Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ECONOMÍA

La desaceleración se cierne sobre la economía española en 2017

Ninguna institución, ni siquiera el Gobierno, dudan de que el temporal llegará el próximo ejercicio, aunque la gran incógnita es saber de qué intensidad será esa tormenta

11/08/2016 a las 06:00
  • COLPISA
La economía española atraviesa las aguas tranquilas de 2016 gracias al impulso de los vientos de cola que le acompañan desde el pasado ejercicio, pero otea ya en el horizonte los nubarrones que se ciernen sobre 2017 y vaticinan turbulencias. Ninguna institución, ni siquiera el Gobierno, dudan de que el temporal llegará el próximo ejercicio, aunque la gran incógnita es saber de qué intensidad será esa tormenta.

Es decir, qué profunda será la desaceleración económica de 2017 que ya pronostican FMI, Comisión Europea o la OCDE. Un ralentización que dependerá, entre otras cosas, de la resolución de la incertidumbre política que permita cumplir los compromisos con Bruselas y del impacto real del 'brexit'. El último en realizar un pronóstico fue el BBVA Research, que este miércoles revisó cuatro décimas a la baja su previsión del PIB para el próximo curso y la situó en el 2,3%, aunque mejoró en la misma proporción el avance para 2016 hasta el 3,1%. Un pronóstico más optimista que el del Gobierno, que en la reciente actualización del cuadro macroeconómico situó el incremento del PIB en un "prudente" 2,9% este año, pero redujo la estimación al 2,3% en 2017. Una situación similar ocurre con el ritmo de creación de empleo, que podría ralentizarse como de hecho ha ocurrido en el segundo trimestre del año, según la EPA.

También el Banco de España ha insistido en los últimos boletines en una desaceleración de la velocidad de creación de empleo en los próximos trimestres. Sin embargo, el Gobierno sostiene que el paro bajará al 16,6% a finales del próximo año, lo que sería la menor tasa desde el cuarto trimestre de 2008. El principal riesgo a nivel interno de cara al próximo año radica en la dificultad para formar un nuevo Ejecutivo y las consecuencias derivadas de ello, como por ejemplo, la reducción de las inversiones o la pérdida de confianza en los mercados. La realidad es que esta inestabilidad no ha pasado factura todavía a la economía. De hecho, el PIB avanza a un ritmo superior al esperado y la financiación del Tesoro en los mercados de deuda sigue en mínimos históricos (este miércoles el bono a 10 años cerró en el 0,94% por primera vez).

Sin embargo, ese escenario de calma puede deteriorarse. "Aunque los datos de actividad no muestran desaceleración alguna hasta el momento, la realización de ciertos riesgos externos e internos anticipa una ralentización durante los próximos trimestres", señala el documento del centro de estudios del BBVA. Por todo ello, advierte de que "la vulnerabilidad de la economía española va en aumento". De momento, un primer síntoma, todavía leve, fue que el PIB del segundo trimestre avanzó un 0,7%, una décima menos que el anterior. Además, España deberá acometer el próximo año un importante ajuste de hasta 15.000 millones para cumplir con la nueva senda de déficit comprometida con Bruselas.

Ese será el coste de reducir un desequilibrio de ingresos y gastos del 4,6% que estima la Comisión Europea para 2016 al 3,1% de 2017. Un esfuerzo que puede conllevar un efecto negativo. Y es que el BBVA Research destaca que las medidas correctoras para contener el gasto público y cumplir con Bruselas "lastrarían" el crecimiento de la demanda interna, uno de los grandes motores de la economía. Riesgos exteriores Pero los problemas también vienen del exterior. El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, achacó las menores previsiones de crecimiento de 2017 a la "incertidumbre a nivel mundial" y señaló al 'brexit' como responsable de la pérdida de dos o tres décimas el año que viene. Todos los expertos coinciden en que el impacto de la salida del Reino Unido de la UE se dejará notar a partir de 2017. Este fue el motivo que llevó al FMI a rebajar el crecimiento de España -y de la mayoría de grandes economías de la zona euro- para ese ejercicio hasta el 2,1%. Uno de los efectos del 'brexit' será la reducción del flujo comercial entre los países comunitarios y Reino Unido, aunque dependerá en gran medida de las condiciones arancelarias que se fijen en esos intercambios. Asimismo, la depreciación de la libra perjudicará la cuenta de resultados de las empresas españolas que operen allí.

Otro de los nubarrones que aparecen en 2017 tiene que ver con la desaceleración de la economía mundial, especialmente de los mercados emergentes como China. Estas economías pueden afectar sobre todo a países como Alemania y Francia, que a su vez son los principales socios comerciales de España. Asimismo, los precios del petróleo remontan poco a poco y su impacto en la mejora económica se reducirá gradualmente.

Pero no todas las noticias del exterior son negativas. La política expansiva del BCE todavía se mantendrá durante un periodo prolongado, lo que contri​​​​​​buye a calmar a los mercados y beneficia a países como España, cuya deuda pública se sitúa en el 100% del PIB. Una ayuda para capear la próxima tormenta.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual