Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Opinión
opinión

Eso es cosa de chicos

Celia Irigoyen

Celia Irigoyen

Celia Irigoyen

Actualizada 30/09/2016 a las 13:33
Etiquetas
Una amiga me contaba el otro día que su hija se quiere apuntar al equipo de fútbol de su colegio. A su madre, nada deportista todo sea dicho de paso, se le hace un poco raro imaginarse a su niña de 10 años jugando a algo de chicos. No pude menos que sentirme reflejada con su hija. Recordaba cuando en los recreos de Ursulinas, el colegio donde estudié, las monjas me reñían porque yo me iba a jugar con los chicos al fútbol, con mi uniforme y su práctica faldita larga, genial para darle patadas al balón. Pero a mí me daba igual porque me lo pasaba pipa. Sin embargo, se empeñaban en repetirme que el fútbol era cosa de chicos y que tenía que jugar a los cromos con las chicas… y buf, mis mosqueos me costaron más de un castigo que mi madre siempre me recordó.

Sin embargo, cuando comencé a jugar al tenis algo más en serio, con unos diez años, en el colegio les pareció estupendo. Nunca me dijeron “eso es cosa de chicos”. De hecho, hasta conseguí permiso para ir en chándal a clase y así poder ir más rápido a entrenar a los mediodías.

Y es que, yo me pregunto ¿por qué nos empeñamos en clasificar “esto es cosa de chicos” y “esto es cosa de chicas”? Se trata de que los pequeños crezcan haciendo ejercicio mientras se lo pasan bien, ¿no? Entonces, ¿qué más da que sea dando patadas al balón, jugando a pala o saltando a la comba?

¿QUÉ DEPORTE ES EL MÁS ADECUADO PARA LOS NIÑOS?

En realidad, creo que a estas alturas ya todos sabemos que la practica de algún deporte es conveniente para los más pequeños. Y, afortunadamente, cada vez la elección de los deportes está menos marcada por el sexo de los niños, aunque preguntando entre mis amigas, hay cierta tendencia en llevar a las niñas hacia la gimnasia rítmica o artística y a los niños al fútbol, pero ciertamente creo que la cosa está evolucionando.

Parto de la base de que no soy psicóloga, pero doy mi opinión teniendo en cuenta que sí he entrenado a niños pequeños en su día y que en la actualidad comparto tiempo habitualmente con chavales jóvenes que practican deporte. Algunos empiezan a competir y otros de momento entrenan para divertirse. Para mí, la clave en la decisión de cuál es el deporte más adecuado es que el niño o la niña forme parte en la elección. Es importantísimo que ellos estén motivados, que sea algo que les guste y les despierte interés. El deporte requiere esfuerzo, sacrificio… enseguida surgen las comparaciones, si ellos no están motivados, rápidamente querrán tirar la toalla, porque no lo eligieron y no les gusta “perder” o “ver a otros ganar siempre”. Les puede resultar frustrante y el empeño de los padres se puede convertir en un pesar para el hijo/a.

Una vez que ellos forman parte de la decisión, puedes pensar en qué les puede aportar cada deporte y ayudarles en la elección. Por ejemplo, las artes marciales les servirán para mejorar la coordinación, la natación les aportará coordinación y resistencia. El tenis, pala o pádel les ayudará a desarrollar la resistencia y la potencia. Con la gimnasia trabajarán la flexibilidad, con el patinaje o el ciclismo el equilibrio y la coordinación.

Sin duda, si en casa los adultos hacen deporte, los niños por imitación querrán probar con el mismo. Sino que se lo digan a mi padre, que a los seis años me llevó a jugar al tenis con él y desde entonces siento pasión por ese deporte en particular.

DEPORTE SEGÚN LA EDAD

“¿A qué edad empezaste a jugar?” Típica pregunta a deportistas. Rafa Nadal, por ejemplo, empezó a los 4 años y a los 8 ya ganaba su primer torneo en Baleares. Lionel Messi empezó a jugar a fútbol en un club de barrio de Rosario a los 5 años. Michael Phelps comenzó a nadar con 7 años, y Mireia Belmonte, a los 4.

Estos datos son reflejo de que el deportista de élite se “cultiva” desde pequeñito. Pero alejándonos un poco de estas grandes figuras, pensemos en que esas son las edades habituales en las que un niño/a ya comienza a desarrollar ciertas habilidades gracias al deporte.

Si tu hijo/a tiene entre tres y cinco años, lo mejor es que antes de nada el pediatra te confirme que no hay ningún problema físico o respiratorio, por ejemplo, que impida que haga cualquier deporte. Si todo está bien, es bastante popular a esta edad la natación, ya que se trabajan varios aspectos importantes para el desarrollo del niño/a; la coordinación, la resistencia, disciplina, esfuerzo… y para ellos es muy motivador ya que rápidamente van teniendo autonomía en el agua y van viendo el resultado de su esfuerzo.

Entre cinco y siete años lo que aconsejan es que pueda probar varios deportes, para que sea él/ella mismo/a quien se acabe decantando por el que más le guste. Aquí, cuando mis amigas me piden consejo, yo suelo decirles que lo mejor es que por un lado les apunten a algún deporte colectivo, tipo baloncesto, fútbol, balonmano… y por otro, a algo más individual, del tipo judo o tenis.

El deporte colectivo en principio les suele resultar más atractivo porque juegan con varios chicos o chicas de su edad y el compartir con el grupo se lo hace más divertido. Sin embargo, si el deporte individual se les da bien, y van demostrándose a sí mismos cómo pueden mejorar cada día y pueden encontrar la motivación en su propia superación. Ese fue mi caso, que a los 9 o 10 años, cuando los entrenamientos se intensificaban y no había tiempo para todo, me dijeron “o el baloncesto o el tenis, tienes que elegir”. No tuve ninguna duda, y opté a ojos cerrados por el tenis, a pesar de que aquello de los tiros libre se me daba bien y que me lo pasaba muy bien con mis amigas del equipo.

Sobre los 8 ó 9 años, es el momento de ver si tu hijo/a está más emocionado con alguno de los deportes que ha practicado hasta ahora, si está disfrutando especialmente con alguno, si destaca en alguno más que en otro. Quizás ha llegado el momento de plantearse que pruebe con la competición… pero por favor, que sea siempre que a él/ella le apetezca y tú veas que disfruta.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual