Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Opinión
OPINIÓN

El alcalde pasa la mopa en el Ayuntamiento

José Murugarren

José Murugarren

José Murugarren

Actualizada 30/09/2016 a las 10:22
Etiquetas
Si alguien comparte ascensor y al marcar el piso de destino hace un comentario sobre el tiempo, todos entendemos que se trata de una conversación de cortesía. De esas socialmente aceptadas para un viaje de un minuto entre la planta baja y el ático. Pero si al pulsar el interruptor el vecino nos aborda preguntando... ¿Cuáles son las prioridades de tu vida? La respuesta, la mía seguro, no pasa por esperar dentro hasta alcanzar el quinto, ni siquiera para dar una contestación de circunstancias. Huyo en el primero aunque para conseguirlo haya que bloquear el mecanismo.

Hay propuestas que son un despropósito. Y producen en el observador una agitación que combina sudor frío, desasosiego y risa floja. Este cóctel de sensaciones me alborota cuando el ayuntamiento pamplonés que comanda Bildu anuncia que va a arreglar la zona entre el zaguán y la planta noble, vamos que va a pasar la mopa por las paredes de la casa consistorial. En principio leo y me digo.., ¡Bien! La misma reacción aprobatoria me suscitaría toparme en el ascensor con un paisano que comente el asfixiante calor que estamos padeciendo. Afirma el Ayuntamiento que va a limpiar, sustituir alfombras y cortinas o pintar las paredes y aunque no figura en ningún proyecto, unas semanas después descubro en el periódico que mientras echaban lejía y barrían un poco, descolgaban cuadros de “monarcas malos” de las paredes sin intención de volverlos a colocar. Ahí aparece mi perplejidad. ¡Me hubiera querido bajar en el primer piso si fuera un ascensor! Aún hay quien piensa que la mejor manera de borrar la memoria es jugar al bingo con la historia de Navarra y retirar de la pared el rostro de Fernando el Católico. O demostrar a Felipe II, otro de los reyes entrados en desgracia, que aunque en su imperio no se ponía el sol, el alcalde ha preferido ponerlo para siempre a la sombra en un almacén municipal. “Será porque es un confeso republicano”, comenta en la cafetería un lector del diario tratando de encontrar una explicación. El asunto no va por ahí. El mismo alcalde que se entretiene descolgando lienzos reales ha protagonizado esta semana una ofrenda floral al rey Carlos III en la catedral. No es lo mismo para Bildu, ser rey antes de la anexión de Navarra por Castilla en 1512 que después. Esa fecha histórica marca filias y fobias. ¿Monárquico o republicano se preguntaba Mafalda en una viñeta? Yo lo que quiero que me salga bien es la vida, se respondía a sí misma con inteligencia práctica. Pues algo de eso hay. Bildu lo que quiere que le salga bien es la legislatura y su apuesta son los símbolos. Su alcalde , Asiron, afirma que ahora en Pamplona “se respira un aire más fresco”. Eso sostenía en junio y en julio le dio por empezar a retirar cuadros. No son frescos, pero quizás hablaba entre líneas y prepara ya otra nueva actuación también ‘histórica’.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual