Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
MACROECONOMÍA

El comercio exterior de China se desploma y aumenta la preocupación por su economía

En julio las importaciones cayeron el triple que las exportaciones y la debilidad del mercado interno parece la causa

China estabiliza su economía

China estabiliza su economía

Varias grúas trabajan en la construción de unos edificios comerciales en Pekín, China.

EFE
Actualizada 08/08/2016 a las 21:09
  • COLPISA. SHANGHÁI
Un nuevo dato macroeconómico vuelve a poner en entredicho el optimismo oficial sobre la economía china. El comercio exterior de la segunda potencia mundial se desplomó en julio por encima de las expectativas: las importaciones cayeron un 12,5% con respecto al año anterior -un 8,4% comparadas con el mes anterior- y las exportaciones se dejaron un 4,4% -4,8% frente a junio-. Se trata de dos datos preocupantes que, además, provocan serias dudas sobre el éxito que Pekín está teniendo en la transformación de su modelo económico.

El Partido Comunista busca convertir al consumo interno en el motor que antes fueron la inversión extranjera y las exportaciones. No en vano, si durante los últimos meses los líderes chinos pudieron argumentar que el problema estaba en la debilidad de la demanda externa, el desplome de las importaciones, que llevan 21 meses de caídas concatenadas, apunta a carencias en el mercado interno. Según diferentes analistas, es una muestra de cómo las medidas de estímulo han dejado de tener efecto. "No creemos que los datos mejoren en los próximos meses debido al mal estado del comercio global y a la baja demanda interna de China", vaticinó en una nota el analista Louis Kuijs, de la Universidad de Oxford.

El problema se acentúa por la caída de las exportaciones en 12 de los últimos 13 meses. Entre enero y julio se dejaron un 7,4% de su valor, aunque los mercados más desarrollados tuvieron un comportamiento bastante bueno: las ventas a EE UU se contrajeron sólo un 2% mientras que los productos chinos que compra la UE se redujeron en un 3,2%. "No obstante, los signos de una mejora en la actividad manufacturera de los principales socios comerciales de China no han servido para azuzar sus exportaciones", analizó el economista de Capital Economics, Julian Evans-Pritchard.

DEPRECIACIÓN DEL YUAN 

Tampoco la continua depreciación del yuan parece haber tenido el efecto deseado. La divisa china ha perdido un 6% de su valor frente al dólar estadounidense, no ha sido suficiente para evitar el frenazo en el comercio externo.

"En el mundo empresarial muchos no se creen las cifras oficiales de crecimiento -un 6,7% en el primer semestre del año- y hay la sensación de que el país está tratando de esconder una crisis y de mitigarla artificialmente con inversión pública", comenta un empresario español del sector de automoción. "El problema es que China es cada vez más cara, razón por la que algunos fabricantes buscan otros destinos, pero no logra aumentar su productividad y su competitividad de forma proporcional", explica.

No obstante, el aparato de la propaganda china continúa centrando sus informaciones en lo positivo. En el marco de esta estrategia, este lunes la agencia de noticias oficial, Xinhua, hizo hincapié en la confianza que las familias tienen en la economía del Gran Dragón. El Indice de Percepción de Riqueza de China, una variable que se mide de forma bimensual, ascendió en julio a 137 puntos, cuatro más que en mayo. Cualquier cifra por encima de los cien significa el vaticinio de una expansión económica. Los analistas, sin embargo, no lo tienen tan claro.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual