Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
UNIÓN EUROPEA

​Un rescate bancario a la italiana

Con 360.000 millones en créditos morosos, Renzi amenaza con el 'efecto contagio' para aportar dinero público sin apenas contrapartidas

​Un rescate bancario a la italiana

​Un rescate bancario a la italiana

Imagen de la entrada de la sede de la Banca Monte dei Paschi di Siena .

EFE
31/07/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Al primer ministro italiano, Matteo Renzi, le ha salpicado la crisis bancaria de su país en el peor momento de su mandato. Justo a tres meses de un referéndum crucial sobre el futuro del Senado y el funcionamiento de la Administración, en el que se juega su futuro político. Por eso no quiere asumir riesgos, ni que sus ciudadanos -sus electores- paguen los platos rotos de un sistema financiero que hace aguas.

El rescate de sus bancos será edulcorado, sin tantas condiciones como las que la Unión Europea puso a España en 2012 y con mucha menos transparencia que aquella operación, aunque repleto de injerencias políticas... Es decir, muy a la italiana. Los resultados de los test de estrés publicados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) el viernes han confirmado lo que toda la banca preveía: que Monte dei Paschi di Siena es el 'coco' de la banca europea. Su ratio de capital, en un escenario económico adverso, se situaría en negativo (-2,4%) en 2018. De hecho, la firma anunciaba minutos antes de conocerse el resultado de las pruebas de esfuerzo que el BCE había dado su visto bueno a un plan de recapitalización por importe de 5.000 millones para asegurar su viabilidad.

Aunque se trata de un sector muy atomizado que no estaba obligado a superar las pruebas de la EBA en su conjunto, el importe del rescate bancario italiano no podrá superar ese déficit de capital que determinan los test de estrés. Así lo especifica la directiva de Recuperación y Resolución Bancaria (BRRD). Pero es lo que menos le preocupa a Matteo Renzi, consciente de que esa misma norma abre la puerta a la flexibilidad ante "el peligro de contagio o por problemas de estabilidad".

Enfundado en ese miedo, el primer ministro italiano prefiere inyectar dinero público antes de que los inversores que tengan deuda del sector asuman pérdidas. Porque "muchos de ellos son pequeños ahorradores que luego han de votar en octubre", explica Robert Tornabell, profesor de ESADE. Incluso aunque las normas del 'bail-in', las que definen cómo debe ser la reestructuración de un banco, así lo exijan.

Los expertos sostienen que se tratará de un plan de recapitalización "muy diferente a otros que se han hecho antes", según Albert Enguix, analista de GVC_Gaesco. "En casos como el de Monte dei Paschi será blando, con la excusa del contagio", indica. Italia es otro periférico, como España, Irlanda o Portugal. Pero solo hasta cierto punto. "Parece injusto, pero no será igual", aclara. Y será así, entre otras razones, porque la economía europea no puede permitirse otro susto bancario que impida un mayor crecimiento. "Los efectos del 'brexit' son una de las principales causas para aplicar esta excepción", indica Enguix, quien recuerda que "tampoco habrá un memorándum" como el que se impuso a España, repleto de recortes, ajustes y reformas extraordinarias.

En un mes, las acciones del sector han llegado a perder un 30%. Y esa circunstancia tensiona a unas entidades que tienen su talón de Aquiles en el riesgo de crédito. Esto es, justo en los elevados niveles de morosidad de sus préstamos, que no han dejado de crecer estos años.

EL GERMEN DE LOS IMPAGOS

La banca italiana tiene, de media, un ratio de dudosidad en el entorno del 16%. Jorge Soley, profesor de IESE, recuerda que "en España decíamos que cuando esa morosidad se situaba por encima del 10% ya era problemática". Y apunta que, en realidad, "nadie sabe exactamente qué es lo que esconden" esas entidades.

Algunas de ellas, como Monte dei Paschi alcanzan una morosidad del 21% sobre el conjunto de créditos. En total, acumulan 360.000 millones de activos impagados, una cifra insoportable para cualquier país.

No se trata de las consecuencias de una burbuja inmobiliaria, como sí pasó en España. "Allí se han registrado muchos créditos fallidos, sobre todo entre las pequeñas y medianas empresas", sostiene Tornabell. Este profesor explica que Italia "no ha crecido desde su pertenencia al euro" y que, sin alza del PIB, las compañías no pueden pagar sus créditos. "No es un problema de familias", apunta.

Otra realidad social explica el auge de los impagos italianos, con la financiación al consumo cuestionada. "La morosidad en estas líneas se ha disparado, con retrasos de más de 90 días", advierte Enguix.

La puntilla al sector bancario se la habrían puesto los partidos. "Sus bancos tienen muchos créditos concedidos bajo criterios políticos y no tanto financieros", reconoce Jorge Soley. Este profesor explica que "es un sector muy vinculado a la partitocracia", porque cada vez que hay una cita electoral cambian los dirigentes de las entidades. El grupo más afectado en los test muestra esa realidad:_Paschi di Siena recibió 1.900 millones en 2009 con Giuseppe Mussari como presidente, que antes compró Antonveneta al Santander por 9.000 millones en 2007. Ahora lucha por deshacerse de este lastre.


Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual