Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
BANCA

Popular se plantea un ajuste que afectaría a uno de cada cinco empleados

La entidad se plantearía recortar entre 2.500 y 3.000 puestos de trabajo de los 15.000 en activo

EL BANCO POPULAR GANA 278 MILLONES DE EUROS HASTA SEPTIEMBRE, EL 8 % MENOS

EL BANCO POPULAR GANA 278 MILLONES DE EUROS HASTA SEPTIEMBRE, EL 8 % MENOS

Rueda de prensa del Banco Popular anterior.

J. J. Guillén
22/07/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Banco Popular tiene que seguir quitándose peso de encima y previsiblemente acudirá a una fórmula clásica, pero con la que esta y otras entidades han conseguido resultados inminentes: salidas laborales y cierre de oficinas. La situación por la que pasa el banco, acuciado además por un contexto de tipos bajos, puede suponer que hasta un 20% de su plantilla se vea afectada por el ajuste laboral que la firma tendría que realizar durante los próximos meses, antes de que finalice el año.

Si se materializa la medida, que el banco no ha querido ni admitir ni desmentir, se trataría de un recorte de plantilla aún mayor que el que ha llevado acabo desde que en 2011 adquiriera la actividad de Banco Pastor. En los cuatro últimos años han salido de la entidad 3.000 trabajadores, lo que supone una merma del 17%. Ahora, se plantearía recortar entre 2.500 y 3.000 puestos de trabajo de los 15.000 en activo.

Aún no hay ningún documento sobre la mesa y ni siquiera los sindicatos de la entidad han sido informados sobre esta última intención de la directiva. De hecho, UGT y CC OO esperan que sea durante la próxima semana -el día 29 presentará sus resultados- cuando el banco les comunique sus previsiones.

En su última intervención ante la junta de accionistas, el presidente, Angel Ron, indicó que seguirían realizando una reducción de gastos "en un entorno desafiante, en la medida en que lo provoquen los cambios tecnológicos2. Pero siempre apuntaba a modificaciones puntuales, en función de las condiciones del mercado, y no un drenaje laboral como éste.

La duda reside ahora en saber quiénes serán los afectados de una plantilla que, según los representantes de los trabajadores, este jueves volvió a vivir una jornada de preocupación. El plan de ajuste se quiere realizar sin medidas drásticas. Esto es, acudiendo a jubilaciones anticipadas, en primer lugar, y a bajas incentivadas, después, para no forzar salidas. Buena parte de la plantilla de Popular se encuentra en una franja de edad proclive a las prejubilaciones. Fuentes sindicales señalan que los empleados de entre 55 y 65 años suman 2.200 personas. Aunque, ni siquiera en el caso de que todos ellos aceptaran la propuestas, se cubrirían las bajas previstas.

Otra cuestión será aclarar a qué estructuras del banco afectará en mayor o menor medida esta sangría de empleados. No solo se trataría de trabajadores que se encuentran en oficinas a pie de calle, sino también de aquellos que realizan funciones en los servicios centrales del grupo.

Y para rematar, muchos empleados se preguntan a qué zonas geográficas dirigirá su vista la dirección. Popular tiene la mayor concentración de oficinas en Andalucía (el 17,2%), Galicia (14%) y Madrid (13%). Ahí es donde se podría actuar. Pero también en poblaciones pequeñas dispersas por todo el territorio nacional, según fuentes cercanas a la entidad financiera.

El despido de trabajadores irá en paralelo al cierre de sucursales, en las que se echará la llave a unos 300 locales de los 2.124 con los que contaba hasta 2015. En los cuatro últimos años, Popular ya había liquidado una de cada cuatro oficinas. Ahora se dejaría por el camino otro 15% de su red. Como en anteriores ocasiones, analizarían los municipios donde haya un mayor solapamiento, dependerá de la ubicación que tengan y del régimen -alquiler o propiedad- que tenga el inmueble.

CAPÍTULO POST-AMPLIACIÓN

La medida llegará provocada tras la ampliación de capital de 2.500 millones de euros que el Popular realizó el pasado mes de junio. Los analistas consultados sostienen que el banco tuvo que acudir a esta medida extraordinaria de financiación ante las dificultades por las que pasa la entidad, para poder deshacerse con hasta 15.000 millones de su cartera inmobiliaria, que lastra sus cuentas. Y esos mismos expertos consideran ahora que el ahorro de costes va ligado a esa macroperación.

Fuentes del mercado también apuntan que tanto la ampliación como el previsible ajuste supone un lavado de cara del Popular ante una posible operación de integración con otra entidad. O más bien -ndican esos mismos expertos- una compra por parte de otra firma. Es una posibilidad que el sector financiero no descarta -la fusión con Sabadell estuvo a punto de materializarse hasta el pasado mes de mayo- por las necesidades que tiene para seguir adelante. Este jueves, las acciones de Popular lideraron las subidas en Bolsa al apuntarse un 3,8%.

Con una plantilla reducida a unas 12.000 personas y una red de oficinas que contaría con unas 1.800 sucursales, Popular mostraría una imagen más apetecible de un banco que tiene entre sus principales activos la cartera de clientes de pequeñas y medianas empresas (pymes).

 

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual