Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
PROYECTOS EMPRESARIALES

​El crédito sigue con el freno echado pese a la salida de la crisis

La financiación bancaria a empresas y hogares no ha dejado de caer desde principios de 2011 y en el primer semestre ya ha descendido un 1,6%

Vista de la sede del Banco Central Europeo.

El empuje del BCE hace que toda la Eurozona vuelva a crecer

Vista de la sede del Banco Central Europeo.

EFE
02/08/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
¿Sigue faltando demanda solvente o las entidades financieras prefieren aguantar hasta que cambie la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE)? La pregunta la han puesto sobre la mesa los expertos a la luz de los últimos datos del Banco de España, que reflejan como el grifo crediticio solo se abre a cuentagotas para el sector privado y, de hecho, la financiación bancaria que recibe no ha dejado de caer desde principios de 2011.

Las cifras de junio no han hecho más que confirmar una tendencia aparentemente preocupante, con una nueva bajada del crédito concedido a sociedades no financieras (empresas) y hogares. Resulta, no obstante, el descenso interanual más bajo (-1,2%) en lo que va de año, con un recorte medio del 1,6% (el peor dato se registró en abril, con una caída del 2,1%). Y todo esto, además, mientras la financiación bancaria a las administraciones públicas continúa recuperándose, creciendo a una media del 3,7% hasta mayo.

Desde el punto de vista de las empresas, no obstante, el vaso se podría ver medio vacío o medio lleno. Lo segundo sería consecuencia de la extensión del programa de compra de activos del BCE para incluir bonos emitidos por sociedades no financieras. Desde que el plan arrancó el pasado 8 de junio (y hasta el 29 de julio), la institución que preside Mario Draghi había adquirido deuda corporativa por 13.214 millones de euros, con inversiones diarias de las que se han beneficiado sobre todo multinacionales como la cervecera belga Anheuser-Busch, la ingeniería alemana Siemens, la automovilística francesa Renault, la aseguradora italiana Generali y la operadora española Telefónica, además de las energéticas Repsol e Iberdrola.

Desde la firma Analista Financieros Internacionales (AFI) y otros institutos apuntan que esa nueva vía de financiación alternativa para las grandes empresas ha hecho que se vayan desbancarizando y, dado que en volumen los créditos que tienen concedidos son mayores que los de las compañías pequeñas y medianas (pymes), el resultado es una presión mayor a la caída del saldo vivo del crédito bancario que ya se viene arrastrando más de un lustro.

Desde el máximo histórico que alcanzaron a finales de junio de 2012 los préstamos concedidos a los sectores no financieros, con 2,83 billones de euros de saldo entonces, la financiación que reciben de las entidades bancarias se ha reducido en 122.623 millones. La diferencia es que mientras las administraciones públicas no han dejado de aumentar su crédito -eso sí, a menores tasas interanuales, desde el 20% de finales de 2012 hasta el 4,1% actual (dato de mayo)-, empresas y hogares no han hecho más que bajarlos.

En el caso de las compañías, su financiación ha descendido en 263.865 millones en los últimos cuatro años (su saldo vivo era de 1,16 billones a junio de 2012), mientras que para las familias la caída en el mismo período ha sido de 128.843 millones (tenía concedidos casi 853.000 millones en el ecuador de 2012). Un recorte de su deuda que, por otro lado, ha sido bien vista desde el Banco de España al valorarlo como un desapalancamiento de la economía productiva. El pasivo de los hogares, sin embargo, subió en junio por vez primera en siete meses.

Lo que pasa es que visto en perspectiva también supone menos recursos para el ámbito privado: 43.000 millones 'evaporados' en lo que va de año y 68.000 millones menos en los últimos 12 meses para dejar su saldo total en 1,62 billones al cierre de junio. Por el contrario, solo desde principios de año el capital concedido por la banca al sector público ha aumentado en 48.000 millones y la tendencia sigue al alza.

PESA LA INCERTIDUMBRE

En cualquier caso, hay explicaciones para casi todo. La propia incertidumbre política, con un Gobierno en funciones desde el 20 de diciembre, es una de ellas. Dado que algunos proyectos empresariales se han tenido que ralentizar, o incluso directamente paralizar, las necesidades financieras en ese sentido han sido menores e incluso ha provocado que sean sufragadas por vías alternativas (deuda corporativa).

A su vez, sin embargo, las propias entidades financieras no ven claro el negocio de prestar ahora -salvo en créditos a largo plazo e interés variable-, con el precio del dinero en mínimos históricos en la Eurozona y sin prever subidas -aunque sean mínimas-, al menos, hasta 2017. Eso sin contar con su argumento ya conocido de que la demanda "solvente" aún no se ha recuperado y pese a que las barras multimillonarias de liquidez que ha concedido el supervisor bancario europeo desde hace más de año tenían precisamente el objetivo de reactivar los préstamos.

De hecho, según la última encuesta de préstamos bancarios del BCE, en un segundo trimestre "sin cambios significativos" en los criterios de concesión en España, las solicitudes de financiación de las pymes avanzaron mientras que se redujeron las de las grandes firmas. Subieron, además, las peticiones a corto plazo y el resto apenas se movieron.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual