Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
FINANZAS

Cláusulas suelo, el 'coco' de la banca

Las entidades ya se han dejado 1.700 millones para atajar un conflicto que, al final, resolverá la justicia comunitaria

Instituciones europeas en Luxemburgo: Edificios del Tribunal de Cuentas, Tribunal de Justicia, el Banco Europeo de Inversiones y Parlamento Europeo.

Instituciones europeas en Luxemburgo: Edificios del Tribunal de Cuentas, Tribunal de Justicia, el Banco Europeo de Inversiones y Parlamento Europeo.

ARCHIVO DN
Actualizada 23/04/2016 a las 20:52
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
Ningún banco contaba con que tuvieran que dejar de aplicar los tipos de interés mínimos que venían cobrando en sus hipotecas, porque nadie preveía un euribor incluso en negativo; ninguna entidad había tenido la pesadilla de reintegrar las cantidades cobradas indebidamente, hasta que una sentencia del Tribunal Supremo de mayo de 2013 lo dictó para algunas firmas, y otro fallo del pasado día 7 de un tribunal de Primera Instancia lo certificó para 40 financieras; y ahora, ningún grupo se plantea devolver cada uno de los euros ingresados en exceso a sus clientes por la diferencia entre el interés real de sus hipotecas y la cláusula suelo que los limitaba a la baja. La solución final dependerá del criterio que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dicte en unos meses, tras el inicio de la vista que se iniciará este martes en su sede de Luxemburgo.

La confianza inicial de la banca se ha tronado en sorpresa judicial, y alcanzaría la decepción total si la UE les da el mazazo definitivo, en doble un sentido: reputacional, pero sobre todo económico. La factura a la que podría ascender una rectificación completa de las cláusulas se aproxima a los 16.000 millones, según los cálculos de Analistas Financieros Internacionales (AFI). Esto es lo mismo que todo el sector consiguió ganar entre 2013 y 2014. Sin embargo, la actuación de las entidades para afrontar este problema es completamente diferente. Cada firma ha optado por una vía, en modos, plazos y rectificaciones que son de lo más heterogéneo posible.

Para cuantificar el impacto de los suelos hay que tener en cuenta lo que las firmas han provisionado hasta ahora, o han tenido que extraer de sus beneficios, con el cumplimiento de las sentencias en vigor; el coste que asumirían si el TJUE decreta la retroactividad total; y el dinero que dejarán de ingresar en los próximos años con sus hipotecas esquilmadas de intereses mínimos.

La mayoría de los bancos se han dejado mucho dinero por el camino en forma de dotaciones realizadas para anticiparse a un posible impacto en el futuro; o directamente de recortes en sus beneficios anuales. Sólo Sabadell se ha resistido a retirarlas y, por ahora, a reservar cualquier cantidad específica para afrontar esta contingencia. Aunque el banco está "aprovechando", según su consejero delegado, Jaime Guardiola, para ofrecer a sus clientes cambiar sus hipotecas a tipos fijos.

La última entidad que sí ha provisionado dinero ha sido Popular, al drenar 350 millones con cargo a los resultados de 2015 para hacer frente a la última sentencia que respondía a una macrodemanda de varias asociaciones. También Liberbank acaba de anunciar una provisión de 182 millones, incluido el coste del ERTE que ha planteado. CaixaBank lo hizo el año pasado en una cuantía de 515 millones; Bankia, en 40 millones; BBVA dejó de ganar 420 millones en 2013, cuando se publicó la primera sentencia del alto tribunal, aunque nunca llegó a realizar provisiones. Entre todas, suman casi 1.700 millones que, en el caso de algunas, suponen casi un 70% de los beneficios anuales. "Sin duda, es un efecto tremendo", reconoce Jorge Soley, profesor de IESE, quien señala que "hay una gran preocupación en el sector porque este problema se agrava en un momento en el que la banca obtiene menos rentabilidad" con los tipos al 0%.

SE ACTIVARON DURANTE 2010

Si el TJUE determinara la retroactividad completa, las consecuencias serían aún más gravosas para sus cuentas, aunque fuentes del sector confían en que Luxemburgo mantenga el mismo criterio que el Supremo, esto es, con efectos limitados a mayo de 2013. Ninguna corporación quiere pronunciarse sobre el impacto adicional que una sentencia de tal calibre supondría. Pero los analistas sí han elaborado sus cálculos y sostienen que ese importe alcanzaría los 800 millones, que irían desde los 444 millones de BBVA hasta los 21 millones de Bankia, según un informe de BPI, pasando por los 132 millones de CaixaBank, los 79 de Sabadell, los 45 de Popular y los 23 de Liberbank.

De media, el impacto sería de un 15% sobre los beneficios que obtienen en un ejercicio. Fuentes del sector recuerdan que la cuantía no podría ser mucho mayor de lo que ya se ha dotado o gastado, aun en el caso de una sentencia comunitaria contraria a sus intereses, porque la retroactividad se circunscribe al momento en el que la suma del euribor más el diferencial correspondiente a cada hipoteca fue inferior al límite del suelo establecido en ese préstamo. De hecho, si la media de las cláusulas se encontraba en el 3% y se aplica un interés del interbancario más un punto, el suelo se habría activado, aproximadamente, con el euribor en el 2%. Esto es, a partir de las cuotas pagadas en el año 2010, durante dos años y medio, hasta mayo de 2013. En algunos casos, la diferencia entre aplicar el suelo o no hacerlo suponía una diferencia de hasta dos puntos de interés durante todo ese periodo.

El criterio del Supremo supuso hace ahora dos años un punto de inflexión para la banca, aunque la actuación de cada entidad ha sido completamente antagónica desde entonces. No hay unanimidad de criterio, aunque las sentencias que se van publicando en diferentes instancias judiciales van obligando a las firmas a aceptar los hechos demandados. BBVA fue la primera que optó por desterrarlas. Otras firmas, como Bankia, las han dejado de aplicar desde septiembre de 2015 "por convencimiento propio" a la vista de cómo evolucionaban las reclamaciones. La misma senda siguió CaixaBank -se trataba de 200.0000 créditos en su mayor parte procedentes de integraciones- el año pasado: con la reforma del Código de Buenas Prácticas, se las fue eliminando a los clientes con menos ingresos aunque, a efectos prácticos, con el paso de los meses se habían retirado de la práctica totalidad de su cartera. Y Popular lo ha hecho a raíz de la sentencia de principios de mes.

HACIENDA GANA SI HAY DEVOLUCIÓN

Los contribuyentes que hayan conseguido que sus bancos les reintegren la parte de las cuotas hipotecarias que les habían cobrado de más al aplicarles la cláusula suelo están obligados a tributar por estas cantidades en la declaración de la Renta. Si en 2015 percibió estas devoluciones deberá presentar una liquidación complementaria a la de los años a los que se refiere esa devolución para actualizar el importe que se dedujo en su momento por adquisición de vivienda, tal y como explica el REAF. El resultado de esa nueva declaración supondrá, previsiblemente, un perjuicio como contribuyente, aunque se podrá desgravar los gastos de abogado o procurador abonados para la tramitación judicial de su caso contra la entidad financiera de turno.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra