La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
Opinión
EDITORIAL

Los partidos tensan la cuerda electoral

Un año en entredicho del Gobierno Barkos

DN
27/07/2016 a las 06:00
  • DN
El rey Felipe VI comenzó ayer la que será su cuarta ronda de consultas en siete meses, en busca de un candidato para la investidura y la conformación de un Gobierno. Los primeros contactos terminaron con dos apoyos a Rajoy (UPN y Foro Asturias) y tres negativas (Nueva Canarias, Coalición Canaria e Izquierda Unida). Llega la hora de la verdad para la política española sin que nada invite al optimismo. Los partidos siguen enrocados, sin haberse sentado a discutir la posibilidad de poner en común sus respectivos proyectos en la forma habitual en Europa, donde son infrecuentes las mayorías absolutas y es preciso negociar y pactar para que la democracia fluya generosamente. Las posiciones que mantienen los principales actores son conocidas. Mariano Rajoy desea gobernar, aunque sea al frente su exigua minoría de 137 diputados, siempre que se le conceda la investidura; Ciudadanos está dispuesto a abstenerse en la segunda votación; y el PSOE no va a apoyar la candidatura de Rajoy, al igual que las minorías nacionalistas y, por supuesto, Unidos Podemos. Si las actitudes no evolucionan, las terceras elecciones en un año comienzan a tomar cuerpo. Todos las rechazan como catastróficas para los intereses generales, pero nadie sacrifica sus posiciones. Sería trágico que PP, Ciudadanos y PSOE, los tres partidos más constitucionalistas, no se pusieran de acuerdo en lo que los une. No sólo para propiciar un Ejecutivo, sino para proporcionarle la gobernabilidad con un estabilidad mínima. Los grandes problemas que aguardan (estabilidad presupuestaria, déficit público, reforma constitucional, financiación autonómica, etc.) necesitan grandes consensos nacionales. No broncas por sistema. Y sobre el papel, la principal responsabilidad recae en Rajoy, Sánchez y Rivera, dado que, sobre esas grandes cuestiones nacionales, sus diferencias no parecen insalvables. De no salvar una situación que requiere miras más altas que las partidistas o personales, solo cabría pedir su relevo. Es inaceptable que renuncien a un proyecto común y sus esfuerzos se reduzcan a echarse la pelota unos a otros. PP y Ciudadanos están condenados a entenderse como el PSOE, obligado a permitir que gobierne el centro derecha, ya que ese es el deseo mayoritario.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra