La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
Opinión
EDITORIAL

No sirve un Gobierno que no pueda actuar

Logo editorial.

Logo editorial.

DN
18/10/2016 a las 06:00
  • DN
En los próximos días de despejará la duda sobre la posición del PSOE ante la investidura de Rajoy. Parece que por primera vez la presidenta andaluza Susana Díaz se pronuncia sin tapujos sobre la necesidad de dejar gobernar al líder del PP. Pero mientras los socialistas desojan la margarita interna sobre si se abstendrán -todos, parte o ninguno- en la votación nadie asegura la principal premisa en juego: la gobernabilidad. De poco sirve la formación de un Ejecutivo si nace con las manos atadas. Porque nada invita a pensar que el cambio de postura del PSOE para facilitar el mandato del actual presidente en funciones no sea una maniobra estratégica para evitar unas terceras elecciones en un año que podrían ser catastróficas para los socialistas. Ni la gestora que dirige Javier Fernández se muestra dispuesta a conceder al PP otra cosa que no sean los 11 votos que precisa para que le salgan las cuentas de la elección, ni el líder de los populares está en disposición de exigir al partido de Ferraz un acuerdo programático. En estas circunstancias el panorama no presenta un futuro muy prometedor. Podría ocurrir que a los pocos meses de sus investidura, Mariano Rajoy diera por finalizada la legislatura, incapaz de sacar en el Parlamento una sola iniciativa legislativa. Tan evidente es la poca capacidad negociadora del presidente de los populares como la oposición frontal que le aguarda. La rivalidad del PSOE y Unidos Podemos desencadenará una feroz carrera entre ambas para disputarse el diderazgo de la izquierda y del progresismo. Ninguna de las dos se mostrará dispuesta a negociar acuerdos con el partido del Gobierno para evitar dar una imagen pública de entrega a la derecha. Como mucho el Congreso tomará hoy en consideración una propuesta del PP de reforma de la Ley Electoral para recortar la duración de la campaña electoral a ocho días y evitar que unas posibles terceras elecciones generales se celebren el día de Navidad. Salvada esta coyuntura la etapa de incertidumbre no va a desaparecer. Hace falta que los líderes de los partidos hagan un gran esfuerzo para actuar con miras más altas que las demostradas hasta ahora. Por eso la desconfianza que inspira el proceso de investidura no desaparecerá ni aunque Rajoy sea elegido presidente.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra