que ha hecho que enseguida los toros comandaran el grupo, mirando peligrosamente a los mozos que estaban a la izquierda de la cuesta.

Posteriormente, uno de los astados se ha cruzado a la derecha de la calle y ha volteado a un mozo con los pitones. La manada ha seguido hacia la plaza del Ayuntamiento unida y en la parte derecha otro de los astados ha empitonado a un mozo. 
Los morlacos, acompañados de los cabestros, han llegado juntos a la curva de Mercaderes y han enfilado en cabeza la calle Estafeta, donde se han visto carreras muy bonitas.
No obstante, uno de los astados ha perdido los pies avanzado este tramo y ha quedado descolgado del resto de sus hermanos. Posteriormente, otro de los toros ha arrastrado con el pitón derecho a un mozo en la parte derecha de Estafeta. El astado ha quedado descolgado y se ha topado con su hermano que venía por detrás. Los dos, 'Punterito' y 'Tirador', han cubierto juntos el recorrido del encierro.

Mientras, por delante los cuatro astados seguían encabezando la carrera con un comportamiento muy noble. A su paso se han visto varias caídas, tanto en la Estafeta como en el callejón, pero han accedido al coso taurino sin mayores problemas y desde allí han entrado a los chiqueros de la plaza. Por detrás, los últimos dos astados han generado escenas de peligro entre los mozos, pero no han llegado a embestir y han accedido a la plaza sin mayores incidentes.

El balance de cornadas de los Cebada Gago hoy engrosa una estadística que corta la respiración: los 'cebadita' son los toros que más heridos por asta han dejado en San Fermín, en concreto, 53. Su presencia en Pamplona, tras su debut en 1985, es tan querida como escalofriante. 

Tras tres años de ausencia, en 2016, los morlacos de este hierro gaditano revalidaron su fama. Cumplieron lo que se esperaba de ellos y dibujaron un encierro espeluznante el 8 de julio. Tanto, que los astados dejaron el recorrido casi vacío de corredores y un trágico parte de siete corneados.  

Es más, después de la corrida de toros del pasado año, el diestro toledano Eugenio de Mora también ingresó en el Hospital de Navarra por una cornada que descubrió horas después de la faena ante los 'cebadita'.

Ya por la tarde, en la primera corrida de toros, será el turno de los diestros Juan Bautista, Javier Jiménez y Román

GANADERÍA - MÁXIMA EXIGENCIA

Es la séptima ganadería que más veces ha lidiado en la Feria del Toro y repite tras la corrida tan dificultosa del año pasado, en la que resultó feísimamente volteado Javier Jiménez (con fractura de dos vértebras) y el toledano Eugenio de Mora, que fue cogido en sus dos toros. Este hierro comparte con Torrestrella buena parte de su carga genética, pero la selección realizada por sus propietarios ha creado un toro muy exigente y con mucha chispa.

COMPORTAMIENTO EN EL ENCIERRO - UNA HISTORIA ESPELUZNANTE

Históricamente Cebada Gago ha sido una de las ganaderías más espectaculares y peligrosas en los encierros. Regresaron a Pamplona el año pasado tras tres de ausencia y fueron especialmente fieles a su fama dibujando una carrera extraordinariamente peligrosa, con siete cornadas y casi seis minutos de duración.

Hubo momentos de tremenda angustia merced a dos toros que se quedaron descolgados y que incluso se dieron la vuelta para hacer el recorrido al revés. Por momentos, la calle Estafeta se vació con los astados como dueños y señores de la situación y muy pocos corredores llamando su atención para que llegaran a la plaza. El encierro fue espeluznante, caótico y sorprendente, ya que uno de los animales rezagados corrió más de 300 metros en sentido contrario, obligando incluso a cerrar la puerta del vallado a los operarios del vallado para cortarle el paso.

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra