Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
OPINIÓN

El test del buen líder

Emilio Garrido

Emilio Garrido

Actualizada 28/04/2017 a las 11:46
  • Emilio Garrido

Oigo conversaciones, leo, observo y me da la impresión, que en un amplio sector de nuestra sociedad, no solo en nuestra nación, sino en el entorno europeo, e incluso mundial...; hay una corriente muy concienciada, que asume con cierto sentido crítico y sensatez, que estamos pobres de líderes, o faltos de personas con influencia suficiente para convertirse en autoridad, en uso de respeto y confianza natural para que “arrastre” a grupos y dirija con cierta naturalidad a la sociedad hacia un camino de prosperidad y calidad de vida... ¡Debe ser muy difícil ser líder, cuando observamos que hay una verdadera crisis de ellos!

Reflexionando días y días y viendo el panorama mundial, europeo, español y navarro -por no dejar fuera nuestra maravillosa comunidad-, se me ha ocurrido desde las ciencias de la conducta “elaborar un test del buen líder”, por ver si alguno de quienes nos gobiernan -de uno u otro orden-, se pueden evaluar y al mismo tiempo si suspende, igual hasta podría dimitir...

Primero: El buen líder, de base, es un servidor de los demás a quienes dirige con autoridad, respeto y confianza, cuya autoridad-poder, respeto y confianza la recibe del pueblo. (Valoración de 1-10 puntos).

Segundo: El pueblo que da “su poder” al líder, le exige sinceridad, honradez, esfuerzo, preparación y diciplina (Valorar de 1-10 puntos).

Tercero: El líder ha de querer ser líder, porque supone un gran sacrificio de servicio y debe ganarse el respeto, la confianza para poder seguir siendo líder, de otra manera no debe aceptar (Valorar de 1-10 puntos).

Cuarto: Ha de dejar de lado todas las “miserias humanas”, suyas y de su familia-grupo y servir como el mejor jefe, con una idea clara y precisa de que no es otra cosa que un servidor del pueblo que le ha dado la dignidad y el gobierno (Valorar de 1-10 puntos).

Quinto: No vale intuir y aceptar que es una persona formada, no; ha de ser formada y estar en constante formación creativa-imaginativa, estando en continuo reciclaje con sentido de responsabilidad y servicio para todo el pueblo -no solo a su familia-grupo-; la preparación viene de la humildad personal, de un deseo de avanzar y de ser flexible para gracias a esa preparación real, práctica y de servicio-, logre para el pueblo una mayor calidad de vida, viva con mayor holgura, con menos problemas, resolviéndolos o ayudando a resolverlos -no a crear más problemas-. ¡No es broma! (Valorar de 1-10 puntos).

Sexto: Tiene que tener una disciplina para estar, las veinticuatro horas, de servicio a quien le ha otorgado la dignidad, el respeto y la autoridad; siempre con buena cara, con un gran corazón y con una gran generosidad, la cual es el mejor antídoto para evitar la corrupción. Además la disciplina sin corazón es una tiranía (Valorar de 1-10 puntos).

Séptimo: Ha de saber escuchar y dialogar con todos los grupos a quienes dirige y a quienes sirve, no solo a su familia-grupo; es una de las garantías que da identidad al lider (Valorar de 1-10 puntos).

Octavo: Carga de contenido, si no lo tiene, lo tendrá que adquirir: Ideas sanas, serias, honradas y claras… Situación que de no tenerlas, enseguida se “verá el plumero” fatuo y vacío. Si tiene dudas de ello, es mejor que renuncie, esa es una gran diferencia entre un mediocre y un líder (Valorar de 1-10 puntos).

Noveno: El premio del trabajo bien hecho: Un sueldo digno, un estímulo crematístico, un premio fijo y variable (Valorar de 1-10 puntos).

Décimo: Cada día que se levanta, se levanta con renovada vitalidad y esfuerzo para que su pueblo -todo su pueblo-, espere de él la dignidad, el gobierno, la solución de problemas y en constante trabajo para hacer mejoras continuas por ese pueblo que le ha dado el liderazgo (Valorar de 1-10 puntos).

Baremo: 1. Si alcanza los cien puntos, usted es Indira y Mahatma Gandhi, W. Churchill, Francisco de Javier, Sancho el Fuerte...; 2. Si tiene más de noventa puntos, siga de líder, es un líder, casi seguro que el pueblo le apoya y refuerza su dignidad y gobierno. 3. No llega a cincuenta, déjelo, renuncie, no vale la pena, no será nunca líder, aunque se lo diga su familia-grupo. 4. Si tiene menos de cincuenta, ni se atreva a hacer el menor amago de auproclamarse líder...; si no hay nadie, no se preocupe, pero usted no se presente o dimita por su bien y el bien de su pueblo al que dice servir. Si así y todo intenta atravesar una barrera tan delicada y carismática, acabará siendo un contralíder: Un sueldo vitalicio para usted y una destrucción para su pueblo, a quien nunca sirvió.

Emilio Garrido Landívar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra