Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Entrevista
César Cernuda

"Las pymes españolas deben salir a comerse el mundo"

El español que más lejos ha llegado en el gigante tecnológico cree que la revolución que vivimos "va a llevarnos a un mundo mejor"

Actualizada 27/08/2016 a las 23:27
  • COLPISA. MADRID
El internet de las cosas, los dispositivos móviles, la nube inteligente... El mundo se ha transformado sin tiempo para darnos cuenta. «Y es sólo el principio». Recién nombrado presidente para Iberoamérica de Microsoft, César Cernuda es el español que más alto ha llegado en el gigante tecnológico. Pocas voces como la suya pueden explicar la profundidad de los cambios que «tenemos la suerte de vivir».

¿Hacia dónde nos lleva la revolución digital?
Hasta ahora sólo hemos dado los primeros pasos, pero estamos en el camino para convertirnos en un mundo completamente digital. Estoy convencido de que nos va a llevar a un mundo mejor, en el que vivamos con más comodidades, aprendamos más y aprovechemos mejor nuestro tiempo. El sentido de la vida no es otro que ser felices y yo creo que la tecnología puede ser una herramienta muy eficaz.

¿Está la sociedad preparada?
Hay personas que no han cambiado porque, en realidad, no quieren. Pero también hay personas que han abrazado con ilusión los nuevos tiempos y están muy contentas. Lo que estamos viviendo es imparable. La clave está en mirarlo desde otra perspectiva: si pensamos en la juventud, el cambio ya se ha hecho.

¿Cómo explicar lo que pasa a alguien ajeno a las tecnologías?
Es fundamental comprender dos conceptos: la movilidad y la nube. Hoy más que nunca necesitamos ser capaces de acceder a datos e información desde cualquier lugar. Eso es la movilidad, no sólo los teléfonos móviles. Ahora bien, para poder acceder a estos datos, antes deben estar almacenados en algún sitio. Y ese sitio es la nube. Lo que te permite consultar desde cualquier sitio tus fotos, tus archivos, tus contactos... Lo que te permite trabajar desde casa como si estuvieras en la oficina. Si estos dos conceptos han vuelto del revés las relaciones sociales, imaginemos lo que pueden hacer en el mundo de las empresas. El potencial es infinito en términos de productividad.

Este es uno de los argumentos de los enemigos de esta revolución: alegan que producirá una enorme destrucción de empleo.
No es lo que está ocurriendo. No se están destruyendo puestos, se están transformando. Sólo hay que pensar en cuánto dinero se ha generado con la creación del mercado de las aplicaciones y las ‘startups’... De hecho, todas las empresas se están convirtiendo ya en una ‘startup’ porque están invirtiendo muchísimo en tecnología para digitalizarse. Esto está generando mucho empleo y, además, mucho más cualificado.

LA REINVENCIÓN DE MICROSOFT

También Microsoft ha tenido que reinventarse...
Por supuesto. Yo llevo 16 años en la compañía y cada año toca cambiar. Antes vendíamos licencias, ‘softwares’, y ahora lo que consumen nuestros clientes son los servicios en la nube, mediante el pago de una suscripción. Ni el negocio es el mismo, ni el tipo de servicio que ofrecemos, ni los clientes. Es un gran reto, pero también un momento muy bonito, muy refrescante.

¿Cuál es ahora su estrategia?
La misión de nuestra compañía es crear un mundo mejor donde las empresas y las personas puedan hacer más. Y se basa en tres grandes pilares: crear una informática mucho más personal, mejorar la productividad en los procesos empresariales y lograr una nube inteligente.

¿Qué es la nube inteligente?
Hay que imaginar un sitio donde no sólo se almacenen datos, sino donde se pueda acceder a ellos y analizarlos. La explosión de internet y las redes sociales ha inundado la red de información no estructurada. Por ello, tener una tecnología inteligente capaz de leerlos marca la diferencia. Sólo hay que pensar en la banca. Las entidades tienen muchísimos datos de sus clientes, pero no disponen de estos ‘datos no estructurados’, aunque es una información pública, que está ahí, al alcance de la mano. Si consiguen cruzarlos probablemente serán capaces de tomar mejores decisiones, dar créditos con menos riesgos, conocer mejor a sus clientes y ofrecer un servicio de mayor calidad.

¿Le preocupa la gestión de la privacidad de los datos?
Mucho. Uno de los mayores retos es ayudar a la juventud a entender y manejar su privacidad.

¿Es más seguro para una empresa guardar sus datos o depositarlos en la nube?
Microsoft invierte más de 1.000 millones de dólares al año en seguridad. Es difícil encontrar un sitio donde los datos vayan a estar más seguros. El mejor ejemplo es que, en estos momentos, Microsoft está en juicio contra el Gobierno americano porque nos está solicitando los datos de un cliente en Irlanda y consideramos que no les pertenecen. Así que no se los hemos dado y les hemos denunciado. Los datos no son nuestros, sino de nuestros clientes.

¿Qué fortalezas y debilidades tiene España para competir en este nuevo mundo digital?
Tiene un gran talento y la suerte de ser un país en el que se vive muy bien. La emigración ha crecido bastante, y eso es bueno. Me gusta que el talento tenga experiencias internacionales para luego volver a España. Aunque aquí se encuentra también el que quizás sea nuestro punto débil. En demasiadas ocasiones creamos empresas con una visión local, pensando sólo en el mercado español. Y para expandirse y escalar, la nube puede ser un factor fundamental porque democratiza el acceso a la tecnología. Tenemos grandes empresas en España y también grandes pymes. Sólo falta que se animen a salir a comerse el mundo.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual