Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

¿Y si pasa en Sanfermines?

Gustavo Galarreta.

Gustavo Galarreta.

Actualizada 16/06/2017 a las 12:50

Los últimos atentados de Londres y Manchester, como todos los que se producen en Europa, tienen una importantísima repercusión internacional a diferencia de los que diariamente se producen en países como Irak o Afganistán, a pesar de que en tos últimos el número de víctimas triplique en ocasiones en los paises no europeos. Eso es y ha sido la estrategia de Daesh durante los últimos tiempos, pero el contexto actual de pérdida de terreno real en Siria e Irak por parte del Daesh hace que la denominada guerra asimétrica tenga una inercia de acción reacción entre los citados países y Europa. Que un atentado en Europa vale el doble en materia de captación que diez en Siria, por ejemplo, eso a nadie se le escapa, más que nada porque el Daesh lleva años haciendo suya la máxima de que el terrorismo es puro teatro o una serie de fotografías en primera plana. Pero, en esa estrategia terrorista, tenemos que tener claro que el espectador de esa obra no se encuentra en Europa, sino que están en Siria o Irak, donde día a día pierden terreno real y es una forma de motivación para los defensores del mal llamado Califato Islámico o también de captar nuevos adeptos para su causa a través de sus canales de captación y adoctrinamiento.

Es ahí, en esa estrategia de difusión del miedo por Europa donde el Daesh tiene puesto el foco. Esto no es nuevo, ya hace años el sociólogo Bauman lo manifestaba en su libro El miedo líquido. El miedo se hace más profundo cuando es disperso, poco claro y no puede ser identificado en un objeto o lugar concreto y, aunque esta teoría no es precisamente de hoy mismo, sí se puede aplicar a nuestro contexto actual. Quien piense que el Daesh son poco más que una serie de terroristas poco ilustrados que solo leen el Corán, se equivoca, ya que tienen una gran preparación técnica en materia estratégica global y por eso todos sus movimientos responden a una serie de planes muy preparados. Es por eso que debemos analizar el contexto global y trasladarlo al local. Un ejemplo para ello pueden ser nuestras fiestas de San Fermín. Si ponemos sobre la mesa los siguientes puntos y analizamos las potenciales repercusiones, así como sus variables, entendiendo las fiestas de San Fermín como una de las fiestas más internacionales del mundo donde se dan cita decenas de nacionalidades en un mismo punto; que la fiesta además se celebra en la calle, donde más vulnerable es la seguridad de las cientos de miles de personas disfrutan al mismo tiempo de un evento que para los yihadistas es la perdición de Occidente. Así, se unen varios puntos de vital importancia para tener en cuenta en el análisis a la hora de planificar unas fiestas como las nuestras y quien piense que no se tienen que poner encima de la mesa estas variables se equivoca.

Si analizamos el último atentado de Londres vemos cómo varía la preparación con el de Manchester. Uno es complejo en su preparación y técnica de ejecución y el otro es de fácil perpetración. Ese cambio constante de modus operandi hace que tengamos que ampliar el abanico de casuísticas y de prevención, es por eso que en las mesas de trabajo y coordinación es necesario que se pongan sobre la mesa cuestiones reales como el tiempo de reacción de un atentado en curso. Los ocho minutos desde que empieza el último atentado de Londres hasta que se neutraliza al último terrorista, en Pamplona, mal que nos pese, sería imposible y lo sabemos. Es por eso que tenemos que ser realistas en el análisis para hacer una mejor prevención. La utilización de armas largas compactas se ha demostrado eficaz y ha dejado en evidencia el modelo policial de policía sin armas de fuego en el contexto actual.

Todos estos parámetros se pueden y deben tener en cuenta en la planificación de unas fiestas tan importantes como las nuestras y poner cada uno nuestro grano de arena a la hora de prevenir este tipo de acciones, sin ser alarmistas pero sin dejar de barajar la opción de que somos un posible objetivo como las miles de ciudades europeas. Quien gestiona la seguridad en Pamplona a nivel municipal está a otras cosas y es por eso que en materia de seguridad Pamplona se aleja cada día de los modelos europeos de Smart City, es una realidad que se ve en los distintos informes y valoraciones europeas; ya en el año 2007 se encontraba entre las 50 ciudades europeas más seguras, en el 2012 entre las diez más seguras de España y a día de hoy no está en esos puestos ni de cerca. Es por eso que en las mesas de coordinación se tienen que hablar temas como los anteriormente citados sin caer en el alarmismo y tengo la certeza de que se tratan, pero es la ciudadanía quien tiene que conocer y apoyar el buen trabajo de cientos de personas que durante mucho tiempo trabajan para que nuestras fiestas sean seguras.

Gustavo Galarreta Pérez es analista en Seguridad y Defensa


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra