Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
OPINIÓN

Escuelas infantiles: estadísticas y mentiras

Javier Induráin Gaspar.

Javier Induráin Gaspar.

18/01/2017 a las 06:00
Etiquetas
  • Javier Induráin

Hay gente que dice que existen mentiras, grandes mentiras, y estadísticas. Les une el común denominador de no saber Estadística, interpretar datos estadísticos ni encuestas. Nuestros representantes políticos y en particular los integrantes del gobierno municipal de Pamplona parecen pertenecer a este grupo de personas. Ayudémosles a entender las 92 páginas de la encuesta que han encargado acerca de las preferencias educativas de las familias con niños de 0 a 3 años.

De los más de 7.000 infantes de 0 a 3 años empadronados en Pamplona, 5.400 demandan una plaza. Sin embargo, el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra suman poco más de 1.500 plazas en las escuelas infantiles, y por lo tanto cubren una parte ínfima de esta demanda. Ante esta situación, la mayor parte de las familias opta por ni siquiera presentar una solicitud para sus hijos. Esto a pesar de ser las mejor valoradas por la calidad de sus profesionales y sus magníficas instalaciones (los centros privados cuentan también con excelentes profesionales pero no pueden competir en instalaciones y son notablemente más caros). La competencia por conseguir una plaza en una Escuela Infantil pública es feroz.

En segundo lugar, el 65-70% de las familias elegimos la Escuela Infantil por proximidad al domicilio o puesto de trabajo, mientras que solo el 12-13% lo hace basándose en su modelo lingüístico. Este dato por sí solo echa por tierra el argumento de zonificación en el que se basó la reestructuración de las escuelas infantiles el pasado febrero. El ayuntamiento parece gobernar solamente para ese 12-13% y no entiende que, si desea satisfacer la demanda lingüística de los ciudadanos, debe ofrecer todos los modelos lingüísticos en todos los barrios.

En tercer lugar, en los aspectos a mejorar, hay que descender a la quinta posición para encontrar respuestas asociadas al modelo lingüístico. Las propuestas de mejora que los encuestados priorizan son, por este orden: más plazas, más información, menores cuotas y más flexibilidad horaria. Estas deberían ser las prioridades del Ayuntamiento.

En cuanto al dichoso modelo lingüístico, el más demandado es el castellano con inglés (41-43%), seguido del euskera (30-32%) y por último el modelo sólo en castellano (18-19%). Es notable que el ayuntamiento no haya preguntado por el modelo de euskera con inglés, cuya demanda es creciente, especialmente en los barrios con mayor natalidad (como Buztintxuri, según la encuesta de 2013). Sería interesante saber cuántas de entre ese 30% de familias que eligen educación en euskera para sus hijos quieren una inmersión total o quieren combinarlo con el inglés o el castellano, pero el ayuntamiento ha perdido otra oportunidad de averiguarlo.

Las familias que solicitan educación en euskera para sus hijos tienden a matricularlos en Escuelas Infantiles Municipales, mientras que las familias que solicitan educación en castellano con inglés han matriculado a los suyos mayoritariamente en centros privados o concertados. El motivo es el “efecto expulsión” que ha generado la reestructuración de las Escuelas Infantiles Municipales del año pasado entre las familias que preferían el castellano con inglés y el “efecto llamada” que ha generado en las familias que preferían el euskera. Esto explica también que “el 52.8% de los usuarios de las escuelas infantiles (municipales) de Pamplona están satisfechos con la actual oferta lingüística”. Los que no lo están se han visto obligados a marcharse a otros centros.

La combinación de estos efectos con la importancia de la cercanía al domicilio explica que, a pesar de la demanda de euskera, las Escuelas Municipales Infantiles que fueron restructuradas para ofertarse en euskera este curso no hayan alcanzado el número de alumnos del año anterior (Goiz Eder ha cubierto las plazas a tiempo completo pero no las de jornada parcial, que Hello Rochapea tenía a rebosar; en Fuerte Príncipe el número de plazas ofertadas se redujo de 112 a 101 después de la escasa prematrícula, y finalmente figuran 89 plazas en su web después de la formalización de la matrícula; en Donibane solo el 17-18% de los matriculados la ha elegido por el euskera). Esto ocurre porque la mayor parte de las familias que demandan euskera tampoco están dispuestos a moverse a otro barrio para conseguirlo. Mientras tanto, las listas de espera en castellano y castellano con inglés son mayores que nunca, siendo especialmente afectadas las de Mendebaldea y Hello Azpilagaña.

Esto es lo que ocurre cuando el ayuntamiento utiliza los idiomas para expulsar del sistema público a una parte de la población y así tratar de garantizar plazas para la otra parte. Cabe recordar que hay suficiente demanda (5.400 niños) como para ofertar el 100% de las 1.500 plazas públicas en euskera y llenarlas con ese 30% de demandantes de euskera, a costa de expulsar al 70% restante. Habría que preguntarse entonces si el 70% restante estará de acuerdo con mantener ese sistema con el dinero de sus impuestos.

Javier Induráin Gaspar es representante de las 62 familias denunciantes de la Reestructuración de las Escuelas Municipales Infantiles de Pamplona


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra