Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
REINO UNIDO

El miedo al 'brexit' lleva a Londres a abaratar su dinero por primera vez en siete años

El Banco de Inglaterra, que se plantea incluso una segunda bajada de tipos este año, imita al BCE y también tira de bazuca para dar liquidez

05/08/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
El miedo a un ‘brexit’ cuyos efectos negativos aún resultan algo inciertos llevó ayer al Banco de Inglaterra (BoE), institución tradicionalmente conservadora, a adoptar la decisión de rebajar su tipo de interés oficial al mínimo histórico. Queda ahora en el 0,25%, aunque la ‘Vieja Señora de Threadneedle Street’ -como se conoce a dicha institución por su sede-, no descarta dar una vuelta de tuerca más antes de finales de año y dejar dicha tasa en un nivel próximo al 0,1%. Así lo espera "una mayoría de miembros" de su comité de política monetaria, según las actas oficiales de la reunión.

Lo cierto, no obstante, es que no ha habido sorpresas respecto al guión esperado desde que en su reunión del 14 de julio el supervisor bancario británico resolviera aplazar cualquier medida hasta agosto para dar tiempo a que el entonces recién estrenado Gobierno liderado por Theresa May pudiera dar sus primeros pasos. Transcurridas tres semanas de gracia, ha entendido que no tenía sentido dilatar más lo previsto.

Al fin y al cabo, lo que ha hecho es tirar del manual habitual en los últimos años en los grandes bancos centrales, tanto el europeo (BCE) como el estadounidense (Fed) y también el japonés, el más habituado a usar el llamado efecto helicóptero, es decir, elevar de forma masiva la oferta monetaria en la economía para que actúe como antibiótico ante un posible aumento de temperatura en los mercados, en este caso por la ya aprobada salida del Reino Unido de la UE. Porque amen de abaratar el precio del dinero desde la tasa del 0,5% en que fue anclado en marzo de 2009 -en lo peor de la última gran crisis mundial-, el Banco de Inglaterra puso este jueves sobre la mesa 70.000 millones de libras nuevos, ampliables en otros 100.000.

Trasladado en euros, y desglosado por tipos de herramientas, hablamos de 71.500 millones de euros para ampliar su programa de compra de activos, el equivalente al QE que el BCE activó en la primavera de 2015 y que en el caso británico superaría ahora los 435.000 millones de libras (518.389 millones de euros). A su vez, aportará otros 11.830 millones de euros para comprar deuda de empresas, en previsión de que puedan tener problemas para financiarse.

Por si fuera poco, ha dispuesto una línea especial de financiación para los bancos con una dotación máxima de 118.000 millones de euros. Su objetivo, según anunció ayer el supervisor británico, es "reforzar la transmisión de la rebaja de los tipos de interés". Dicho en román paladino, el BoE es consciente de que en la medida que el interés oficial se aproxima a cero a las entidades les resulta menos rentable dar créditos, pero como a la vez quiere reducir los costes de los préstamos para hogares y empresas, ha optado por compensar a la banca para que no cierre su grifo pese a la rebaja de tipos. Lo que está por ver es si la encarecerá.

El bazuca no es un arma exclusiva de ‘Super Mario’ Draghi. Su homólogo británico Mark Carney, conocido como ‘el George Clooney de los bancos centrales’ por cierto parecido físico con el famoso actor, ya anunció el 24 de junio tras confirmarse oficialmente la victoria del ‘brexit’ en el referéndum que no dudaría en construir los "cortafuegos" necesarios "para respaldar el funcionamiento de los mercados". El Banco de Inglaterra, dijo entonces, está "preparado para proveer más de 250.000 millones de libras (295.000 millones de euros al cambio actual, 15.000 menos que en aquellos días) de fondos adicionales a través de sus cauces habituales". De momento ha presentado dos tercios de esa suma.

DISCREPANCIAS INTERNAS

Pero no todos en el BoE están de acuerdo con esa estrategia, aunque sí la mayoría. Las actas del encuentro de este jueves reflejan que uno de cada tres miembros de su comité (son nueve en total) votaron en contra de elevar aún más la barra de liquidez para comprar todo tipo de activos (también públicos), si bien solo uno de todos ellos se opuso a materializar también un programa para comprar deuda de empresas.

Carney defendió luego la validez de sus medidas, cuya efectividad habrá que comprobar en los meses próximos. Se centró en la compra de deuda corporativa que, según él, incrementará la demanda en los mercados secundarios pues en la medida que los inversores vendan sus bonos al BCE es "probable" que luego repitan la acción. Por eso cree que estimulará nuevas emisiones y una rebaja en las primas de liquidez.

Al menos los mercados sí parecen haberle creído, aunque solo a medias. Las principales bolsas europeas cerraron este jueves con subidas tras tres jornadas de pérdidas lastradas por los bancos. Así, Londres avanzó casi un 1,6%, Madrid (Ibex-35) rozó otro 1,5% y Milán un 0,6%, prácticamente en línea con Fráncfort y París.

Sin embargo, la agencia de calificación Fitch teme que el Banco de Inglaterra se quedará corto, aunque haya ido "más allá de nuestras expectativas", a causa del menor gasto empresarial por las incertidumbres del ‘brexit’. El propio BoE ha empeorado sus proyecciones, en su mayor recorte desde 1993. Ahora no cree que el PIB del Reino Unido crezca más del 0,8% en 2017 y estima que la tasa de paro subirá al 5,6%.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual