Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
San Fermín

Pamplona estudia implantar medidas drásticas de seguridad en San Fermín

Controles masivos de vehículos en los accesos o cierres de garajes en la ciudad, entre las propuestas

Pamplona estudia medidas drásticas en San Fermín ante la amenaza yihadista

Agentes de Policía Nacional revisan el alcantarillado de la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona donde miles de personas se darán cita el próximo día 6 de julio para el Chupinazo.

EFE
Actualizada 19/06/2017 a las 11:55

Los preparativos de seguridad relacionados con las fiestas de San Fermín han puesto este año sobre la mesa novedosas propuestas con drásticas medidas de cara a evitar que pudiera llevarse a cabo cualquier incidente violento o atentado yihadista en Pamplona entre el 6 y el 14 de julio. Entre otras, se barajan controles masivos en los accesos a la ciudad, restringir el tráfico pesado en el centro de la ciudad, colocar bolardos preventivos de hormigón y elevar el seguimiento sobre conductores de autobuses, camiones, etc. La situación la analizan, entre otros, tanto el Ayuntamiento de la capital navarra, el Gobierno de Navarra, Delegación del Gobierno y representantes de los distintos cuerpos policiales con presencia en la Comunidad foral.

La toma en consideración de las propuestas se realiza en un contexto de alerta antiterrorista 4 en todo el país (la mínima es 1 y la máxima 5, y España lleva en el 4 desde los atentados de París en la sala Bataclan, en noviembre de 2015), y de manera preventiva, sin que haya algún indicio específico de alarma que motive extremar aún más la precaución.

El nivel de vigilancia y el despliegue policial de agentes de los distintos cuerpos siempre se incrementan con la celebración de los Sanfermines. En cualquier caso, indican desde esta mesa de seguridad, lo novedoso que se plantea este año es elevar algo más ese listón de seguridad para tratar de reducir al mínimo las posibilidades de que pueda producirse un atentado. En principio, la decisión definitiva debería estar consensuada para la próxima semana. Así, entre otras y sin que todavía se haya concretado cuáles de esas propuestas se llevarán efectivamente a la práctica, se baraja un incremento muy significativo de los controles a vehículos y viajeros que entren y salgan de la capital navarra entre el 6 y el 14 de julio (podría requerir un incremento de efectivos policiales que, en caso de llevarse al extremo, podría rondar los 3.000 agentes desplazados a Navarra para garantizar ese perímetro de seguridad); importantes restricciones al tráfico, sobre todo pesado, dentro de determinadas zonas de la ciudad (principalmente en el casco viejo y los Ensanches) y la vigilancia específica de aquellas personas que acrediten poseer un carné para conducir camiones, por ejemplo.

ZONAS CON MUCHO TRÁNSITO

En detalle, se analizan algunos de los puntos ‘críticos’ para la vigilancia en Pamplona en esos días, con mucho tránsito de personas. El gran flujo de visitantes que recibe la ciudad es uno de los principales. Ya es habitual que se incrementen los controles policiales tanto en carretera como en puntos de llegada y partida (aeropuerto, estaciones de tren y de autobús, etc), pero de cara a este año se debate la necesidad de que los controles sean más numerosos y vigilen todos los accesos a la ciudad. En ellos podrían trabajar agentes de Policía Nacional, Policía Foral, Guardia Civil e incluso, como ya se hace desde hace años en las fechas más próximos al 14 de julio, fiesta nacional francesa, contar con el despliegue de agentes de la Gendarmerie gala, que trabajan con ciudadanos venidos del otro lado de la frontera.

Dentro de la propia ciudad se está de acuerdo en que existen áreas y momentos que requieren una precaución y una vigilancia especial. Ya se lleva muchos años trabajando, en este caso también con el despliegue de los 400 efectivos de la Policía Municipal de Pamplona, con aumento de la seguridad en jornadas como la del chupinazo, que congrega aglomeraciones de personas en distintos puntos, la procesión, encierros, conciertos o los fuegos artificiales.

 


En este sentido, sobre todo en este último evento, se plantea la posibilidad de restringir mucho más el tráfico en todo el área periférica de la Vuelta del Castillo, incluyendo en esa limitación al tránsito de villavesas. Actualmente avenidas como la del Ejército se cierran a la circulación durante los fuegos (23 horas), para reabrirse posteriormente. La masiva presencia de personas en las inmediaciones de la Ciudadela (zona de Vuelta del Castillo, Plaza de los Fueros o avenida del Ejército) podría llevar a restringir más cualquier tipo de acceso en vehículo a zonas próximas. Encima de la mesa está la posibilidad de un cierre total al tráfico desde cuatro horas antes de los fuegos, con objeto de impedir cualquier situación descontrolada en los momentos previos a las 23 horas, cuando ya son miles de personas las que se concentran en las calles.

Se baraja asimismo la posibilidad de trabajar con macetas urbanas, bloques o bolardos de hormigón que impidieran acceder o continuar la marcha a un coche o camión que pretendiera acceder a una zona llena de gente como pudiera ser la que contempla los fuegos o la que celebra las fiestas en el centro de la ciudad, como la calle Estafeta. Una medida similar ya ha sido implantada en otras ciudades como Madrid con motivo de eventos multitudinarios como la Cabalgata de Reyes, por ejemplo. En instrucciones dadas a los principales ayuntamientos españoles por el Ministerio del Interior el pasado diciembre ya se instaba a que mediante la instalación de grandes maceteros se protegieran aquellos espacios públicos donde pudieran reunirse multitudes.

Otra de las zonas ‘sensibles’ que se analiza en esta mesa de seguridad es la de los barrios de los Ensanches, con especial afección a las calles ubicadas entre la avenida Baja Navarra y la Plaza de Toros. En todo ese área podría vigilarse el acceso a los garajes, restringiéndose el acceso a vecinos empadronados o incluso cerrando algunos de ellos durante las fiestas. Se estudia también cómo podría afectar el control a los accesos a aparcamientos subterrános localizados en esa zona de la ciudad.

En definitiva, el objetivo que buscan ambas medidas es el de reducir la presencia de vehículos en la zona centro de ciudad, alejando la posibilidad de que pudieran ser utilizados para un atentado. En la misma línea, se trabaja en la posible identificación y/o acreditación de las personas que vayan a manejar este tipo de vehículos pesados (camiones de reparto, de basura, autobuses) con anterioridad a las fiestas, a los que se pidiera un carné profesional con foto incluida, para evitar suplantaciones.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra